El Tour imposible de Alberto Contador

2
2
vistas

No sé si en unos años haremos ese ejercicio tan común entre los amantes del ciclismo sobre Contador y cuál pudo ser su tercer Tour. De cualquiera de las maneras, un corredor que encadena siete grandes, tres Vueltas, dos Tours y otros tantos Giros, que por el camino se dejó otras dos por sanción, pasa a la historia sí o sí como uno de los mejores de siempre en lo suyo, que es el gran fondo.

Mirando atrás, desde 2010 hasta ahora, creo que su edición era la de 2014, ese debió ser su tercer Tour porque entonces al margen de abandonar la carrera por caída y ver como se le despejó el camino a Vincenzo Nibali, había conseguido domar la fiera de Froome y rezumaba forma en la carretera. Pero el Tour de Francia nunca se lo ha puesto fácil a Contador y ese año creo que tocó la cima de la mala suerte al caerse cuando todo apuntaba a que se lo iba a poner muy complicado a Nibali.

Contador ha sido entrevistado en la previa de la carrera por Arribas para El País y esconde más que muestra. Habla de otros dos Tours, el de 2013 en el que fue a contrarié y el del año pasado, donde caminó lastrado por un Giro más duro de lo previsto. Dice también otra cosa curiosa, si no da un titular no es persona. Fue obligado a la edición de 2011, aquella en la que fue recibido con pitos en la presentación. Es curioso que diga esto ahora, tanto tiempo después y cuando se debía a Bjarne Riis, persona con la que siempre admitió sintonía. En fin.

En lo que a este Tour se refiere no lo veo claro para el madrileño. Me gustaría decir lo contrario, porque Contador on fire es espectáculo y entretenimiento, y no lo digo porque no llegue en forma, el problema es que sus dos grandes rivales Nairo-Froome parecen un punto por encima, y alrededor ha crecido una densa maraña de ciclistas que no paran de crecer, especialmente la pareja francesa Pinot & Bardet.

A ello se le añade que este ciclista no rompe como antaño, que basa sus triunfos en que sus rivales flojean en algo, especialmente en la crono, y en este Tour no hay suficiente crono para marcar diferencias y encima Froome parece un punto por encima en este campo.

Quizá por todo ello, Contador tenga un plan, como dijo en la presentación en los micros de Eurosport, y éste pase por dinamitar la carrera en cada recoveco del macizo central y esas etapas que no se marcan como cinco estrellas pero que son losas en las piernas de los ciclistas. Eso sí que le caracteriza, no sabe estarse quieto. Tiene un buen equipo, como dijo Sagan, plagado de campeones nacionales: Kreuziger, Majka,… de la complicidad y compromiso de estos dependerá gran parte de la suerte del madrileño que un día hace nueve años irrumpió de blanco y con estruendo en el Tour amenazado con marcar una época que, sinceramente, apunta a ser menos gloriosa de lo previsto.

Imagen tomada de FB Le Tour de France- ASO

INFO

1

Hemos probado el Bayren de Gandía, un hotel que pasa por ser un clásico para los ciclistas