Connect with us

El Tour y la devaluación de los grandes mitos

Opinión ciclista

El Tour y la devaluación de los grandes mitos

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

¿Qué es lícito meter en el recorrido en un Tour?

¿Qué medida del peligro deben tener los organizadores?

Endura LDB Di17

¿Toda innovación pasa por cambiar el pavimento de la competición?

Toma forma poco a poco el recorrido del próximo Tour de Francia, un recorrido de corte clásico, con peregrinación por el norte, salida Noirmoutier y paso por esos departamentos de ese “verano francés”, como dice Perico, eso es, lluvia y frío, mientras en este lado de los Pirineos estaremos cociéndonos de calor. Luego vendrán los Alpes, primero, y posteriormente los Pirineos.

La carrera se presentará en unos días, pero como casi siempre llegaremos al día de la puesta de largo, con el recorrido ya en la mano, si no en su totalidad, sin en una parte tan amplia, que conoceremos gran parte de los atractivos.

De lo que se sabe ahora, hay una jornada que llama la atención pues copa toda nuestra concentración el domingo de pascua, es la etapa entre Compiegne y Roubaix, que coincide con la salida y llegada de la gran clásica, pero que obviamente le limitará adoquín para guarnecer a los favoritos.

No sé cuánto pavé habrá ese día, pero volveremos a tener jornada de cristales rotos, nervios y stress, como tres veces en los últimos siete años. La jornada será de interés sumo, con la que será una de las grandes jornadas de los Alpes, antes de Alpe d´ Huez, con llegada a Le Grand Bornard.

El sitio, que viene a ser un fijo en los tiempos recientes, llegará al final de una etapa que me recuerda mucho a la que ganó Rigo Uran con el cambio roto este mismo, e incluye un puerto durísimo muy marcado en la geografía de Alberto Contador, hablo del Col de la Romme, en aquel día que, vestido de amarillo, atacó a los Schleck, descolgando a Kloden, compañero y opositor al podio que finalmente pisó Lance Armstrong.

Ese día incorpora otra novedad que las filtraciones acentúan: un par de kilómetros sin asfaltar. Son sólo dos, pero tan simbólicos, que forman parte de toda crónica y previsión. Luego la carrera tomará rumbo a los Pirineos previéndose una gran etapa en Iparralde que quieren que sea decisiva y la puntilla a lo poco que les quede a los corredores en ese momento.

Tres semanas, veintiuna etapas, miles de metros de desnivel… y todos nos fijamos en lo que no estará asfaltado, una de esas bazas de la innovación que cada cierto tiempo aparece como si fuera un carrusel, eclipsando o diluyendo la grandeza y trascendencia de los grandes mitos, puertos como el Tourmalet, Izoard o Galibier que con este ciclismo de SRM y medida de vatios han perdido la leyenda aquella le dieron los grandes nombres y el poder de influir en el resultado, más allá del cansancio que puedan inducir en los favoritos.

Y es que los grandes escenarios han pasado a ser franquicias y nombre de bicicletas y revistas, como si ese libro que se hojea a todo trapo, nunca reparará en los renglones que lo hacen interesante.

Imagen tomada del FB de Le Tour de France

INFO

En este incipiente invierno, prueba el “ciclismo de salón”

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio