El Tour pasa alegremente para Froome

0
2
vistas

Dos carreras, dos momentos, simultáneos. Adelante y atrás. En vanguardia la lucha por la etapa, el triunfo parcial, el minuto de gloria en el océano de un deporte centenario. Por la retaguardia, el juego de la general, la victoria final, el nombre que será cincelado en la base del trofeo del ganador.

Por delante dignidad, amor por este deporte, pasión y entrega. Grandes nombres que pasan en carrusel. Dumolin, Nibali, Dani Navarro,… hasta que el tema queda entre cuatro nombres que, en diferentes pasajes, nos levantan el bello: Zakarin, imperial pero asustadizo en los descensos, Alaphilippe, tan entregado que la bici no estuvo a la altura, Majka, desprovisto de servidumbres apuntando a ganar, y Pantano, entrega colombiana en la que dijeron iba a ser la edición del #SueñoAmarillo. El de IAM ha ganado una etapa memorable, nunca bajó los brazos, nunca se conformó y tuvo su premio.

Por detrás la desvergüenza, el total conformismo. Dicen, o dirán que no hay fuerzas, no sé, son tantas las veces que Movistar decepciona que cualquier explicación suena hueca. Vale ya de excusas, del viento, del peligro, son comparsas, auténtico relleno. Lanzan a Nelson Oliveira y Ion Izagirre sin mayor ambición ¿para qué probarlo?. El portugués fue útil tras el descenso final, nada relevante.

Enfrente Astana, un equipo que lidera un exganador del Tour que no aspira a más que una etapa como Nibali y Fabio Aru, un equipo que lleva la ambición por bandera. Si Sky se ha desgastado algo, ha sido por los hombres de turquesa, no lo olvidéis. Hablaba José Herrada en la curiosa retransmisión de TVE de la importancia de llevar gente por delante. Astana adelantó a Nibali y lo utilizó para lanzar a Aru. El italiano lo intentó y Valverde secó la tentativa. Lo llaman el “Movisky”. Luego vino Bardet, dos veces además, la segunda también conjurado por Valverde. Viendo los movimientos de los azules podemos decir que Wouter Poels saldrá del Tour con el ego inflado.

Ya veis Aru y Bardet, para qué más. Décimo y séptimo en la general, a más de cinco y cuatro minutos en la general. Toda la presión al líder viene por ahí. Los otros valoran su puesto en la general, en Mollema, Yates e incluso Porte lo podemos enteren. Para Movistar, la general por equipos, trabajan para ello, les va en ello. A final de temporada poner que eres el mejor equipo de Tour en el clipping viste mucho. Genial.

Pero el Tour pasa, se va, el tren no espera, y ese tren es negro, lleva el nombre de Sky en el pecho y quiere llevarse el amarillo por cuarta vez en cinco años, a la vista de que el concurso se declara desierto. Etapas preciosas, en paisaje y perfil, todo para nada. No se podría decir que la organización no ha puesto de su parte, otra cosa es la concurrencia que ve la vida pasar con más pena que gloria. Es lo que hay.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Probamos el Ambit3 Vertical de Suunto y esto nos pareció

Deja un comentario