Connect with us

El mejor trabajo de Jeff Bernard para Miguel Indurain

Jeff Bernard JoanSeguidor

Ciclismo antiguo

El mejor trabajo de Jeff Bernard para Miguel Indurain

El mejor trabajo de Jeff Bernard para Miguel Indurain

Labrava

Alpe d´Huez, 1991, fue el gran día de Jeff Bernard para Miguel Indurain

Gobik -site

Jeff Bernard, Jean François Bernard, fue un talentoso ciclista borgoñés entre los ochenta e inicios de los noventa.

Hoy le vemos en el espejo de su hijo, Julien, en las filas del Trek.

Un reflejo, un eco del pasado, de treinta años atrás del que fuera un ciclista en cuyas espaldas reposó el peso de las miradas de una nación esperando que tomara el testigo de Bernard Hinault y Laurent Fignon.

El primero porque se retiró, el otro porque inició un tóxico romance con las lesiones.

Suunto 9

Hubo un Tour, el de 1987, que Jeff Bernard tuvo en la mirilla

Era el Tour sin Lemond ni Hinault, una edición loca, sin dueño y muchas novias.

Se impusieron Roche y Perico, ganadores a la postre de dos ediciones consecutivas.

Jeff Bernard aparecía en las quinielas por encima de ellos.

Pero no le resultó, ni siquiera tras aquella cronoescalada legendaria al Ventoux el día que el galo sacó a sus rivales de la tabla.

Cruz SQR

Inteligente, dotado de una clase inherente y categoría innegable, Jeff Bernard fichó por Banesto en 1991.

Le llevaron al Tour, el Tour del cambio, de la sacudida en el orden mundial.

La generación del 64, los Bugno, Breukink, Alcalá e Indurain frente a los Lemond, Fignon y Perico.

Oreka Dic-Ene

El ciclismo, la vida, pasa página: Miguel Indurain comanda el Tour desde la jornada por Val Louron y no tiene visos de perder el liderato.

El libro que recoge lo que Miguel Indurain sembró en nuestro corazón

Pero le queda una jornada en rojo, bueno dos.

La segunda es la de Joux Plane, final en Morzine, donde la lluvia le complica el paso, pero no le impide ganar.

Antes estaba la icónica llegada de Alpe d´ Huez…

Aquel día ganó Gianni Bugno arriba, en la recta tras la curva de izquierdas en leve descenso, pero eso fue la guinda, hasta ese instante pasaron muchas cosas y en casi todas estuvo Jeff Bernard.

Porque en el Banesto de Perico, de Abelardo Rondón, el brillo se lo llevó ese francés alto, espigado, fino pero sobretodo chepado.

Reposando sobre su maillar, mirada perdida, ese día Jeff Bernard amilanó los rivales de Miguel Indurain, los secó, literalmente, y dejó en bandeja al navarro el acceso a su primer Tour.

Ató a Bugno y Leblanc, dejó a Rué, Theunisse, Mejía, Fignon, Lemond, Ampler y Chiapucci.

Ese día Bernard valió por dos, por tres, cuantos queráis. 

Jeff Bernard, dicen, cruzó la meta de Alpe d´Huez en odor de multitudes, en una de esas ovaciones que se dan cada tanto.

Fue cuarto arriba, pero el primero en el corazón eternamente agradecido de aquellos que cruzamos la vista por el éxito de Miguel Indurain.

Oreka y el trabajo de los biomecánicos

Porque el navarro fue mucho ese día, como durante todos los días de cinco años, pero muchos contribuyeron en su éxito.

Y por cierto, si miráis el vídeo no tiene desperdicio la narración.

García con Ares de Francia, impagable.

Imagen tomada de Movistar Team

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclismo antiguo

Lo más popular

Categorías

Inicio