#TourProfile Los lujos que Sagan se puede permitir

1
3
vistas

¿Quién define el Tour de Sagan? es complicado, es informe, sin fecha ni hora, sin razón de ser, un verso suelto, una forma de romper con lo establecido, balón de oxígeno. Peter Sagan nos ha dado el Tour.

Hace dos años retratábamos un ciclista de verde, porque Sagan ha vuelto de verde París, y ojo con una puntuación récord que no se conocía desde André Garrigade. Como digo, retratábamos un ciclista vestido de verde pero puteado porque ese ciclista quería ganar y no daba con la tecla. El año pasado fue especialmente cruel, no sé cuántos segundos. Lo recuerdo dándose golpes en el pecho, como Di Caprio en Wall Street, cuando cruzaba la meta de Gap que Rubén Plaza atravesó primero.

Este 2016 es otra cosa. Sagan no corre sometido a nada convencional. El míster le dice: “Sal y diviértete”. Ya en la presentación iba de comandante en jefe, Contador parecía su mano derecha. Y cuando la carrera arrancó empezó el despiporre, una sucesión de actuaciones que no son nuevas, vienen desde lejos, desde febrero, o inicios de marzo, no lo recuerdo. Esa Het Nieuwsblad, como corrió, como exhibió y así desde ese momento.

Y desde entonces es un goteo, incesante perfume de calidad, un físico que vemos más potente, más ancho, esa melena que esconde la tez de crío y una técnica que ahora mismo sólo él posee. Cuando uno entra haciendo caballitos en meta parece baladí, pero es el síntoma de otras muchas cosas, la muesca de un manejo de la máquina que ha extendido la carretera misma.

Sagan ha estado en todas, absolutamente en todas las esferas de la carrera. Ha se ha emito en casi todas las fugas y ha ganado en subida y con el maillot amarillo a rueda, alcanzando una conjunción que, y eso que no queremos ser malos, no se la hemos visto con su compi Contador. Se ha metido en fugas, ha ganado en casa de Cancellara -uno de sus enemigos íntimos- y casi le rebaña el triunfo a André Greipel en los mismísimos Campos Elíseos.

Es o no adorable. Él solo, con Tinkov soltando la viroja, ha reventado los sueldos del mercado, pero es que aquí tenemos un embajador y no sólo de sí mismo y de su equipo, del CICLISMO en general. ¿Habrá convencido al oligarca ruso?

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Conoce Peñíscola y su entorno en bicicleta

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Se le va a complicar y mucho cuando llegue al tour Fernando Gaviria y el Etixx deje de perder el tiempo con Kittel y compañía. Un corredor que puede ganarle a los mejores sprinter y que en llegada en subida le puede ganar a sagan es un oponente a temer.

Deja un comentario