Tres años después… Contador atacó en el Giro

0
3
vistas
Reconozco que Alberto Contador me tiene admirado. Su ataque de ayer son de los que no dejan impasible. Arriesgar en un puerto con la “clava” al descubierto a tantos kilómetros es realmente reseñable como lo es que lo haga tan lejos y con sólo un ataque de por medio. Uno y no más.
Muchas cosas han cambiado en la vida de este corredor “self made” desde que partiera de Milán vestido de rosa una tarde de domingo del mes de junio de 2008. Desde entonces Alberto ha culminado aciertos y sonoras “cagadas” con gran tino. Es curioso que a un ganador de tamaño valor se le cuenten tantas grandes victorias tan y tan ajustadas, y es que sólo el Tour 2009 fue el único que en que este ciclista se impuso con la claridad que se le supone sobre sus rivales. Quizá este Giro acabe de redondear aquella actuación, por que por medio tenemos victorias realmente sufridas, por no decir inesperadas como aquella de 2007 en el Tour donde medió la expulsión de Rasmussen de forma definitiva.
En estos tres años, el ya no tan pequeño Alberto nos ha dado excelentes momentos a los amantes de los acelerones certeros cuando la ruta mira hacia el cielo. Ganó el Giro de 2008 sin un solo ataque, ajeno a triunfos parciales. Nada comparable al arreón de Verbier desde entonces en el Tour del año pasado.
Por medio no lo ha tenido nada fácil. A las siempre veladas acusaciones de dónde procedía el apodo AC de la Operación Puerto, se le añadió el regreso de Armstorng, que quizá no gestionó con la solvencia que una persona de su complejo “background” deja entrever, pero que acabó por engrandecerle pues puede presumir de haber batido al más grande. Luego llegaron polémicas estériles como la de descolgar a Kloden o la de atacar sin haber visto, o sí, a Andy Schleck en Larrau. Sea de la forma que sea nada fue comparable al marrón del clembuterol, aún no resuelto, donde yo creo que este corredor ha envejecido varios años por noches sin dormir y malos ratos. De cualquiera de las maneras, que esté donde esté, a ese nivel e imponiendo de tal manera, es admirable, se vea por donde se vea.
Rendir así con tal presión parece al alcance de muy pocos. 

Deja un comentario