Tres triunfos, cuatro equipos y cinco participaciones de Contador en el Tour

0
2
vistas
La cuenta a atrás para el Tour se ameniza mediante la divulgación de “nueves” presentes en Francia y actos protocolarios de algunas escuadras mostrando el armamento pesado que viajará hacia Francia en pocos días. Ya sabemos de los ocho corredores que rodearán a quien porte dentro de nueve días el dorsal número uno en los humedales que circundan Gois, ese enclave que arruinó un Tour a Alex Zulle al tiempo que engrasó las primeras acciones, afortunadas a la postre, de Lance Armstrong en su primer triunfo en la más grande.
Volviendo al titular del primer dorsal, Alberto Contador afrontará su quinta “grande départ” vistiendo un maillot nuevamente diferente. Desde que aquella famosa crono en la zona de Nantes que abrió la edición de 2005, en aquella ocasión vestido de azul Liberty, al madrileño le hemos visto con diferentes colores a las espaldas. A los dos años, por medio estuvo la expulsión de Astana en 2006, volvió con los Discovery pertrechado por un equipazo al nivel de 2009 cuando se plantó en Mónaco de azul celeste y Lance Armstrong a su derecha y amenazando ocupar el foco central de la foto. De aquella edición, tan mediatizada por el duelo de egos, no se reconoció en su justa medida que la crono por equipos mató la carrera a su favor. Es justo reconocer que aquella tarde en Montpellier, Contador voló pero que los Leipheimer, Popo, Kloden & cia dieron en 110% no se puede poner en duda y que ello fue al haber del madrileño quien nunca ha tenido tal potencial a su alrededor. El año pasado volvió de nuevo con Astana, bajo cuyo influjo ha sido capaz de repetir, aunque no rodeado de grandes nombres pero sí de muy buenos peones que se significaron suficientemente efectivos.
Cuando uno mira los grandes de la historia una de las tónicas revela cierta estabilidad en torno a los mismos. Ese aporte de seguridad de verte rodeado de los mismos, en idénticas situaciones que año tras año te exigen lo mejor de tu, pareció clave durante mucho tiempo con contadas excepciones como la de Greg Lemond, quien ganó tres ediciones en otras tantas escuadras de perfiles y pelajes muy diversos. Aún nos hacemos cruces cómo pudo hacerlo en medio de aquel paupérrimo ADR en 1989.
A Contador no le falla su guardia pretoriana, principalmente Benjamín Noval, cuya trayectoria se justifica con los éxitos del capo. Tampoco faltarán Jesús Hernández ni Daniel Navarro. El resto, todos nuevos y con la sensación de que el cambio de equipo obedeció a factores que no atendían al potencial que hace un año le ofrecía Astana. “Es un equipo excepcionalmente fuerte” dice Rijs, muchos no lo vemos igual, aunque no sé qué pasa que los equipos en los últimos tiempos, y con excepción de 2009, tampoco han tenido mucho que ver en los triunfos del ciclista de Pinto. 

Deja un comentario