Los pronósticos que se hicieron trizas

0
3
vistas

Tras las emociones vividas en la recién terminada Vuelta a España, nos  ocupa nuestro tiempo los Campeonatos Mundiales de  ciclismo, que tienen por marco la ciudad estadounidense de Richmond, en el estado de Virginia. Acaparaba mucha expectación  el constatar el desarrollo y resultado concerniente a la exigente especialidad de contrarreloj individual reservada para corredores profesionales. Dos nombres de prestigio eran considerados como favoritos. No eran otros que el germano Tony Martin y el holandés Tom Dumoulin, que lleva tras sí una reciente y brillante actuación en la Vuelta, al ser desbordado a última hora por el italiano Fabio Aru.

Pero la verdad cierta fue que los pronósticos no se cumplieron en lo más mínimo. Del todo inesperada ha sido el triunfo alcanzado por el veterano bielorruso Vasil Kiryenka (34 años), conquistando con estrecho margen y merecimiento la medalla de oro, una sorpresa mayúscula, al superar en 9 segundos al italiano Adriano Malori y en 26 segundos al francés Jerôme Coppel.

Publicidad

Con todo hay que rendir una loable alabanza a nuestro representante español, el vasco Jonathan Castroviejo, el conseguir el cuarto lugar, al que le ha faltado superar tan sólo 3 segundos para hacerse con la medalla de bronce, otro golpe inesperado y positivo para la representación española frente a las manecillas del cronómetro.

El recorrido era no era precisamente plano como la palma de la mano, debiendo superar diversos repechos colocados a lo largo de un recorrido algo sinuoso. Se debieron cubrir un total de casi 54 kilómetros. El promedio registrado por el veterano Vasil Kiryenka no dejó de ser una marca memorable: 51,314 kilómetros a la hora.

Por  Gerardo  Fuster

Imagen tomada de www.Richmond.com

Deja un comentario