Connect with us

Un turista en bicicleta no es un cicloturista

Opinión ciclista

Un turista en bicicleta no es un cicloturista

Un turista en bicicleta no es un cicloturista

De turista en bicicleta a cicloturista, hay mucho más que algunas pedaladas de diferencia

No quisiera que se me malinterpretara, porque pensaréis que a qué viene éste ahora a (intentar) desmontar la definición de lo que es un turista en bici: ¡con la de ríos de tinta que ha costado explicar lo que es un cicloturista!

Es más, seguro que muchos recordaréis que, desde estas mismas páginas, siempre hemos defendido que lo que practicamos la mayoría de ciclistas de este país que no vivimos de esto, ni somos amateurs, ni pros, ni siquiera másters, sólo se puede definir bajo la percepción del ciclismo y el turismo.

Y… ¡ojo! así lo seguimos pensando, por supuesto, siempre teniendo en cuenta que dentro de esa enorme palabra («cicloturismo») que abarca a miles y miles de usuarios de las dos ruedas que practicamos esta modalidad todos los fines de semana, existe una amplia gama que nos lleva a diferenciar varios tipos de cicloturistas: desde el más tranquilo hasta el más combativo, que suele ser también el que quiere ir más «rápido».

LDB_Berria 1024×140

 

Sí es cierto que a este último ejemplo lo podríamos denominar como ciclodeportista, de la misma manera que al que se lo toma con más calma sería posible definirlo como ciclopaseante.

¿Estamos todos de acuerdo en esto? Seguro que sí.

Endura LDB Summer 2019 – ROT

Podréis preguntarme: ¿y entonces?

Buff 4 Cims cicloturismo JoanSeguidor

Vamos a ver si me explico…

Con el título que encabeza este post quiero demostrar que entre el paseante turista en bici, que no tiene por qué hacer sólo recorridos cortos, y el cicloturista, hay mucho más que algunas pedaladas de diferencia.

Está claro que no es lo mismo que nos metamos 50 kilómetros a ritmo de carrera, jugando con nuestros compañeros de club a ser ciclistas, que salir a recorrer el doble, solos o también en compañía, pero haciéndolo tranquilamente: si tenemos que echar todo el día para acabarlo pues se hace y ya está, sin complejos, por supuesto.

Endura Tour 2019

 

Seguro que acabaremos esa jornada mucho más cansados si hemos optado por picarnos con nuestros amigos que el haber pedaleado 100 kilómetros a una media, por ejemplo, de 15 km/h.

Eso está muy claro.

Pongamos un ejemplo que muy bien podría servir a los «iniciados» en este deporte: un buen día, alguien que sale a recorrer kilómetros de forma contemplativa se da cuenta que se encuentra como nunca, sus piernas están fuertes, marcha bien, ha automatizado el pedaleo y adquirido buenos hábitos: su bici avanza más despacio que él, sobre todo en su cabeza.

Ciclobrava: 360 grados de cicloturismo auténtico

La ruta, como otras muchas veces, es preciosa, pero esta vez todas estas excelentes sensaciones hacen que nuestro protagonista se vea capaz de aumentar el ritmo.

De esta manera piensa que los 100 kilómetros de hoy que normalmente suele tardar en hacerlos unas 5 horas, a una media de 20 km/h, si se exige algo más reparará en que lo puede completar en sólo 4 horas, a una media de 25 km/h.

Ya ha dado un gran paso -una gran pedalada- y con satisfacción, algo más fatigado de lo habitual pero también más contento, comprueba que sí, que sigue siendo cicloturista («ciclo» sí, pero no sólo «turista») pero que en esa salida ha abandonado el pelotón de los contemplativos para engancharse no sólo al disfrute de los paisajes sino también querrá ahora devorar los kilómetros rodando rápido.

 

Seguramente si antes era más turista que ciclo, las paradas para sacar fotos se irán reduciendo y ahora quizás se concentrará más en su pedaleo, se convertirá en «un loco de las cumbres» (¡gracias, Juanto!) al darse cuenta que su cuerpo se elevará ágil en las cimas, o bien será un gran rodador, realizando esfuerzos como un metrónomo en los que intentará economizar su esfuerzo.

Probablemente será capaz de rodar a 35-40 km/h en el llano, o de lanzarse solo a completar un recorrido de más de 100 kilómetros en algo más de 3 horas.

Quizás se vuelva más científico, controle sus pulsaciones, tan acostumbrado como estaba a realizar largas marchas a menor velocidad, con la experiencia que le han dado estas salidas para tener una buena base de forma.

A lo mejor su bici querrá cambiarla por una más rápida y ligera, atreviéndose cada vez más con más kilómetros, más lejos y más rápido, cambiando de esta manera de categoría: de turista en bici a cicloturista.

Para eso, seguro planificará su temporada, empezando a entrenar en invierno, para acumular kilómetros y llegar a las grandes citas del calendario en primavera, sobre todo los meses de mayo y de junio, y poder brillar en las grandes pruebas de alta montaña.

Cuidará también de su alimentación, se preocupará por su peso y se volverá un tiquismiquis a la hora de comer.

 

¿Alguien se reconoce en este perfil? ¡Buf! ¡Cuántos!

Espero que también hayan muchos que se vean reflejados en el turista en bici -el paseante- que para ellos la bici no sea el sudor, el esfuerzo y el sacrificio que le supone al protagonista que hemos puesto de ejemplo, sino que les represente una manera de cambiar de registro, salir de su casa para visitar otros lugares, otros pueblos, otros parques y jardines, sitios que puedan ser un reclamo por su historia, su arte, su geografía, su cultura o su gastronomía.

Suunto 5 –  Summer img1

 

Este grupo, más o menos también numeroso, dará más importancia al factor turismo y, para que os hagáis una idea, si lo que quieren es visitar el casco antiguo de una población, sus iglesias y sus museos, o monasterios y castillos, estaremos de acuerdo que presentarse en maillot, culotte y zapatillas con calas, no será lo más adecuado para caminar entre sus calles y plazas.

Cruz SQR

 

Con esto no quiero decir que este tipo de cicloturistas -que pueden viajar la mayoría, lógicamente, con alforjas, o bien pueden tratarse de ciclocampistas, o por qué no, también se pueden alojar en hoteles o casas rurales-, se desentienden por completo de la bici, pero para ellos es sólo un medio más o incluso el único, el que les hace olvidarse del coche, los aviones, los trenes o los autocares, que dominan y que disfrutan desde hace mucho tiempo.

SQR – GORE
SQR-Gore2

 

De todas formas, lo importante es que también sin nuestras bicicletas sigamos siendo nosotros mismos porque hay muchos que en cuanto se bajan de ellas se sienten diferentes, se encuentran bloqueados y casi no saben caminar sin ellas.

Eso que no nos ocurra nunca.

Por tanto no hay que caer en la trampa de muchos que se pasan a ciclodeportistas, que se dedican a luchar sólo encima de la bicicleta y se olvidan de hacerlo por sus vidas diarias.

Cambrils Square Agosto

 

Alguien dijo que el ciclismo para los que no somos profesionales, y el deporte en general, está genial, es fantástico, qué vamos a contar nosotros ¿verdad?, pero siempre que no se convierta en una droga.

Y vosotros, ¿en qué fase os encontráis?

Foto: https://news.ual.es/

Endura LDB Summer 2019
2 Comentarios

2 Comments

  1. Mikel

    6 de abril, 2019 at 23:09

    Yo no crearía más definiciones o apelativos hacia los practicantes de este deporte que lo hacen de forma lúdica. Evidentemente que hay hasta quien va dando pedales con sandalias y pantalón vaquero, pero lo de llevar o no culote, automáticos con alforjas o hacer medias de 20 km h, e incluirlos en otra definición del ciclo no me parece adecuado, que además..bastante tonteria y postureo hay en esto,(recuerda los bikers y los de ruta) que ni se miran, y otras prendas. Te puedo asegurar que salgo a rodar bastante a menudo 4 días a la semana y a veces me cuesta pasar o llegar a los 23-25 km de media, y me cuido y pienso en bici, en rodar.Es mi punto de vista basado en mi experiencia de años. Un saludo.

    • Jordi Escrihuela

      8 de abril, 2019 at 17:36

      Hola Mikel, ¡muchas gracias por tu acertado comentario!
      La entrada -como todas las que escribimos- no pretende ser un manual de nada, en este caso del cicloturista y no tiene ninguna otra pretensión más que la de entretener con temas cercanos y, en este caso, evidenciar las diferentes formas de vivir la bicicleta, como tú muy bien nos explicas y que, como curiosidad, cómo pueden ir creciendo sus aspiraciones desde el usuario que va en bici a por el pan hasta el ciclista turista más combativo desde el momento en que van avanzando sobre ella en el tiempo y en el espacio.
      Sólo era eso, nada más 😉

      Muchas gracias de nuevo por el feed-back y saludos cordiales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio