Connect with us

Si tuviera un vicio, éste sería el ciclismo

Destacado

Si tuviera un vicio, éste sería el ciclismo

El ciclismo es una liberación, un vicio del que uno no se cansa, lo digo convencido y tras muchos años en esto. Con él me envuelvo de una libertad increíble, poder estar un día en una ciudad, al día siguiente viajar a la otra punta de España o a otro país. Eso es, poder viajar y conocer gente es algo que no se paga con dinero.

Mis inicios fueron muy bonitos, siempre acompañado de mi hermano. Para mi cada entrenamiento era como una carrera, disfrutaba al máximo. Pasé por el equipo de Huesca, antes de, en juveniles, correr con la Fundación Contador hasta sub23 de segundo año, cuando pasé a la Fundación Euskadi.

De cadetes logré ganar bastantes carreras, pero no había presión. Iba a cada carrera como si fuera un Tour de Francia, sólo me gustaba ganar, pero poco a poco vas tolerando las derrotas. De ellas aprendo mucho y tiro del gran Miguel Indurain: “He perdido mas carreras de las que he ganado”. La categoría juvenil se me dio bastante bien también: logré ganar la Copa España de primer año y el Campeonato de España de crono más el ranking nacional de segundo año.

Tengo muy buenos recuerdos de tantas carreras. Por ejemplo de la copa de España de juveniles, el campeonato de España de contrarreloj, la etapa de Vistabella de la Vuelta a Castellón de sub23…

Y con estos mimbres me planté hace unos días en la Vuelta a Asturias, con la intención de dar lo mejor de mí e intentar estar lo mas arriba posible, aunque sin ningún objetivo marcado.

Mi gran día fue el Acebo. Empecé el puerto bastante atrás… porque no soy más que un chaval de 21 años de la selección Española y ya no sólo es que los demás no te tengan respeto, es que te hacen cosas que con un Movistar ni se plantearían. Sin embargo no desespero. Poco a poco fui remontando puestos y en seguida vi que había poca gente en el grupo y yo me encontraba bastante bien.

A falta de tres kilómetros de meta, el grupo se rompió por completo y quedamos unos diez corredores delante. Poco después atacó Nairo, vique tan sólo Alarcón era capaz de ir a por el. Yo traté de salir a la rueda, pero me fue imposible. Desde ese momento, y hasta la meta, tengo la sensación de haber estado en un sprint continuo.

Hacía muchísimo frío, nos nevaba con mucha fuerza. Pero al mismo tiempo yo me sentía en una nube. Con corredores como Nairo y Sevilla al lado mío.

La verdad es que es una pasada verse ahí. Qué os puedo contar, nadie se lo esperaba, yo tampoco. Desde luego que da mucha moral, pero lo que tengo claro es el sacrificio que he tenido que hacer para hacer una carrera así de buena y se que tengo que seguir así si quiero llegar a algún sitio.

De esos días, me llamó la atención desde un primer momento que Sevilla, más que Nairo, era uno más en el pelotón. Tenía que luchar la posición igual que todo el mundo, aunque contaba con la ayuda de un buen equipo para trabajar en su ayuda. En cuanto a Nairo, era el mas respetado del pelotón, todo el mundo le dejaba pasar, él iba como en un entrenamiento. Paraba a hacer sus necesidades en situaciones en las que yo iba sufriendo y después lo veías regresar a la cabeza del pelotón como si nada hubiera pasado. 

Mirando el resultado, me da confianza de cara a próximas carreras. Pero no cambia demasiado la verdad, mi objetivo sigue siendo dar el máximo en cada competición: “No hay carrera pequeña si uno no quiere“. Corro en Urraki, después vuelta a Bidasoa y la semana siguiente Ronde l´Isard.

Sé que este año algunos buenos jóvenes han dejado la bici, qué puedo decir. Siempre hay momentos muy duros, en el deporte y en la vida en general. Yo no sé qué sería de mi sin mis padres y mi hermano, son un apoyo imprescindible en mi vida. Por mi carácter un poco cerrado, me cuesta expresar los sentimientos, así que aunque ya lo sepan, desde aquí voy a aprovechar a mandarles un beso, decirles que les quiero y que gracias por todo. Y además me gustaría agradecer a Jorge Azanza la confianza ciega que ha puesto en mi, cuando muchos otros no lo han hecho.

Seguimos…

Por Fernando Barceló

Imagen tomada de www.purociclismo.com

INFO

Sanremo Speedsuit de Castelli cuenta con diseño único de una sola pieza con la comodidad de maillot y culotte

1 Comment

1 Comment

  1. Victor

    8 de mayo, 2017 at 11:02

    Estoy contigo en que el ciclismo es una liberación. Una droga sana que no puedes dejar, y más allá de las sensaciones que despierta este deporte está la amistad que forjas en cada pedaleo. Indurain para mi es todo un referente, y lo admiro. Es y será el mejor ciclista de la historia para mi. Hace poco lo vi en Tv anunciando Enervit q vende Mercadona. He comprado toda la gama a ver si se me pega algo. Los geles ya los he probado y estan muy bien, pega un buen chute de energía y no me han sentado mal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Destacado

Inicio