Un ciclista indocumentado es un ciclista que no existe

4
3
vistas

Las prisas, la ropa deportiva que vas a llevar, la ilusión por salir a rodar, planificar mentalmente la ruta, las horas que tocan de entreno, las series, planificar tus obligaciones laborables, estudios, la familia. Todo eso está muy bien, pero ¿vais documentados?, ¿alguien de vuestro entorno sabe aproximadamente hacia dónde vas o que has salido en bicicleta?

Las respuestas pueden ser muy variadas, pero la realidad muestra que muchos ciclistas salen a la carretera o a la montaña sin tener forma de identificarse en caso de accidente. Por circunstancias del día a día, muchos ciclistas no pueden planificar un entreno o salida conjuntamente con otros compañeros y tienen que salir solos. Este es el momento clave para valorar si con las prisas hemos puesto en nuestros bolsillos o en una mochila un DNI, una lista de teléfonos, un nombre, algún dinerito…

La mala costumbre se ha centrado en un elemento, que este sí que no se olvida: el teléfono móvil. Se trata de un aparato muy útil, en efecto, pero en manos del usuario que lo recoge después de un hipotético accidente, quizás no pueda acceder a los datos necesarios para identificarte pues está bloqueado o no sabe cómo funciona o simplemente por el golpe se ha parado.

En carretera por el hecho de rodar junto otros vehículos, generalmente hay más posibilidades de ser visto y atendido que quien va a rodar solo por la montaña. Aquí no nos damos cuenta, pero al factor de riesgo de no ir documentados, se le suma el hecho de no ser localizados ni vistos.

Por eso es importante tener marcados con vuestro nombre y un número de contacto, el máximo de cosas posibles (en el cuadro de la bicicleta, en la ropa, pegado en el móvil). También llevar siempre documentación, si sois despistados o siempre os la dejáis en el pantalón, chaqueta o bolso al cambiaros, tener una carterita con fotocopias plastificadas en donde soléis guardar el casco por ejemplo o dentro de la bolsa de recambios de la bici).

Si rodáis por la montaña, intentar dejar escrito en una pizarra o similar, donde guardáis la bicicleta o en la entrada de casa, una pequeña nota que oriente a la familia en caso de que no regreséis para ir a localizaros. Valorad que los móviles en la montaña no siempre tienen cobertura.

Por la montaña lo recomendable ir siempre como mínimo dos ciclistas, en caso de que alguien sufra un percance, el otro puede avisar y ayudar. Lo ideal sería salidas de  tres ciclistas. Nadie desea recibir una llamada trágica, ser avisado de un percance de una persona conocida y querida, nadie piensa que quizás debería de saber a dónde ha ido a rodar su hijo, compañero o familiar. Sólo nos damos cuenta del problema cuando éste acontece, usemos el concepto “prevención” si reflexionamos  sobre estos pequeños detalles que nos pueden ayudar a superar lo inevitable: la incertidumbre y el miedo a los accidentes.

 

Por Jordi Escursell, creador de www.aritmedepedal.com

  • Yo en el móvil tengo los tres primeros números de la agenda con AA (Avisar a), ademas de llevar siempre una licencia antigua que es como un DNI. Y monedas siempre, por si la pájara.

  • Una buena manera de ir documentado sin recurrir a las típicas bolsas de plástico es la Lockbox, una cartera monedero diseñada para ciclistas donde se puede llevar lo mínimo necesario para disfrutar de las salidas. Aquí se le puede echar un vistazo: http://www.modaypedal.com/es/accesorios/63-monede

  • Jordi

    También podéis usar la cartera Aluma, en la parada del metro por tres euros. http://comprar.alumawallet.es/?gclid=CLvlmajyg7UC

  • El Forastero

    Hola Iban, muchas gracias por estas recomendaciones, que son muy sensatas pero pocas veces se siguen.

    ¿Puedo copiarla y publicarla en nuestro blog? Haremos la referencia a que aquí está la publicación original.

    Nuestro blog es “La Ruta del Escarabajo”