“Un dopaje controlado sería más justo que el antidopaje”

3
2
vistas

Hoy martes, mientras el Tour se toma un respiro, ese espacio de culto que es La Contra de La Vanguardia da algunas claves sobre el dopaje, la ética y el deporte. Una día después que se anunció el desembarco de no sé cuántos técnicos antidopaje en Londres y el mismo en que Frank Schleck se ve envuelto en un resultado anómalo, la entrevista de Lluis Amiguet a Andy Miah, eticista olímpico de la Universidad de Manchester, no da puntada sin hilo.

El dedo en la yaga
El británico nacido en Norvich adoctrina con un titular muy poco anglosajón para los tiempos que corren: “Un dopaje controlado sería más justo que el antidopaje”. Ahí es nada. Mientras el enviado del medio al Tour habla de “nuevos indicios de regeneración” replicando a algunos de los protagonistas de la carrera, la mayoría anglófilos, uno de ellos abre ciertos tabúes. Cree que en la pugna del dopaje están poniendo puertas al campo. Si no fuera así “el deporte se libraría de las mafias médicas y sería la fórmula 1 de los humanos, un banco de pruebas para ensanchar los límites de nuestras mentes y cuerpos” completa en un despiece.
A su juicio una vara de medir legítima sería el dopaje medido y racionalmente controlado, saber qué lleva el vecino y airear las técnicas. “El sistema antidopaje, más que evitar, propicia situaciones equívocas y triquiñuelas de la mafia médica” apostilla, mientras complementa su exposición con ejemplos tangibles, como la profusión de broncodilatadores pues curiosamente, la población deportiva en activo supera en media de asmáticos la población general. Incluso evidencia el caso Armstrong como señal inequívoca de que en este terreno se ha ido “más allá de su función terapéutica”.
Que un inglés diga esto, con uno de los suyos dominando el Tour, y adoctrinándolo también, y en vísperas de los Juegos Olímpicos, creo que sirve como buen punto de partida en una reflexión que se impone necesaria pues la lucha convencional contra el dopaje se ha declarado inútil.
Si queréis ver la entrevista entera
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. Toca varios puntos muy interesantes que dan lugar a varias reflexiones. Uno de ellos es el hecho de que entre los ciclistas el número de enfermos con asma, alergías, etc es mucho más elevado que entre la población "normal", pudiendo competir con certificados médicos que ayudan a camuflar posibles sustancias dopantes. Por ejemplo, en la sentencia del caso Contador se especifica que tiene dos certificados médicos, uno de ellos que le habilita para poder tener hasta el 52% de nivel de hematocrito.

  2. Interesante articulo y yo me pregunto ¿por que la vara de medir legítma del dopaje se sigue sobrepasando? Para [email protected] que nada sabemos de esto, supone una desilusión tras otra cada vez que un positivo sale.Mañana la interesante etapa de los Pirineos quedará ensombrecida por el tema del Luxemburgues.

Deja un comentario