Un libro sobre Contador, sin Contador

0
62
vistas

Al calor del Giro de Italia y en vísperas del Tour, en medio de la gran vuelta de tres meses que se ha planteado Alberto Contador, nos llega al cuaderno el momento para hablar del libro que nuestro amigo Juanma Muraday acaba de sacar sobre el “astro” madrileño.

En “Alberto Contador, tres sueños cumplidos”, Juanma hace un ejercicio de prestidigitación, es decir escribe un libro sobre una persona sin contar para nada con la persona citada, porque o por ésta, o por su entorno, o por ambos, o por la conjunción del planetas, no hubo manera de contar con una mínima presencia directa del aludido.

1
Por eso el trabajo de Muraday tiene valor y mérito, porque lo hace ajeno al círculo íntimo, él que accedió a lo más profundo de Oscar Freire y los suyos en su obra primigenia. Discutible o no, las formas, otra vez, delatan al biografiado, todo lo demás está en el libro.

Sin entrar en la típica línea cronológica, Juanma aborda la vida del ciclista en diferentes perfiles y líneas. Habla de sus Tours, de las Vueltas y Giros, de la vueltas menores, de su fundación, de su caso de dopaje. No juzga, no opina, sólo relata, en tono benévolo, en tono fan. Quien le guste Contador aquí tiene su “fan book”, un relato de hechos vestidos con declaraciones a terceros, a medios, revistas y radios. No hubo otra forma.

Fue a principios de año que Juanma nos comentó este proyecto. Lo ha escrito con solvencia en tiempo récord. Fue un encargo en toda regla de la editorial “Al poste” que nutre su catálogo de retratos futbolísticos. Contador es el primer ciclista que entra en la relación de títulos, obvio, es el más futbolero de nuestros ciclistas, no porque le guste o no el balompié, lo desconozco y sí porque emociona ese perfil forofo de “deportista de sofá”, avituallado de pizza y cerveza, adorador de la pelota.

Quienes busquen un complemento para su Tour, aquí tienen un buen elemento para las tardes de julio. La atribulada biografía del mejor ciclista de su generación “prêt-à-porter”.

Publicidad

Deja un comentario