Connect with us

Un marrón llamado presidencia de la RFEC

Mundo Bicicleta

Un marrón llamado presidencia de la RFEC

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Varias cosas quedan claras después de charlar con los dos presidenciables a la Real Federación Española de Ciclismo. Ambos, exponen en esencia programas similares. En definitiva la situación es la que es, no merece la pena darle vueltas, ni cabe marear la perdiz. El camino está marcado y no es sencillo, más bien doloroso. Como todo en este país, la situación se coció a fuego lento y la crisis acabó por ser el hervor que todo lo precipitó.

Endura LDB Di17

Ambos candidatos, López Cerrón y Antequera, dicen tener las herramientas para salvar la situación. Al menos eso dicen. El primero quizá más realista, el otro sortea las preguntas con más optimismo, que no es malo, pero no sé si justificado. Optar a tal plato en estas circunstancias es ciertamente halagador. Su predecesor Juan Carlos Castaño ha generado consenso: nadie le quería. Es complicado lograr tan contundente veredicto. Sus últimas acciones como presidente le han delatado como uno de los elementos que han empeorado, aún más, las cosas. Su no acción quizá habría sido la mejor acción.

Los frentes de la RFEC no nos olvidemos son los del ciclismo español. Freire se ha jubilado, Sastre, también, Samuel ya ha puesto fecha a su retirada. Hermida no es eterno, y los pistards nadan contracorriente. Los problemas de la RFEC son el espejo de lo que pasó en Londres, con una discreta -siendo buenos- actuación de los nuestros donde todo se confió al talento individual de Valverde, Luis León, Leire Olaberria y muy poco trabajo colectivo y peor planificación. No quedó claro si quiera quién decidió el equipo. Si López Cerrón nos comentó que el CSD consideraba la pista como “el granero de medallas del deporte español” alguien estos años ha hecho muy mal su trabajo, y no hablo del CSD, me refiero a la propia federación. Nadie vendió siete medallas en dos Juegos Olímpicos.

Los frentes son muchos, tantos que el momento de celebración del nuevo presidente será efímero. El lunes 3 de diciembre esperarán sobre la mesa muchos temas y algunos que consideramos prioritarios. El primero: encontrar a alguien capaz de demostrar que el ciclismo es rentable, muy rentable. Que es barato, que tiene proyección y que para colmo da resultados. No es de recibo que cualquier competición foránea, incluso en países torpedeados por la crisis como Italia, presente un plantel de marcas y patrocinadores de aúpa y aquí sigamos viviendo del ayuntamiento y diputación de la zona. Se impone olvidarse de lo público.

Porque si alguien es capaz de situarse un dossier bajo el brazo y tocar las teclas oportunas, el problemón económico se amortiguaría, que no significa se solucione. Aún no entendemos los brillantes balances de la gente de Castaño. Luego vendrían las cuestiones deportivas. La pista por ejemplo tiene que hacer todo lo contrario que estos últimos años. Sigue el ciclismo femenino  y la base, un vivero en caída libre que bien gestionado puede revertir tendencia. La bicicleta es prestigiosa entre los niños. Encandila y estará bajo muchos árboles de Navidad entre los regalos. Qué mejor prescriptor que nuestra majestad Gaspar. Por último la UCI, de quien poco o nada bien respiramos, pero que sin embargo es imprescindible en el éxito de cualquier acción ciclística que se precie.

En definitiva, conviene primero felicitar a los dos presidenciales por el arrojo en estos tiempos y segundo tener la seguridad de que esto sólo puede ir a mejor. Sólo así saldremos de “la que se avecina” como dijo Juan Carlos Castaño.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio