Un montón de mierda sobre Lance Armstrong

6
2
vistas

La USADA desenterró el hacha con tiento y dosificado ingenio y ahora se han cargado todo el equipo. La avalancha de pruebas, testimonios, lacrimógenas narraciones y otras pecatas ha arrollado a Lance Armstrong frente a todo pulso por seguir adelante. Si en agosto renunció a defenderse, ahora le cae encima un volumen de mil folios donde se detalla todo el engranaje. 

Un golpe encima de la mesa que me inclino a pensar será material de futura filmografía y ficción literaria, pues a efectos prácticos quedará en un mal sueño para unos cuantos, no sé ni si quiera para el propio protagonista.

Porque la UCI, el arbitrario organismo que maneja un deporte entero en su beneficio, no creo que vaya a mover un dedo contra el tejano. Saben que esto, ya que hablamos del lejano oeste, es un duelo a cara perro frente a la cantina y quien desempolve antes el revólver corre el riesgo de cargarse todo el tinglado. Es decir que la UCI le debe favores a Lance, y que éste no creo que se quede de brazos cruzados en el muy hipotético caso de que le desmonten el palmarés.

“No es momento de sacar más escándalos” dijo hace poco Mc Quaid, como si estos se pudieran racionar a propio gusto. Quizá por que la UCI se sabe pringada hasta el cuello. En una de sus declaraciones Zabriskie admitía sorprenderse por la exactitud con la que Johan Bruyneel manejaba los horarios de los inspectores. “Nos daba tiempo de bajar nuestro nivel de hematocrito antes de los controles” adujo.No cabe matizar más allá de los 500 controles negativos que Armstrong dice haber pasado con éxito.

He de asombrarme por el trabajo de la USADA, con unos perfiles de profesionalidad abrumadores, detalles escalofriantes y ruptura de muchos tabúes que la omertá ha tenido bien escondidos bajo la alfombra. Dicha labor de minucioso cirujano sería redonda si se realizase con tanto mimo en todo. Sí, ya sé, aquí estamos los llorones del ciclismo, pero es que es la puta verdad. Estados Unidos de América no es precisamente un vergel donde lo único podrido sea Lance Armstrong.

Sin embargo una cosa tienen clara en ese lado de Atlántico, a quien pillan le joden pero bien. Le sacan toda la mierda, la airean y le lapidan. Lo hicieron con otros mitos, qué no decir de Marion Jones. Poco menos les queda atarles a una pesada losa y arrojarlos al océano. Sin embargo también esconden, vaya que si esconden, por que las vergüenzas sacadas en bloque podrían desteñir la banderita barrada. Eso cuando no quieren admitir el putiferio que rodea a su NBA y otras grandes ligas, donde al menos, eso sí, todos compiten igual de corrompidos.

Convendría, que nuestras autoridades tomaran nota de cómo trabajar un tema de dopaje de gran impacto. Aún no sabemos en qué queda la Operación Puerto y sus procesos. Para qué, tenemos la imagen de país que nos merecemos.

En todo esto entiendo que dado que la acusación emerge desde una instancia estadounidense, quedan ajenos al proceso Roberto Heras, Chechu Rubiera, Triqui Beltrán y Bejamín Noval. Ninguno de ellos es citado, como tampoco el chulesco Pavel Padrnos, Jose Azevedo y Víctor Hugo Peña.

Luego está el tempo de la investigación. Parece que todo ha desembocado en la retirada de George Hincapie, el más dócil gregario del tejano. Si el americano, que corre limpio desde 2006, yo es que me parto, prorroga un año su decisión, ¿se hubiera destapado todo esto? Sugiero investigar hasta las trancas toda la historia del ciclismo para seis décadas después saber qué contenía la “bomba” de Coppi.

Estamos ante una monumental bola de mierda, enredada de por sí, pero aderezada por un atrezo mediático de primer orden. Tal es su magnitud que  quizá un día Discovery Channel pueda hacer un documental de todo esto “powered by US Postal”.

6 COMENTARIOS

  1. Buenoooi he aqui el primer periodista que habla dse este asunto de los aqui invisibles Heraa,Nozal,Beltran…………el resto de periodistas omerta….Por cierto buenisima foto para ilustrar el post

  2. Yo lo que me pregunto es que puesto a sacarlo todo: ¿Por que no investigamos tambien al Discovery 2007 de Contador y el Astana 2009 de Armstrong?

    Quizás porque la mierda olería muy cerca y todos sabemos que ya no existe el dopaje

  3. Hola Iván:
    Me gusta, y creo que es digno de alabar, el arrojo y la lógica de la sinceridad que utilizas para hacer memoria de aquellos años de plomo que tanto se parecen a los que ahora nos toca vivir.
    Me llama mucho la atención que no lo hagas desde un relativo anonimato. Es encomiable (ἐγκώμιον). Tus colegís periodistas te van a dar hostias hasta en el carnet de identidad (y si está en su mano te quitarán el de periodista, lo llevan en su tradición lo de ser robacarteras), sentirás la soledad del corredor de fondo (y el calor de la afición). Gracias.
    Me molesta lo poco que se habla del cáncer, de la fundación de las pulseritas solidarias, de la exención fiscal por patrocinios; en su justa correlación con el ciclismo, la factoría postal de cybors, las subvenciones a la UCI.
    Otro inciso, de poco le ha servido a Roberto Heras gastarse una pasta en un tribunal de Castilla y León. El del chuletón y el de los SMS también vuelven a aparecer. No se si de esta libran.
    @epociclista
    Producciones Hemodruídicas http://youtu.be/2rUfwthuAFA

Deja un comentario