Un motivo de peso para #NoaMadrid2020

0
5
vistas

Circula estos días por las ondas un anuncio de Bankia. Su slogan es algo así como “Empecemos por los principios”. Menuda gracia. Quien pagó tres euros y pico por su preciosa acción ahora ve que va camino de costar un céntimo de mierda. Entre tenedores arruinados y escándalos piden que volvamos al principio de todo, al motivo, al origen.

En España existe una enajenación oficial llamada Madrid 2020. No nos malinterpreten. Que la capital de nuestro querido país entrara en la historia olímpica sería motivo de “orgullo y satisfacción”, pero veamos los indicios que concurren para pensar en esto como un andamiaje que no se tiene por lugar alguno. En un país con unas cifras de desigualdad social apabullantes y pobreza lacerante y crónica, proponer un gasto suntuario por el mero hecho de los “retornos” que ellos suponen es una irresponsabilidad, algo invendible.

Sin embargo como reza la cuña de Bankia empecemos por el principio, dejemos al lado la desgracia social y miremos la salud del deporte español. Miremos la del ciclismo como paradigma, pues aportó ocho medallas al bagaje olímpico español en las tres últimas olimpiadas. Ahora veamos el tremendo agujero inversor que aguarda a la modalidad en los años venideros.

José Antonio Escuredo, seleccionador nacional de pista y estos días en el disparadero, comentó en estas líneas el otro día lo siguiente: “La Federación Española hasta ahora cuenta con un presupuesto de unos dos millones y medio de euros para todas las modalidades del ciclismo y que Gran Bretaña destina sólo a la especialidad de ciclismo en pista unos 12 millones”. Esta desproporción bíblica ilustra las carencias económicas en un sistema que aún no ha tocado fondo.

¿De dónde se sacaría el dinero para que nuestro deporte brille en Madrid 2020? Recordemos la tremenda inversión que supuso el plan ADO y sus socios para sacar adelante Barcelona 92, donde por cierto galeno hoy cuestionado estuvo en nómina. Claro que si a la elección de Madrid no se le quiere acompañar de un expediente deportivo digno, bien vamos.

Por que Madrd y su candidatura llegan en el peor de los momentos, casi sin avisar y fruto de la obsesión de no sabemos quién. Como casi siempre en este país, cuando surge algo sin explicación racional y base sólida, podemos temernos lo peor. Que esos “retornos” que muchos ponen encima de la mesa, se los lleven Estambul o Tokio, pues aquí a las múltiples carencias surge una monumental: una situación económica que no permite dotar del mínimo a nuestros deportistas. Y eso, es sí que es el principio.

Publicidad

Deja un comentario