Un pelotón de las mil y una noches

1
3
vistas

El dinero árabe gusta de lo occidental. Hace poco hablábamos de la “arabización” del ciclismo en lo que no deja de ser un paso lógico y coherente con el camino emprendido hace un tiempo. Si como decimos al capital árabe les atraen los símbolos occidentales, la normalización de la bicicleta por estas latitudes, y por ende del ciclismo, convierte esta máquina y deporte en objeto de deseo para los mentores de aquellos países. Igual que fútbol y tenis, por poner dos ejemplos plausibles, forman parte de ese circo, el ciclismo sigue y sigue colonizando lugares y sedes a golpe de panorámicas y pedales: Omán, Qatar,…

No cabe duda del valor iconográfico de este deporte que sobrepasa los límites de un estadio y se adentra en el lugar que lo sustenta. En breve va a comenzar una nueva carrera por la zona. Es el Dubai Tour. Dubai, uno de los seis emiratos, lugar de inversiones y caladero de nuevos ricos. Atmósfera irreal, una fila de “Benidorms” hilada en línea de costa. Agujas que desafían pinchar el cielo y contradecir la gravedad. El paraíso del cemento con un tercio de las grúas mundiales funcionando en su elevación.

En estas tierras, indómitas no hace mucho, el Dubai Tour abre el fuego de su historia y la entrada de RCS en el apetitoso emirato. Si ASO ya pulula hace tiempo por la zona y lo del critérium de ases Unipublic quedó en nada, los italianos al final han metido la patita en el polvoriento lugar. El Dubai Tour es un engendro entendemos muy rentable. Para allá se llevan a Rui Costa, Tony Martin, Vincenzo Nibali, Mark Cavendish, Fabian Cancellara, Joaquim Rodríguez, Peter Sagan y Alejandro Valverde. A ellos se suma el nuevo SkyDice, equipo autóctono con nuestro querido Kiko Gambas, Paco Mancebo.

En este recordó de la especulación inmobiliaria mundial se desarrollarán nada menos que cuatro etapas. Miren el recorrido, miren. Son cuatro minutos de grabación. Todo virtual, como la opulencia que rodeará al pelotón. Cuatro jornadas entre rascacielos y poco más. Se atravesarán los símbolos del paraje. El estallido de cristal y acero llamado Burj Khalia será centro neurálgico. La ruta irradiará hacia el Jumeirah e incluso se acabará en una de las ramas de la palmera artificial ganada al mar.

Todo un derroche de escenografía y tiro de cámara en lo que entendemos será una burbuja dentro de la burbuja. Lo que pase en la carrera será competencia de los partícipes, la organización y medio mundo que lo vea por televisión. En el lugar poco menos que sabrán de su celebración. Grandes avenidas de veinticinco carriles de por sentido que empequeñecerán el pelotón. Como todo es una opción. Un servidor prefiere la vetusta Europa que seguro ofrece parajes quizá menos jugosos pero más auténticos. Mientras aquí se languidece, allí se nada en la abundancia. Son las cosas de nuestro mundo.

Foto tomada de global-conferences.eu

INFO El próximo día 22 de febrero en nuestra sala de formación de la tienda Tomas Domingo de Sant Boi impartiremos un curso de mecánica básica, una formación ideal para todos aquellos que acabáis de empezar en el mundo de la bici tanto de montaña como carretera y queréis adquirir las nociones mínimas para poder tener vuestra bici en buen estado de revista antes de cualquier salida.