Una descacharrante entrevista a Juanjo Cobo

6
3
vistas

En este blog, desde su creación, hemos hablado mucho sobre cuestiones mediáticas, el baremo de los medios, y lo que éstos han vertido sobre el ciclismo. Rara vez se ha incidido en el meollo de un artículo y menos en el autor del mismo. Esta vez es especial. Se trata de un caso flagrante de periodismo “masajero”. Una forma de demostrar que existe una indisimulada  doble vara de medir. No hablo demás de pastos farmacológicos, el tema nos lleva colapsados. Evidenciamos que ciertos ciclistas gozan de una venia no escrita, ni siquiera plasmada en lugar alguno, pero bien sea por ellos, o bien a quiénes se deben, surgen artículos que no hay por donde cogerlos.

Por ejemplo, esta entrevista a Juan José Cobo. La firma Nacho Labarga. Su twitter reza textualmente “periodista riojano que junta letras en Marca.com”. Luego explica su cometido en Quality Sport, revista atemporal polideportiva, un buen ejemplo como el de Panenka, de que o la prensa escrita ofrece mínima calidad o se va al carajo.

La entrevista con el cántabro es un dislate, lo siento, así lo veo. Una forma de masaje digital, a la vista de muchos lectores, los que se supone se meten Marca en vena diariamente más allá de las cuatro quintas partes que el rotativo dedica al balón de oro. El titular es malévolo: “Ha sido un año en blanco pero no perdido”. Esa es la principal conclusión sobre la temporada que acabamos de cerrar.

Cobo lo explica como un doble o nada. Se centró en objetivos tan notables, que como no rascó nada, el balance no es malo si no poco acertado en su planteamiento. Tesis políticas en fangos deportivos. Es como cuando Rubalcaba tacha de no muy buenos los resultados en Galicia y País Vasco pues esconden “muchos matices”. Ajeno a la crítica de su entrevistador, los entrecomillados de Cobo ocupan con amplitud un cosmos de parcialidad como nunca hubiéramos deseado leer. Que un periodista emita juicios de valor quizá no sea lo más pulcro, pero tampoco se puede esconder que junto a Andy Schleck, éste han sido la peor decepción del año.

La entrevista a Cobo se data del pasado jueves 25 de octubre. Ello es en pleno tsunami de Armstrong. No pocas voces proclamaron, aquí también lo aseguramos, lo sorpresivo del triunfo del ciclista de Movistar en la Vuelta 2011. En un ciclismo donde las conjeturas son cadena de transmisión, el de Cobo no fue un éxito que contribuyera a calmar los ánimos. Lo peor es que doce meses después muchos sonríen: “Ya lo decía yo”.

En definitiva, flaco favor al ciclismo. Como casi todo lo que viene de ciertos lugares. Para este viaje, no necesitábamos tales alforjas.

Foto tomada de www.esciclismo.com

Publicidad

6 COMENTARIOS

  1. Juanjo Cobo, el ciclista que estuvo en el lugar justo, en el momento adecuado y además contó con gregarios de lujo.
    Yo no entiendo mucho de periodismo… en serio Nacho Labarga es uno de los mejores periodistas de ciclismo del momento???

  2. ¿Qué quieres decir Iván con esta crítica? ¿Que el periodista ha sido blando a la hora de no dejar claro que Juanjo Cobo ha hecho una temporada para olvidar? Enhorabuena por el blog. Por cierto, me gusta mucho Nacho Labarga, es uno de esos periodistas que ha sabido dar aire fresco al periodismo ciclista junto a otros como Dani Bici o Fran Reyes.

  3. Lo sorpresivo de un triunfo no tiene por qué estar relacionado con las cuestiones oscuras que aquí planteas. A la gente le gusta mucho perderse en conjeturas y aprovechar muchas situaciones para arrojar veneno y basura, pero en muchos casos esas conjeturas no pasan de simples ensoñaciones, maliciosas o simplemente equivocadas. Doce meses después de la victoria de Cobo, afortunadamente nadie puede darse la razón a sí mismo si entonces se refería a temas poco saludables.

Deja un comentario