Connect with us

Valverde tiene algo que no se entrena: pasión

Valverde en el hospital de Düsseldorf

Ciclistas

Valverde tiene algo que no se entrena: pasión

Tiempo de lectura:2 Minutos

“Desde el momento en que me caí sabía que era grave. No me veía la lesión en la tibia, porque el botín que llevamos es muy alto, pero sí me veía la rodilla y sabía que tenía mala pinta, estaba totalmente destrozada. Ahí pensé que se acababa mi carrera deportiva. Fueron pasando las horas, fui conociendo lo que realmente tenía y ya pasaba a ser consciente de que la caída era muy grave, pero que a la vez tenía buena recuperación. Lenta y con mucho trabajo, pero con la tranquilidad de saber que puedo volver a lo que fui antes“ dice Alejandro Valverde en Ciclo21.

Tengo una anécdota muy particular sobre Alejandro Valverde. Conviene retroceder cuatro años antes. Hablo de los albores del otoño del 2013. Ambiente cargado, mosqueo generalizado. En Florencia la selección española firma una plata y un bronce que según muchos, yo el primero, debieron ser oro y plata.

¿El motivo? Alejandro Valverde

Cuando Purito caminaba solo hacia la meta del mundial, solo y primero, todos nos relamíamos. Le perseguían Rui Costa, Nibali y Valverde. Iban por este orden además. En una curva el portugués traza mejor, Nibali, muerto, no sabe al corte, Valverde se queda atrás y Rui empieza la remontada hasta Purito.

En ese lapso de tiempo, todo tipo de improperios pasaron rondaron nuestra cabeza, como las nubes que Ibáñez pintaba a Filemón. Escribimos cosas gruesas, aunque justificadas. Hicimos incluso un repaso de tres errores de Valverde que habían costado mundiales.

Nos valió la reprobación de su esposa, no sé si entonces pareja, Natalia. Por twitter recuerdo que nos reprendió por la dureza empleada y acabó diciéndonos una cosa: “La pasión de Alejandro por el ciclismo está fuera de toda duda”.

Esas palabras, escritas en un momento de calentura, toman hoy toda su dimensión, vamos que las tenemos a fuego cuando leemos las crónicas que surgen de los comentarios que Valverde ha realizado a raíz de su caída en la primera etapa del Tour.

Del “mi carrera ha terminado aquí” al “puedo volver a ser lo que fui”. Esto yo lo entiendo como pasión por competir y pasión por el ciclismo. Entender una lesión tan seria como paso intermedio para volver a estar en lo más alto, sólo se puede interpretar así.

Alejandro ha emprendido una lucha contra el tiempo, no le será sencillo, porque la edad es la que es, y el estropicio no es pequeño, pero tiene claro que quiere volver, y la determinación que muestra cuando el ciclismo es el motivo está fuera de toda cuestión.

No sé si Valverde volverá a ser lo que fue. Sí sé que los que le hemos visto desde el minuto cero, hemos disfrutado de un corredor único, pero único de verdad, el ciclista español que entronca con grandes siempre del estilo de Kelly, De Vlaeminck o Jalabert, que quizá no fueran los más apreciados por el gran público, pero sí porque quienes leemos en las sutilezas de este deporte.

Una vez un lector me dijo: “Valverde tiene algo que no se entrena, carisma”, yo le sumaría pasión, pasión por el ciclismo.

Imagen tomada del FB de Movistar Team

INFO

I+D by Endura

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio