Valverde es y será eterno

1
15
vistas

El otro día hablábamos de refilón y a causa de Contador y del equipo que quiere formar de la “edad dorada” del ciclismo español. Se nos han pasado los años, casi sin percatarnos y los actores de la manoseada expresión ya tienen una edad que no denota ni cansancio ni hartazgo por su oficio.

Si en su día recordamos aquello de “vivimos de puta madre” que un día me soltó Purito, lo cierto es que los llamados tenores de este momento ahí siguen. El catalán no ha estado en la pomada, pero sí Contador y Valverde, Alejandro Valverde, el ciclista que sin rubor a equivocarme es el corredor más original de la historia de este deporte en España.

A Valverde nunca le hemos medido con la misma vara que al resto, porque no ha sido un ciclista como el resto, es un corredor superlativo, un deportista que en otras latitudes sería “Sir” o anunciaría helados de primera marca, aquí simplemente es uno más, un tipo con una clase inmensa, un talento que no le va a la zaga y una moral digna del Alcoyano, porque su fijación por el Tour al final tuvo un premio por el que un servidor no dio nunca un duro.

En Andalucía vimos a última versión de Valverde, una que cada año revela a cuentagotas pero siempre un poquito más que el anterior. El Valverde del Ventoux de hace unos años en la Dauphiné, el de la Roma Maxima hace dos, el de la Strade Bianche del pasado,… un ciclista que está tan de vuelta, que se toma todo esto como un premio añadido porque, demostrar a día de hoy, le queda poco o nada que demostrar.

La victoria en Andalucía podría tener los matices que queráis, es inicio de temporada, no es el World Tour, faltarán algunos rivales,… pero es una victoria mayúscula, y me encanta que un ciclista que no acaba de explotar como Tejay Van Garderen alabe “los cojones de Valverde” por atacar y ganar de esa manera.

Valverde ganaba sprints a Zabel, Bettini y Freire hace diez años, se midió con Froome, Nibali y Contador en el Tour, se impuso en una Vuelta marcada, todo hay que decirlo, por la desgracia de Evans en Monachil, lleva tres Liejas, la última sublime, no sé cuantos triunfos, algunos inolvidables como ese del cuestarrón de La Zubia sacando y rematando el córner.

Valverde trasciende a los tiempos, incluso cuando los nubarrones del dopaje le asaltaron, porque no lo olvidéis, ganaba antes y gana después de la sanción, de ese tiempo en la nevera que nunca acertaré a entender por esas cosas que sólo pasan en el ciclismo.

No sé cuántos años le quedan a Valverde, pero se le ve cada vez mejor, incluso cuando todo invita a pensar que el margen se le acabó hace tiempo. Espero que en el Giro dé el tono y sobretodo en los Juegos, ese día que, a la vista de mierda de mundial que nos han llevado hasta la tierra de los jeques, está no en rojo, en rojísimo. Es la guinda, y si algo que quedara por demostrar sería un premio de ese calibre.

Imagen tomada de FB Vuelta Andalucía

INFO

Mira los packs de Hoteles RH para conocer Vinaroz, Gandía, Peñíscola,… sobre ruedas

1 COMENTARIO

Deja un comentario