Con Valverde, la Flecha es un spoiler

1
295
vistas

Cada año que vemos la Flecha Valona acabamos con la misma sensación. Una carrera preciosa por el paisaje, por el paisanaje, por el ruido, por su configuración. Una carrera tremenda, una joya en el porfolio de ASO que cuando compite Alejandro Valverde Belmonte tiene la espada de Damocles sobre su cabeza

Confianza, fuerza y un gran equipo
Miedo no, respeto sí. Tengo una gran condición física y hay que aprovecharla
Esto es naturaleza
Es una carrera que le tengo bien cogida la medida
Me quedo con hoy. Ya se verá en Lieja
El año próximo, si Dios quiere y no pasa nada, volveremos

Este tipo está tocado por la una varita, algo mágico que le hace irrepetible. Tiene el estado físico que a muchos se les niega a su edad y encima lo hace fácil. Valverde ha convertido Huy y su capilla en un paso de la semana santa murciana, cuando Escámez, su incondicional auxiliar hace eso de “al cielo con ella” mientras le da el primer abrazo tras ganar una Flecha, otra más, cinco ya.

Sólo un segundo marca la clasificación entre Alejandro y el resto, Dan Martin y Dylan Teuns a su estela. Ni siquiera el yorugín francés Gaudu pudo pasar de susto efímero, probando la amarga medicina que te da el murciano de azul cuando te pasa cual rodillo en la recta que lleva a la coronilla de Huy. Alaphilippe ya tiene sucesor en la amargura de saberse derrotado.

La antesala al muro fue eso, un entremés, un previo al desenlace que no es un desenlace, es un callejón sin salida, un spoiler si Valverde está en liza. Su equipo controló bien y aunque al final pareció algo solo, sólo fue eso, un efecto óptico, Valverde se bastó, cogió la manija casi desde abajo, y vio rotar los nombres por la punta, personajillos que asomaban la cabeza por vanguardia, personajillos medio ahogados por el veinte por ciento de la rampa para volver a la panza de grupo: Kwiatko, Wellens, Uran, Dan Martin, Rosa,… si Ulissi acercó el morro y sólo consiguió ir en paralelo.

Es terrible. Cuando en el penúltimo paso por Huy veíamos todos juntos y en comunión, pensábamos si es que los rivales directamente abdicaban. Hubo un rayo, un atisbo de romper el guión, el superclase Bob Jungels que hizo efectiva la superioridad del Quick Step en cualquier terreno, pero el luxemburgués probó que en Huy hay que llegar con un mundo para tener algún tipo de opción.

Dice Valverde que Lieja ya se verá, sería la cuarta, no obstante él es de vivir momentos y cinco Flechas es un monumento en sí mismo. Tal día como hoy, hace once años, ganaba la primera, a saber qué contaremos a nuestros nietos cuando dentro de un tiempo nos pregunten si vimos correr a Valverde.

Imagen tomada de @flechewallonne

INFO

Sanremo Speedsuit de Castelli cuenta con diseño único de una sola pieza con la comodidad de maillot y culotte

1 COMENTARIO

Deja un comentario