Connect with us

Y Valverde nos devolvió el ciclismo

Destacado

Y Valverde nos devolvió el ciclismo

Cruz – LEadboard2 Post
Tiempo de lectura:1 Minuto

Hace unos meses nuestro amigo Jordi Escrihuela nos habla de la zona del Mont Caró, un rincón, una esquina en el mapa de Catalunya. Un sitio bello, agreste y rocoso, asomado al Mediterráneo, contrafuerte de los Ports y el Maestrazgo, más al sur. Un sitio, curiosamente, poco frecuentado por el ciclismo.

Hoy la Volta ha vuelto al sitio en el que Lucho dio cuenta de Perico con la bendición del Indurain de la primera época, el que venía de ganar el Tour para hacerse con su segunda Volta. Aquel día vimos ciclismo de quilates, dos monstruos por las culebras del Caró, una etapa de esas que trascienden.

Yo creo que en el futuro, cuando nos acordemos de Lo Port, la cota mil del Caró, lo haremos de otro día de retina y recuerdo, y lo haremos gracias a dos tipos que van de azul. Por un lado Marc Soler, que si somos rigurosos no era azul hoy, era blanco, vestía de blanco, como el libro cuyas páginas está empezando a escribir, a golpe de talento y humildad, con un trabajo excelso, siendo el gregario que queda con su líder cuando sólo aguantan otros capos, siendo el tipo que pone el peligro la integridad de un triple ganador del Tour como Froome y que le recuerda a Adam Yates: “Eh, que yo te gané un Tour del Porvenir”.

Soler lleva tiempo avisando, el Avenir fue el estilete, pero eso cabía corroborarlo. Crece tranquilo, a fuego lento, volviendo al viejo guión de chez Unzue, rompiendo la regla que impuso Nairo. Que un chaval de Vilanova brille así, a tal nivel, nos emociona.

Soler es futuro, aunque también parte del presente y éste lo comparte con Alejandro Valverde, “don” Alejandro Valverde. Qué ciclista. Gracias Alejandro, gracias por devolver al ciclismo a los titulares, por llenarlo de contenido y simbología, por pasar de puntillas por el bochorno de la crono por equipos de Banyoles, por mirar adelante, por hablar en la carretera y hacerte más grande de lo que eres.

Castelli LDB-01

A la fiesta contribuyeron dos más, dos nombres que son el perro y el gato. Alberto Contador, que nunca se retira el dorsal sin haberlo intentado y Chris Froome, que no entiende inscribirse en una carrera sin hacer honor a su caché. Eso sí, hoy Valverde los ha retratado.

Queríamos recuperar el ciclismo y éste entró por la pantalla, en plan torrente, con el mejor cartel posible, entre grandes nombres, en un lugar indómito que premió la valentía y compensó el tétrico espectáculo que hemos presenciado esta semana. Porque la carrera y sobre todo la carretera han puesto un ciclista gris como Tejay Van Garderen donde merece, lejos de los mejores. Ahora que mire y estudie los cinco que tiene por delante en la pantalla, quizá hasta tenga algo donde agarrarse.

INFO

La cadena siempre perfectamente lubricada

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Destacado

Inicio