Connect with us

Valverde siempre tiene piernas ganadoras, pero…

Ciclistas

Valverde siempre tiene piernas ganadoras, pero…

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Piensen ¿qué admiran de Alejandro Valverde? Yo, así, de sopetón, hablo de una ambición sin límites. Estamos ante un ciclista que surge uno en cada generación, único, diferente, singular. Sí. Alguno hablará de “Piti” y demás, pero convendrán que si la factura está pagada, y él la pagó con dos años de suspensión, para qué remover si no surge nada nuevo.

Endura LDB Di17

Alejandro Valverde explotó en el ciclismo hace diez años exactamente. Venía de ser el niño prodigio en amateurs. Campeón de España, Copa de España, vueltas, clásicas,… en aquel Kelme sub 23. Pasó al equipo grande y firmó un 2003 de excepción culminado con aquella llegada al sprint en Hamilton donde España copó el podio. Desde entonces ha sido faro doméstico e internacional. Recuerdo cómo le seguía la cámara de la Rai en su primera Milán- San Remo, allá por 2005. Impresionó por su forma de correr, sus maneras de ganar. Creo que le llamaban “el imbatido”.

Pero hay otro Valverde cual reverso de la moneda. Hay otro ciclista al margen de ese que vemos ganar desde hace diez años con tanta asiduidad y terrible facilidad. Hay un corredor errático, despistado, lánguido en ocasiones. Un ciclista que tiene un equipo, un equipazo, que le trabaja a capricho hasta que surge algo, no sé qué, una laguna que le desconecta y le hace perder el rédito obtenido.

El ejemplo más propio es el último Tour, donde el caos de su pinchazo en esa jornada llana le hizo perder las opciones de un podio que sinceramente creo que debió ser suyo. En el objetivo del Tour confió además gran parte del año e hipotecó buena dosis de resultados dando por buenas actuaciones que hacen tirar de los pelos pues al margen de la hermosa colección de segundos puestos que cosecha en estas dos últimas temporadas hiere ver que los rubrica con la sensación de tener piernas ganadoras.

Tomen nota porque no es moco de pavo. En la presente campaña Alejandro Valverde no gana nada desde hace más de medio año cuando se hizo con la general de la Vuelta a Andalucía. Desde entonces ha sido segundo en sendas etapas de la Vuelta y Volta, Clásica de San Sebastián y Amstel Gold Race y tercero en etapas de Tour y Volta, Vuelta a Murcia y Lieja-Bsatogne-Lieja.

Y lo peor no es la colección de buenos resultados sin culminar, no. Lo peor, a nuestro juicio, es que los recolecta con una sonrisa de despreocupación y ausencia de autocrítica que no le son propios a un ciclista de su nivel y palmarés. Valverde no es lo que es encajando de esta manera los reveses. Entendemos que tomarse las cosas como vienen es una excelente medicina ante los caprichos de la vida, pero concluir cada segundo puesto tuyo con un “estamos contentos”, “el equipo estuvo fantástico”, “tuve piernas para ganar, pero…” no es el recibo que esperamos de un ciclista que admiramos mucho más allá desde que pasara el umbral del profesionalismo.

La Vuelta nos da la razón en estos planteamientos y, más cuando su las dos etapas centrales de Galicia ya le han dejado con la sensación de que algo más se podría haber hecho equipo trabaja con denuedo para lograr el mínimo resultado al que se aspira. Posiblemente Valverde llegue al podio,  y por qué no  a ganar esta Vuelta, pero por el camino ha dejado  tanto que…

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
1 Comment

1 Comment

  1. sir

    27 de agosto, 2013 at 22:12

    El mismo sentimiento lleva dejándome mi ídolo desde que ganó la vuelta… Casi que prefería las valverdadas..

Deja un comentario

Más en Ciclistas

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio