Valverde y Sagan en su mar de dudas

0
30
vistas

A veces la realidad no supera con creces. Post diario, o dos al día, y va Tom Boonen se “espiña” en el último tramo de la primera etapa de la París-Niza para arruinar su primavera, otra más, la tercera consecutiva fuera de los focos en un ciclista que es una leyenda sobre ruedas, aunque estos días convaleciente. Darle vueltas y vueltas a su estado de forma, a su suerte y el azar, a veces jodidamente malo, le deja KO como no lo habrían llegado sus rivales.

No obstante, si nos permitís queremos ponerle la lupa a dos ciclistas que en la arena toscana fueron protagonistas. Hablamos de Alejandro Valverde y Peter Sagan, dos corredores que no son dos más porque sinceramente corren con la presión de la historia y responsabilidad sobre sus espaldas. El primero porque lleva muchos años ahí delante y aunque muchos nos quieran vender lo contrario, no es un loser, por que un loser no hace tamaño palmarés, aunque se dejara otras tantas piezas por el camino,  y el otro porque en su precocidad se está enredando de tal manera que al final no sabemos qué será.

Publicidad

Si os parece empezamos con Valverde, un ciclista de los de entre un millón que el sábado nos dio para el pelo para quienes siempre hemos sostenido que no se podía correr de forma ramplona y cicatera cuando las piernas ventilan con tal poder. Para quienes quedaron decepcionados con la tercera plaza de Alejandro Valverde en la Strade Bianche cabe argumentar que ésta llega de forma muy diferente a la de hace un año. Entonces Valverde surgió del grupo cuando la carrera estaba sentenciada y sin solución. Sagan & Kwiatkowski habían puesto demasiado de por medio y la caza era imposible.

Esta vez Valerde jugó a ganador, todo al negro y salió mal, al menos en lo que a la victoria se refiere, pero el espectáculo que dio fue manifiesto y sus rivales eran del máximo nivel en su mejor nivel, pues son todos los mismos que en tres semanas estarán jugándose la suerte gorda de la primavera. Valverde tiene grandes servidumbres y una, la principal de todas, es que su rueda es la más vigilada. Dicho esto, y a la vista que su final no es el de antaño, quizá le valgan más actuaciones como las de la Strade que no esperar al desenlace y se le cruce el Gerrans de turno.

Nibali fue también un corredor que dudó entre nadar o salvar la ropa. Para Alejandro Valverde correr debe ser ahora, que lo tiene todo, o al menos todo a lo que podía aspirar con los calendarios que le han propuesto y él aceptado, una diversión que le ponga en comunión con el público que tanto y tan bien ha disfrutado de él. Por eso cuando ponga en la balanza especular o dar un recital, siendo ambas vías válidas para llegar al éxito, espero que se proponga la segunda.

Y por el otro lado corre Peter Sagan, un ciclista por cuyo estado actual muchos se preguntan, pero que está en un completo cambio de chip, tan trascendente que su presencia es extraña en el pelotón. Sagan ya no quiere cantidad. Años atrás en estas fechas varios triunfos adornaban su palmarés, éste año sus mejores resultados son sendos segundos puestos en Qatar, algún cuarto y otros quintos. Nada de triunfos.

No hace mucho Oleg Tinkov, el hombre que posee un equipo y habla en calidad de director del mismo, dijo que de Sagan no quiere etapas en Tirreno y maillot verde en el Tour, dijo que quiere San Remo, Flandes y cuando no Roubaix. Quiere caza mayor, no piezas sueltas y en eso está Sagan en sumar y sumar para llegar a buen puerto. Cabrá verle, cabrá ver si se funde cuando la responsabilidad pesa en las grandes clásicas, cuando el esfuerzo cae a plomo en tus piernas una vez superados los 200 kilómetros. Sagan quiere el premio gordo y piensa que, prescindiendo de la pedrea, lo tendrá a su alcance.

Imagen tomada de FB del Tour de Oman

INFO

Bebida deportiva refrescante a base de electrólitos y sin azúcar “cero calorías”

2

Aquellas personas que practicando ejercicio desean una bebida con electrólitos pero sin calorías adicionales, llegan las tabletas 5ELECTROLYTES de PowerBar. Ideal para mantenerse en forma e hidratado, y sin carga de carbohidratos ni calorías.
A los sabores disponibles hasta ahora: Mango-Maracuyá, Frambuesa-Granada, y Pomelo (con cafeína), se añaden los sabores Grosella y Limón-Tónica (con cafeína).

Deja un comentario