Voeckler, toujours

0
8
vistas
“No está siendo mi Tour” admite Alberto Contador en el titular de hoy en la nota de prensa generada tras cada etapa. Está claro. No está siendo el Tour del dorsal número uno, pero es que tampoco lo está siendo de muchas de las figuras que en el pasaje de Gois tomaron la salida hace ocho días. La criba ha sido, con la jornada de descanso a nuestros pies, bestial. Hoy los últimos en salir despedidos de su bicicleta con dirección al hospital fueron Vinokourov y Vandebroeck. Antes tomaron el mismo camino Wiggins, Horner, Brajckovic,… salvar el físico, más que el déficit temporal ha sido más importante que cualquier otra eventualidad. La guinda ha sido la lamentable, repito, lamentable, caída de Hoogerland, ver sus gemelos sangrar atravesaron el corazón de cualquier persona de bien, y Flecha.
Paradójico resulta el paisaje de Radio Shack. Comenzaron con cuatro líderes sobre el papel, dijeron que la carretera pondría a cada uno en su sitio, pero ésta no ha sido quien repartió fortuna, ésta vino del rodar de la ruleta rusa de una primera semana increíblemente dañina. Siete años atrás salían con un líder, Armstrong, y lo conducían de amarillo a París, jugando a dioses, como ese suicida descenso a Gap de donde el tejano salió indemne de la tragedia de Beloki. ¿Qué cosas Johan?.
Sin embargo, el personaje de la jornada para mi es hoy el nuevo portador del maillot amarillo Tour. Su nombre el de Thomas Voeckler no pone tilde sobre uno de los ciclistas mejor dotados físicamente del pelotón. Su pedaleo no desprende la etiqueta de otros, su clase no parece la más infinita, pero su carácter compensa sus carencias. Siempre está, pero lo mejor es que siempre se le espera. Es uno de esos deportistas que sabes lo que te va a hacer, lo ves venir y el tío te sorprende, te la lía. Lleva  una temporada de escándalo y la viste de amarillo. Su tenacidad ha tenido fruto, como siempre.
Llevó el amarillo hace siete años, entonces durante una primera semana lluviosa y cuajada de peligros. Perdimos en esos primeros días nuestra baza más sólida, la de Iban Mayo, descalabrado en el pavé. Ahora Voeckler vuelve a ser líder y la carrera  resbala por doquier. Lo peor, en materia de azar, parere atrás, sólo Evans y Andy han salido intactos, nos alegramos por ellos.

Publicidad

Deja un comentario