Vorganov y la indefensión del ciclista

0
1
vistas

La UCI ha anunciado que no existen elementos para que el castigo a Edvard Vorganov, suspendido en febrero por un positivo por esa sustancia que hace furor en Rusia, el “Meldonium”, siga su curso. No aprecia ni culpa ni negligencia y levanta y eso que fue cazado a mediados de enero cuando no competía. Pero en fin, ellos sabrán.

Con Vorganov pasó lo que ocurre en estos casos, el ciclista se declara sorprendido, cuando no superado, el equipo lo aparta –salvo en el Team Sky que lo estudian– y la persona cae en desgracia para este mundillo. Además, a todo ello, se añadieron las viejas cuentas entre Katusha y la UCI, los otros sustos del equipo ruso, ese Paolini con su “droga de recreo”, y esa “alta política” que maneja el ciclismo como cualquier otra cosa de la escena internacional.

Dicho esto, y al margen de despachar el anuncio con el bombo y plantillo inversamente proporcional al positivo, nos queda preguntarnos por la suerte del ciclista, a quién reclamará el vilipendio al que fue sometido y el periodo que no ha podido ejercer su trabajo. Claro las sanciones y los procesos posteriores tienen bien marcados sus actores, pero cuando es al revés las cosas no están claras. Poned su nombre en google, ni una referencia a la marcha atrás de su positivo.

Como no está claro que Vorganov vuelva al Katusha, a un equipo del WT, como por ejemplo Alejandro Marque nunca más pisó “chez Movistar”. Son esas cosas que al final denotan quién es el eslabón frágil de la cadena, el ciclista, la pieza angular al que se le pide hacer un traslado desde Amsterdam al sur de Italia, por la salud financiera del tinglado, pero no se le respetan los más mínimos derechos, derechos por cierto que el colectivo no defendió desde un principio.

¿Volverá Vorganov al Katusha? No creo. En el TL del equipo ese nombre no existe.

Imagen tomada de www.bdc-mag.com