Connect with us

Vuelta 2019: misma receta pero con matices

Vuelta a España- maillot rojo La Vuelta JoanSeguidor

Opinión ciclista

Vuelta 2019: misma receta pero con matices

Vuelta 2019: misma receta pero con matices

Colección de subidas nuevas y largas para la Vuelta 2019

Tras Tour, tras Giro, la Vuelta 2019 ya ha presentado su recorrido.

Una carrera que hace justicia a la marca, a la receta.

Eso es: etapas cortas y nerviosas, ninguna pasa de 200 kilómetros, montaña repartida desde la primera semana, buenas cuestas y una crono que ponga las cosas en su sitio.

Endura LDB Summer 2019 – ROT

Javier Guillén admite que lo que le va bien, no hay que tocarlo.

Nada que objetar.

Y es que sobre el papel la Vuelta 2019 tiene un atractivo principal y es la casi completa renovación de las jornadas clave.

En el requiebro del mapa, parece que siempre hay un lugar nuevo.

¿Consecuencia?

Que la Vuelta incorpora más y más lugares, pero que no pone huevo en ninguno.

Si la Vuelta soñó un día con tener un Gavia, Stelvio, Tourmalet o Galibier… no es el camino.

Pero vayamos al recorrido, un recorrido que empezó presentando Alejandro Valverde.

Habría sido interesante ver la cara de Cerrón, cuando el murciano atribuyó un pedazo del éxito a Mínguez.

Morbo a parte, que nos perdemos, la Vuelta 2019 sigue otro patrón instalado estos años: viéndola en el mapa es un cúmulo de etapas concentradas en varias zonas.

Lejos quedan los tiempos de la diversidad geográfica.

Como vemos siete etapas en Valencia, con incursión en Javalambre.

Porque la cima turolense es la primera de una fila de cuestas que es generosa.

Pero no sólo cuestas salvajes y de doble dígito.

Más allá de Mas de la Costa y Machucos quedan puertos de tiro largo.

Una colección de llegadas muy atractivas, para qué vamos a negarlo, como la de Andorra, donde la mano de Purito vuelve a guiar la carrera con una etapa 100% andorrana.

A diferencia de 2018, la Vuelta 2019 la prevé a mitad de carrera y además con un tramo de tierra, algo que de usado ya no es novedad.

La cornisa cantábrica será generosa en la Vuelta 2019

Otra mancha bien marcada en el mapa con una etapa que nos llama mucho la atención, la del Acebo, tiene una pinta preciosa, como el paisaje que se prevé.

Pedalear “cantábricamente”

La Cubilla es otra llegada asturiana que entra en las novedades, aunque con la antesala de La Cobertoria, un sitio donde acostumbraban a pasar cosas.

La Vuelta 2019, el final más clásico

Porque tirar de los clásicos es un seguro, incluso cuando la innovación se vende como única opción.

Y el final por Guadarrama y Gredos nos devuelven a la época en que los niños aprendían cordilleras en clase.

Al menos no son jornadas «monopuerto», con subidas, descenso y trampas.

El Shakedry de Gore, el chubasquero al que le resbala la lluvia

Esas cosas que suelen resultar, más con el cansancio de la tercera semana.

Por cierto, que habrá crono, en mitad de carrera, décima etapa, en Pau, uno de los sitios más concurridos por el Tour, donde la Vuelta pondrá el pie.

Son diez años del maillot rojo y vuelve el blanco de mejor joven.

Gane quien gane, esta Vuelta pinta bonita.

Endura LDB Summer 2019
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio