Vuelta a España: segundos espadas que dejan de serlo

0
2
vistas
Lo mejor de la primera semana de @lavuelta es que una decena larga de ciclistas tiene sobrados motivos para estar intranquilos. La igualdad ha sido la tónica, y con el cartucho de los croners ya gastado, la segunda semana de carrera, en ausencia de aparente dureza en la tercera, se plantea apasionante.
De la capital charra han surgido sin embargo cuatro actores que por inesperados no parecen en condiciones de flojear. Para mí el hombre del primer tercio de la prueba ha sido el mimado de los Schleck Jakob Fugsland, un ciclista que hace buena esa teoría que uno que aspire a ganar una grande debe sacar la mejor nota media entre montaña y crono. Primer líder en Benidorm sinceramente parece cercano a su mejor momento, y debe hacerlo pues su cuota en pos de los Schleck en el Tour fue deficiente, ensombrecida por gente como Monfort. El líder Froome está con un ojo en sus opciones y el otro en las de Wiggo, y así será complicado saber de antemano qué suerte puede correr. Algo más claro parece el papel de Bauke Mollema, otro talento Rabobank, hecho a fuego muy lento cuya solvencia en el gran fondo no nos merece dudas. Fredrik Kessiakoff es otra de las incógnitas sin obviar a los Radio Shack entre los cuales Brajkovic debe de una vez por todas demostrar ese insultante talento que luce sin suerte desde hace años.
Y mientras los teóricos jefes pasan a la retaguardia con la esperanza de que un paso atrás les impulse. Joaquim Rodríguez rayó la tragedia y aunque salió con opciones, éstas se empequeñecen ante su irregular rendimiento en los grandes puertos, que son en definitiva los que casi no han aparecido hasta la fecha. El catalán necesitaría de seis o siete muros finales con sus respectivas bonificaciones para hacer realmente fortuna. En peor disposición parecen, quizá también por que necesitan demostrar más cosas que Purito tanto VDB como Scarponi mientras Menchov se debate en ese límite de edad que te saca o te mete en la lucha por los grandes objetivos, no parece que la mejor versión del ruso se haya sabido sacar desde Geox. Similar lectura, aunque quizás más acentuada, merece Carlos Sastre que no saca su mejor cara en las grandes vueltas desde el Giro de 2009. En el equipo del calzado ergonómico la baza parece llamarse Juanjo Cobo.
En plano medio los dos grandes beneficiados de Salamanca, Nibali, poseedor del dorsal uno, muy regular y sólido en una carrera donde destaca y Wiggins quien no ha probado la crudeza de Angliru o Ancares y por tanto hasta la fecha sus opciones quedan en cuarentena por bien que en La Covatilla demostró que viene a por el premio máximo.
Así las cosas y con toda la dureza prevista en días venideros las opciones de cada uno quedarán dibujadas en breve. ¿Mi apuesta? Pues no tengo ni idea.

Deja un comentario