Connect with us

Una Vuelta no se fuma porque sí

Vuelta fumar Joanseguidor

Vuelta España

Una Vuelta no se fuma porque sí

Una Vuelta no se fuma porque sí

Berria 2020 -gif

La decepción por el desarrollo de la Vuelta puede surgir pero no sorprender

Corre, a la luz de esta Vuelta que deja Asturias y encara las últimas cinco etapas, el concepto de “fumarse” las etapas.

¿Quién ha introducido este leguaje en la jerga ciclista?

Sinceramente no recuerdo que sea un término que venga de lejos, como lo de hacer la goma, el pelotón o eso tan manido de la serpiente multicolor.

Si por fumarse una etapa entendemos lo que está sucediendo en esta Vuelta, lo cierto es que es algo tan usual, no sólo en esta carrera, que sorprende leer tanta decepción, cuando no inquina, frente a lo que estamos viendo.

RH Hoteles Movil

 

La Cubilla y el Acebo han sido las subidas inéditas que Asturias ha metido este año en la georgrafía de la Vuelta.

Dos ascensiones radicalmente diferentes, una violenta y abrupta, la otra tendida, de coger ritmo y remar.

Dos subidas que sin embargo tienen algo en común, llegan para culminar una segunda semana de una carrera condicionadísima por todos los lados.

El pelotón de la Vuelta, esto es justo reconocerlo, va exhausto.

Al inicio de la carrera apreciamos pesimismo sobre las estrellas que pisaban el atrio de la salida de Torrevieja, pero huyendo de los grandes nombres, que no eran pocos, lo que sí notamos fue el nivel medio de la nómina de salida.

DT-Swiss 2019

 

Suunto 5 –  Summer img1

 

La Vuelta es la tercera en discordia, la tercera grande del calendario y eso pesa, como no puede ser de otra manera.

A veces a favor, cuando Chris Froome se obsesionó con ella, y la disputaba incluso habiendo ganado el Tour, y estos años en contra.

El otro día, cuando escribimos del Team Ineos, dijimos lo mucho que se echaría de menos la implicación de una estrella como Froome en la carrera.

Lo estamos extrañando.

Del 27 al 29 de septiembre, Cambrils te espera con un fin de semana lleno de ciclismo 

Su equipo se mantiene a coletazos de rabia y ganas, pero poco más.

Tao ha tomado el relevo de De la Cruz y es la imagen de que a pesar de todo, pescar un triunfo en esta carrera no es sencillo -y eso que han ganado corredores, especialmente españoles, por los que no habríamos puesto nuestros céntimos a priori-.

La Vuelta no es que se fume, es que los ciclistas son como cigarrillos consumidos, que dan poco o nada más de sí.

Es lo que hay, es el precio de ser la tercera de la campaña.

Cruz SQR

 

Y en eso creo que la organización tiene poco o nada que hacer.

La Vuelta, brazo armado de ASO, puede tomar ciertas cartas para que corra uno u otro, pero su poder es limitado.

Y su caché no es el del Giro, por citar la otra grande por debajo del Tour.

Negar eso es negar la mayor, y defenderlo sería por un falso patriotismo de vender lo que no es.

La carrera lleva tiempo estancada en una búsqueda de identidad que no da con la llave: el rojo, cuestas imposibles, salidas con personalidad… 

Los recorridos pueden ser excepcionales que si no hay ciclistas con voluntad de iluminarlos, poco hay que hacer.

Otra cosa es cómo se ha ido desarrollando la carrera.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE
SQR-Gore2

 

Y ese desarrollo se trenza íntimamente con el recorrido.

Una primera semana brutal, con tantos sucesos que pareció una grande en sí, mermó unas fuerzas que estallaron el día de la crono.

Una crono a puertas de la segunda semana es decantar mucho las cosas, lo hemos visto.

Primoz Roglic, ni siquiera creo que lo pasara mal en La Cubilla ante López y Pogacar, está excelso, inmenso, no le vemos sima alguna, ni grieta.

Su equipo domina a placer, con superclase reconvertidos, tipo Tony Martin.

Ese paisaje deja secas las ilusiones, incluso las de Alejandro Valverde, que tras la fiesta del Acebo tuvo la resaca de La Cubilla.

No podemos pretender tener etapones diarios, y la carrera ya nos dio buenos momentos en la primera semana: Calpe, Mas de la Costa, la batalla de Andorra,… esto es así, y va al debe de los corredores.

Ahora todo son luces rojas, las fugas tardan una eternidad en formarse y para cuando toman tiempo el pelotón está extenuado.

Lo mejor se ve al principio, lo gordo, lo interesante está al inicio, el resto es ir haciendo hasta meta y virgencita.

Quedan arrestos, porque calidad en el pelotón sigue habiendo como el de Valverde en Acebo y Miguel Angel López y Pogacar en La Cubilla, pero no os engañéis, esta gente va con lo justo, pidiendo la hora, contando los minutos para dejar España…

Imagen: FB de Astana

Endura LDB Summer 2019
2 Comentarios

2 Comments

  1. Jorge García García

    9 de septiembre, 2019 at 21:27

    La organización si puede hacer algo; tercer día de descanso, limitar muy mucho los traslados y ajustar mucho la dureza. Llevamos dos años con días de 2000-3000 metros de desnivel en etapas de transición. La dureza solo en días clave y muy medida. La vuelta no puede meter puertos solo para desgaste, los puertos de paso tienen que ser para estrategias no para desgaste. También es un error irte a Holanda y empezar la vuelta el 14 de agosto como el año que viene. Oí una vez a Contador decir que cuanto más lejos está la vuelta del tour mejor. Los corredores de tour lo notan menos con una semana más de distancia.

    • Iban Vega

      9 de septiembre, 2019 at 23:09

      el tercer día de descanso no creo que le corresponda la organizacion. Entiendo que está en manos de la UCI.
      Lo que no es normal es tanta y tanta dureza encadenada: disuade de atacar y agota a los corredores e incluso favorece a uno que sea superior, como el caso de Roglic este año

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Vuelta España

Inicio