Wiggins & Anquetil tuvieron “el enemigo en casa”

0
4
vistas

Este último Tour de Francia nos ofreció buenas improntas, aunque ninguna como las de Chris Froome alentando Brad Wiggins en muchas de las subidas decisivas de la carrera. Cuando un gregario anda casi como tú y más que tus propios rivales, tu estrategia reviste riesgos que mal calculados te pueden degradar la imagen y empequeñecer el éxito. Eso posiblemente pensara Wiggins, mil veces reprochado por el respetable ante lo que se consideraba una humillación en toda regla.

Y es que por mucho que los palmarés reflejen un nombre u otro, la retina siempre tiene presente esas imágenes que por inéditas nunca se olvidan e incluso cuando nuestros hijos revisen las hemerotecas verán lo mal que el inglés lo pasó para defender su estatus dentro del equipo y en la carrera.

No es usual ver a un líder en tantos apuros como Wiggins, pero este londinense nacido en Gante siempre puede decir que se vio en una similar a “maitre” Jacques. Releyendo la buena, que para mí no la mejor, obra de “El Ciclista” de Tim Krabbé, nos relata el episodio que Jacques Anquetil tuvo que sortear junto a Rudi Altig en un día de doloroso recuerdo para el segundo grande de la historia.

Fue en el Trofeo Baracchi de 1962. Disputada en una crono por parejas, Altig formó con el fabuloso rodador normando, quien curiosamente lo pasaba mal en las contrarrelojes colectivas. Altig y Anquetil ganaron la carrera, pero al segundo le costó un doble viacrucis. El de su propio límite físico añadido a los gritos, proclamas y empujones de Altig. Derrumbado Anquetil rebasó la línea de sus capacidades. En la imagen lo vemos, Altig empujó a Anquetil, pero le jaleó y poco menos que arrastró hasta meta.

Tal fue su sufrimiento que ya en el estadio en una curva Anquetil se cayó a plomo causándose una brecha que le hizo seguir sangrando hasta meta, si bien el tiempo ya se había tomado al cruzar el zaguán del estadio. Para Altig aquella fue su mejor jornada sobre una bici, y eso que la carrera no era ni mucho menos la más prestigiosa que alimentaba su palmarés.

A pocos días de conocerel recorrido del Tour, viendo lo que ocurrió en el último y repasando las declaraciones de los últimos días, quién sabe si Wiggo tiene presente este capítulo en la espesa historia de Jacques.

Publicidad

Deja un comentario