Xavier Tondo, cuando una pérdida nunca ha sido tan irreparable

3
2
vistas
Pemitidme recuperar el post que escribimos hoy hace cuatro años por estas horas cuando escuchando a Carles Francino en la Ser conectaban con Sierra Nevada por el desgraciado accidente de un conocido ciclista…
Este 23 de mayo ha quedado grabado a fuego en nuestra alma. Xavier Tondo, uno de los tipos más excepcionales que he conocido en este mundillo, ha muerto. Las causas de su pérdida responden a la mala suerte, ni siquiera nos dejó montado en su máquina. La consecuencia ha sido fatal. Un escalofrío recorre las entrañas de la familia ciclista catalana, como aquel que nos golpeó cuando una mañana dominical de noviembre nos cayó la muerte de Isaac Gálvez como una losa.
 
No es el ciclismo un deporte que últimamente nos dé muchas alegrías. Al margen de los temas que nos quitan el sueño, todo se queda pequeño, ridículo, cuando te llega un mazazo de este calibre.
 
Xavier Tondo era un entusiasta de este deporte. Sólo así se puede explicar su trayectoria, la superación de un terrible accidente que le tuvo a punto de desistir hace algo más de diez años es una muesca en su haber. Pero no la única. Apostó un todo o nada por esta profesión, dignificándola como nadie, pasando por momentos complejos, como cuando tuvo que rebajar su caché y rehacerlo desde abajo, pasando por Portugal, hasta que le llegó el acceso a la elite el año pasado cuando los negros colores del Cervelo reposaban sobre sus espaldas.
 
La campaña pasada puso continuidad a su progresión ganando una etapa en la París- Niza y siendo segundo en amada Volta. Luego completó con éxito su presencia en el Giro, donde tuvo que abandonar al final, y Vuelta a España, donde por fin ralló al nivel previsto en una grande.
 
A principios de esta temporada, más bien pretemporada, le entrevisté por última vez. Arrancaba la sonrisa de Teo Bos a cada palabra que pronunciaba en un currado inglés. Así era este hombre, adaptable a cualquier situación, agradable, transmitiendo ilusión por su deporte, por su profesión. Esta temporada había alcanzando el culmen, deportivo por un lado, estaba previsto para el Tour, y social por el otro, de su honestidad surgió una operación antipodaje.
 
Ahora la vida nos da esta Hostia, dura, imposible de digerir. La muerte de un ciclista, de una persona del tamaño de Xavier Tondo nunca la podremos asimilar.
 
Hasta siempre Xavier, y ha sido un placer.
 
Imagen tomada de YT Avanzamos TV

3 COMENTARIOS

  1. Totalmente sin palabras, llevo todo el día con la esperanza de que sea un mal sueño y aún no soy capaz de asimilarlo…podremos saber el qué, el cuándo, el cómo y el dónde , pero creo que nunca entenderemos el por qué.Demasiado dolor para ser escrito, descanse en paz

Deja un comentario