Y el caso Armstrong desató una cascada de absurdeces…

1
2
vistas

Leo esta carta de Ezequiel Mosquera en el Faro de Vigo, reproducida por www.biciciclismo.com. Retrato varias verdades. “Que Lance Armstrong tiene una cantidad de seguidores increíble no es ningún secreto, pero tampoco lo es que se ha ganado otros tantos detractores”, “El caso es que Armstrong fue la primera figura 100% mundial de un deporte agónico y pobre, legendario, de masas pero pobre”, “En este deporte, desafortunadamente, estamos habituados a ver cómo los compañeros dejan de serlo cuando los problemas crecen”.

Publicidad

Ezequiel da una versión de terceros, un trazo periférico de Lance Armstrong. “Se dice, se comenta por ahí”. No entra en la miga del caso. Es sin embargo lo más honesto que he leído de esta historia que una vez más, y otra con Lance Armstrong en el centro, retrata la prensa de este santo país y entiendo que parte de la foránea, pues el chascarrillo facilón se da en todos los lados.

La sarta de tonterías indocumentadas sobre el affaire Lance Armstrong es una marea de chapapote que ha llegado a las costas de aquella prensa que tengo por seria. Así de extendido está el tumor.

Señores que todo está en el aire, que hay opciones de consumar el castigo, sí, pero que son eso opciones. Porque en el expediente debe cambiar de manos varias veces y no se sabe dónde se acabará fallando y en qué sentido.

Pocos periodistas me han parecido justos con el caso. Huyendo del sensacionalismo sencillo y recurrente. Javier Ares por ejemplo el otro día ponía el acento en que Armstrong, hasta los cojones de lugar contra todo, renunció a ejercer su defensa frente a la Usada, pero que ello no implica castigo automático. Xavier García Luque en La Vanguardia glosaba en su columna su extrañeza por la contundencia del organismo frente a Armstrong no ante Andre Agassi, celebérrimo autor de la cita “hubo días en los que no iba dopado”.

Descrédito frente a criterio. El primero mayoritario, sencillo, recurrente hasta oneroso. Lo otro, en desuso. Qué pena.

1 COMENTARIO

  1. Armstrong ha visto muy bien la jugada, sabe perfectamente que se lo quieren cepillar. Asi que….¿Para qué gastarse una millonada en abogados?, si sabe perfectamente que el veredicto de susodicha "federación" le declarará culpable.

    Aunque se comente, se diga, que están estudiando el caso, y aún no hay sentencia.

    Hace bien en no gastar ni un céntimo… perdón, centavo.

    Además…. ¡Qué le quiten lo bailao!

    Con la planta que tiene el tío y lo estropea con calcetines largos….. ¡Imperdonable!

    Por esto, si que tenía que haberle suspendido, que luego fueron otros por detrás y le copiaron.

    jajaja

Deja un comentario