Y el ciclismo se cansa de ser cobaya…

3
1
vistas

Atribulado, estos días son de densidad de intereses. Todo lo que cae entre manos de un servidor quiere ser leído, devorado, pero claro uno es humano, finito, y cae en el error de poder mascar todo lo que merodea un tema que tiene a nuestra prensa en pie de guerra: la trama Lance Armstrong.

Ayer domingo, día del Señor, anduve algo desconectado por menesteres lúdicos. Ello conllevó una concentración de unos cuantos mensajes. Citaré tres. Uno sobre el cansancio que ya generaba el tema del americano, un cansancio compartido que no obviado, pues es terrible las bifurcaciones que alcanza el tema. Otro con palmaditas por la sinceridad que, a juicio de mi interlocutor, destila el blog. Sinceramente, no es nada del otro mundo. Un tercer mensaje me conminaba a leer este artículo de un periodista deportivo en La Vanguardia.

Lo bueno de las ediciones digitales es que a un click puedes asomarte a la hemeroteca de un autor en e cualquier momento. Les invito a ver la trayectoria reciente de Dagoberto Escorcia, autor del mentado retazo. Todo es Barça, o no Barça, según se mire, con algún coletazo de sincronizada y Rafa Nadal. Ello es la hemeroteca del 99% de nuestro rodillo. Sólo se acuerdan del ciclismo “cuando truena”.

Pero veamos el artículo en cuestión pues una vez más no tiene desperdicio. Se quejaba amargamente el articulista de El País, Carlos Arribas, el otro día en La Ventana de que por qué tienen que ser los periodistas de ciclismo quienes estén tirando todo el día de la manta alumbrando escándalos y descubriendo las vergüenzas del deporte.

“El ciclismo es el deporte en el que hay más amigos del fraude, íntimos de la trampa, enamorados de violar los límites de la competición y científicos que controlan el bien y el mal del triunfo” afirma en su primer tramo Escorcia. No discuto que el ciclismo tiene mucha gentuza. A mucha la conocemos, pero ¿sólo el ciclismo? Entiendo las cifras que maneja el Doctor Ferrari, al final todos los caminos conducen a él, ¿cuánta parte del pelotón, cada vez peor pagado, está en disposición de hacerse con sus servicios?, ya que estamos a la vista de sus emolumentos ¿no son otros deportistas quienes puede acceder a él?.

Entiendo que quien esto firma basa sus juicios en una amplia trayectoria, cuyo alcance desconozco, para hablar con tal solvencia. En ese caso no dejo de asombrarme por los continuos y lacrimógenos alegatos sobre la decepción que les suponen las trampas de un deportista. La trampa es tan usual en el deporte que su sola presencia nos es familiar. “Toda la admiración la había ganado gracias a ser el más grande embustero del deporte” completa. Seguramente Lance ha decepcionado a muchos que creían en él, pero es necesario que gente que se viste por los pies esté aludiendo a la parte sentimental de esta historia para armarse de razón.

Creo que una vez más se le hace un flaco favor al Deporte y sus actores, los Deportistas, en pos de un buen y redondo escrito. Desconozco si se hace por convencimiento aunque sospecho que se arma desde el interés. Pero lo que hace diez años habría sido una hecatombe para el ciclismo no deja de reafirmar a muchas personas. Y si no miren los cinco comentarios cosechados por el artículo. La gente, aunque algunos no lo consideren, no es gilipollas. Quizá hace unos años se tragaban con las verdades oficiales, pero ahora, tanto han vilipendiado el ciclismo que muchos ya extienden su sospecha al deporte en general y esta espiral señores habrá que detenerla en algún momento.

 

Foto tomada de http://enriqueventura.es

  • Carolina

    Que la gente diga que está cansada del tema de Armstrong mientras sigue escribiendo lo que escribe Dagoberto Escorcia…¡caray!!!Está claro lo que vende, hablar mal del ciclismo una y otra vez.
    El resto de deportes limpios, limpios?? Venga hombre… seamos justos y sin avisar hagamos controles de sangren a todo "deportista" que se precie.

  • leonardo

    Estoy en contra de las trampas en el deporte. Pero a Amstrong le avalan muchos controles y la uci tiene el dinero y los medios para detectar estas sustancias. Lo que no veo normal es que se basen en los testimonios de unos " compañetos " que le acusan cuando creen conveniente y pensando en sus propios intereses. Mas seriedad

  • pepe

    Dagoberto Escorcia lo que consigue es demostrar su gran ignorancia en lo que a ciclismo se refiere. Se pone en tono filosofo apenado reivindicando cosas que ni sabe. Acaso te importa a ti el ciclismo o lo que te importa es ser un oportunista y escrivir morbosamente para que te hagan sitio en algunos periodicos?