Connect with us

Ya no hay un Schleck en el pelotón

Ciclistas

Ya no hay un Schleck en el pelotón

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Haciendo un poco de spoiler. Mir, el “bigotes”, habla muy bien de Johny Schleck en su periplo ciclista, cuando coincidieron ambos en el Bic de Ocaña, pero también de Leblanc y Echávarri. Por aquellos años Johny era un buen doméstico que se distinguía por especular poco a favor de sus líderes. Con los años prolongaría la saga con Frank, primero, y Andy posteriormente. Cuando en 2003, Frank dio el salto al profesionalismo, treinta años después que su padre, se cerró el círculo. El apellido Schleck no era uno más en el pelotón, como otros pocos traspasó generaciones y volvió al redil.

En breve ya no habrá Schlecks en el pelotón. Frank deja el ciclismo, unos años después que su hermano. Ambos tocaron la cima en 2011, cuando se contentaron con ser segundo y tercero en un Tour que perfectamente podrían haberle ganado a Cadel Evans, si no fueran los ciclistas más desconcertantes que nos ha tocado disfrutar.

Endura LDB Di17

Frank ha tenido una prolífica carrera, sus logros no son muchos, pero sí buenos, una Amstel, la victoria en Alpe d´ Huez, el mentado podio en el Tour, una etapa en la Vuelta, buenas clasificaciones, sobre todo en el Tour, la carrera por la que suspiró a pesar de no tenerla nunca en su radar, porque era un pésimo contrarrelojista.

Mirando atrás, por eso, este luxemburgués de alargada tez y marcadas cuencas oculares ha sido uno de los ciclistas mejor tratados, por un acuerdo tácito que no acierto a entender, por eso que se llama la “familia ciclista”.

A sus nunca reconocidas limitaciones, fue favorito cuatro estrellas al Tour varias veces a pesar de ser, como dijimos, un negado en la lucha contra el reloj, se añadió el exitoso requiebro que planteó a la caza de brujas del ciclismo cuando salió airoso de un pago a Eufemmiano fuentes, que admitió sin más, por el vago, difuso e impreciso concepto de “asesoramiento”.

En un ciclismo en el que esquizofrenia fue moneda de cambio durante mucho tiempo -ahora parece, crucemos los dedos, que las cosas están algo calmadas- salir indemne de una historia así es realmente curioso y deja más preguntas que respuestas. Que cómo lo hizo, pues no lo sé, lo cierto es que su fortuna se escribe con letras bien marcadas y en mayúsculas.

Son estas cosas de este nuestro ciclismo, el que sufrimos y disfrutamos cada día, que nos dejan perplejos, que demuestran que el mundo es imperfecto y que salvo contadas ocasiones estamos muy lejos de saber la verdad de lo que nos rodea. En fin, Frank tomó la senda de su hermano, ya no hay Schlecks en el pelotón,¿hablaremos de una tercera generación en unos veinte años?

Imagen tomada de www.gentside.com

INFO

El Bkool Go está en capilla para salir

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Ciclistas

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio