Connect with us

Ya tengo mi hora veintiuno

Cuadernillo Runner

Ya tengo mi hora veintiuno

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Hace tres semanas viví un bajón en Tarragona. A pesar de los muchos ánimos, e incluso felicitaciones, que recibí, el tiempo por encima de 1 hora 22 minutos no me dio ninguna satisfacción. Fue una carrera alejada de mis expectativas, que entró en barrena casi desde el kilómetro ocho y cuando los problemas empiezan tan pronto, es muy complicado sacar algo en claro.

Confundido entre la multitud al paso por el quinto kilómetro con las gafas blancas de mi hija

Durante estas tres semanas la decepción de Tarragona contagió el entrenamiento diario. Sin desconectar del todo, las series bajaron su calidad exponencialmente como si las piernas y el ánimo necesitaran alimentarse del intangible que siempre suponen las marcas. Una desconexión parcial acrecentada por unas minivacaciones madrileñas en las que probé correr a seis bajo cero por el Manzanares asimilando un frío al que los que vivimos en Barcelona y aledaños sencillamente nos deja torpes y vacíos.

Cambrils ZC, Gran fondo

Este domingo se corría la media maratón que posiblemente más veces haya hecho, la de Vilanova i la Geltrú. Esta carrera es una especie de día de la lotería de Navidad para un servidor, pues desde que la corro es como la jornada que abre estos días desenfreno entre críos, comilonas y compras.

Sin embargo el vacío de Tarragona me había hecho descartarla ¿del todo?, al parecer, del todo no. A menos de cuarenta y ocho horas de su celebración, el dedito juguetón entró en la web de la carrera y las inscripciones estaban abiertas. En el fondo, porque no dejamos de ser unos críos, me picó el gusanillo y el resto ya lo sabéis, cuenta atrás y nuevo dorsal en ristre.

Amaneció fresca la mañana, pero el sol y la ausencia total de viento anunciaban un día perfecto para correr. En la salida el compañero de siempre, Víctor, y la reentré de Mario, que casi dos años después, y una operación de rodilla mediante, se presentaba de nuevo en una media maratón. Al estómago rebosando cereales y galletas de chocolate, sí galletas, le sumo dos cafés y a calentar. Buenas sensaciones de inicio aunque el frío impide romper a sudar.

No es problema, nos situamos en tercera línea, un poco atrás para mi gusto, pero pasamos raudos el arco de salida. Ritmo de crucero asimilado desde el principio. Clavo el 3´50´´. Víctor se descuelga al poco del segundo kilómetro, pero me tendrá a la vista casi toda la carrera, Mario no quiere arriesgar pero va camino de su mejor registro.

Pasado el umbral del cinco, iniciamos un rápido descenso hacia un Mediterráneo que respira tranquilo. El dios Eolo nos ha querido dejar correr a placer y se nota. Me llega por detrás un grupete de runners de Cornellà. Caras conocidas sin duda y gran cagada. Empezamos a discutir sobre el ritmo que llevamos y proyectamos lo que marcará el arco de meta a nuestro paso. “Estas cosas hay que traerlas habladas de casa” concluimos pero el mal ya está hecho como veremos.

Paso el diez con un inmaculado 38´22´´, eso es llegar con hora veinte alto a meta, “perfecto” me digo. Me veo fuerte, cómodo, rápido y constante. Sin embargo el cruce de palabras previo llevaba veneno: emerge el fantasma del flato. Sí, en doce, más o menos la molestia aparece, poco después me descuelga de mi grupo. Raciono la respiración, mantengo la distancia. Concentración total, pero el dolor no desaparece, va y viene, se queda, desaparece y vuelve. Ingiero el gel. Los kilómetros finales son toboganes, cambios de respiración por tanto, lo que menos me conviene.

He bajado ligeramente el ritmo, pero mantengo el tipo. Ahora el objetivo es salvar la hora veintiuno. En el diecinueve empieza un calvario aligerado por el registro que tengo en la mano. Sufro como hacía tiempo no hacía en el veinte, con el dolor subiendo al diafragma. Entro en el estadio de atletismo buscando el arco de llegada como alma que lleva el diablo. Cruzo con 1 hora 21 minutos 39 segundos. Soy inmensamente feliz. Ya lo tengo, ya era hora. En cuatro semanas Sitges, más de lo mismo. Entretanto, Feliz Navidad.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Cuadernillo Runner

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio