El de Miguel Angel López es el triunfo de un escarabajo

Miguel Angel Lopez JoanSeguidor

Un triunfo como la Volta tiene que cambiar las miras de Miguel Ángel López

La Volta a Catalunya tuvo el cierre que todos queríamos para Miguel Angel López, aunque costó mucho conseguir.

El que llaman Supermán, porque no se dejó llevar una bicicleta frente a unos cacos, y es Supermán porque lo que está logrando no es pequeño.

LDB_Berria 1024×140

 

Cada carrera, sea donde sea, si hay un colombiano en liza, hay alguien que les exhibe la bandera tricolor al otro lado de la valla.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

La etapa final de la Volta a Catalunya fue un ejemplo claro de lo que es la vida de Miguel Ángel López.

Una carrera, una trayectoria hecha a contrapelo.

Pero siempre saliendo adelante, siempre emergiendo.

Miguel Ángel López es un «self made», un ciclista hecho en la adversidad cuyo sino parece correr en el filo de todo.

Pirinexus 300×250

 

No le pasa nada bueno que no tenga que currarse el doble que cualquier otro hijo de vecino.

En esta Volta, cualquiera que mirara la inscripción, que si Nairo, que si Bernal, que si Bardet, que si Valverde, cualquiera pensaría que la baza de Miguel Ángel López sería la quinta o sexta en cualquier quiniela.

Incluso pensaríamos pobre, va a contrapelo, cuando le vimos sufrir en Vallter 2000.

Etape 400×400

 

Peso esas cosas de la vida, cuando la oportunidad te viene, hay que cogerla, fuerte, muy fuerte y apretarla como si la vida te fuera en ello.

Sabrá Nairo si pudo colaborar con Bernal el día que pudo haberse sentenciado la carrera.

Nairo, como en Niza, lo intentó en la jornada final, con la misma fortuna, es decir, ninguna.

 

Pudieron o no, perdonaron o no, pero en el camino dejaron vivo uno de esos que nunca se rinde, que no conoce los límites.

Porque Miguel Angel López dio una vez en toda a carrera y fue suficiente.

En La Molina, allí donde no cabían historias, ni racanerías, Miguel Ángel López sedujo, como no podía ser de otra manera.

 

Y no sólo eso, la carrera por Montjuïc, un lugar tan místico como peligroso.

Ahí donde Bernal se dejó parte de su salud hace un año, ahí donde Barder, Soler y otros no pudieron acabar su Volta.

Miguel Angel López tuvo un bautismo de fuego donde otros sucumbieron

Una prueba en la que Nairo le puso a prueba de lejos y los hermanos Yates, posteriormente.

Durante varias vueltas, el liderato bailó en varias espaldas, pero López no vaciló, midió y corrió con la inteligencia que se le supone al cuarto ganador colombiano de la carrera, de Alvaro Mejía a Nairo, pasando por aquel discreto y excelente ciclista que fue Hernán Buenahora.

SQR – GORE

 

El de Miguel Ángel López es el triunfo de un escarabajo, de esos que rompen en las subidas y al que hay que llevar al filo para que no te la líe en la montaña.

Ganador del Tour Colombia, la Volta es el paso previo para que esos podios en Giro y Vuelta sean algo más para Miguel Ángel Lopez.

Un corredor que compite entre Nairo, Bernal, Gaviria y otros tantos pero que conquista corazones porque compite con lo que tiene, lo pone sobre la mesa y a correr.

Cambrils Square Agosto

 

Excepcional Supermán, grande y valiente y ahí está el resultado.

Un ciclista en base a momentos de todo tipo, un corredor cuya trayectoria preñada de caídas y accidentes le ha granjeado una simpatía inherente, porque como nos dijo nuestro compañero Camilo…

Sensaciones reales sobre la bicicleta eléctrica de Berria 

No han sido pocas las veces que a Miguel Ángel López lo han comparado con Juan Mauricio Soler.

Ambos boyacenses, ambos grandes escaladores, ambos con una fuerza descomunal, ambos signados por la mala suerte.

A Soler alguna vez le contabilizaron más de treinta accidentes y caídas graves en su corta trayectoria, la última de esas caídas en aquella Vuelta a Suiza que lideraba camino de la victoria por poco le cuesta la vida y lo bajó para siempre de la bicicleta.

De Soler se dijo alguna vez que tantas caídas no podían ser coincidencia: tenía, supuestamente, un problema con los reflejos, lo que le impedía reaccionar a tiempo en medio de las carreras.

Miguel Ángel López, como Soler, es un prodigio consentido por la mala fortuna.

 

 

Mofarse de la caída de un ciclista no merece ni calificativo

Domingo Gonçalves Volta joanSeguidor

Ver una caída como la de Domingo Gonçalves y quedarse tal cual es de…

Fue de casualidad, como otras muchas cosas, que nos enteramos del aficionado que graba la caída de Domingo Gonçalves en la Volta a Catalunya.

Visto ahora, cuatro días después, vista la reacción del mismo aficionado, que sólo se arrepiente de habérselo pasado a sus amigos, vaya amigos tiene, añadiríamos, sólo puedo decir que en la vida hay gente para todo.

LDB_Berria 1024×140

 

Nos proponemos no  insultar a esta persona.

Ni siquiera tras ver el desastre de la jornada final en BCN con esa caída y los riesgos que un pro asume en esos descensos.

Es complicado, pero esto no va de ciclismo, ni de deporte, va de humanidad, porque cuando vemos a Gonçalves en el suelo, gimiendo de esa manera, ido completamente, hay que ser un desalmado para no desdecirse de todo lo anterior.

Idem viendo a Bardet, a Soler y cía.

Por cierto qué hermoso homenaje de Yates, López, Bernal y cia a los compañeros caídos.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

En la vida hay valores que exceden cualquier cosa, el ciclismo y la pasión que nos transmite lo primero.

A veces las redes sociales son incendiarias con quien no lo merece, a este personaje el retrato que le hace su vídeo, lo que dice, cómo lo dice, es suficiente para definirle.

Y no contento con ello su reacción, que por cierto ha situado la Volta en las noticias de Antena 3, como no lo hubiera logrado por lo deportivo.

Pirinexus 300×250

 

Etape 400×400

 

Espero que Domingo Gonçalves se esté recuperado y podamos verle pronto en la carretera que es su sitio.

Que el parte de la caída de BCN sea lo mejor posible, aunque con esas imágenes nos tenemos lo peor para alguno.

Esta gente que va tan en el filo es milagroso que no pasen más cosas.

Estos días de clásicas flamencas ya hemos tenido varios golpes, incluso mortales, y no muy lejanos.

 

Si este espectador, al que no le gusta el ciclismo, pero que lo graba, porque debe pensar que es pintoresco, supiera de las calamidades de estos profesionales que sacan adelante su oficio en base a milagros, como los de no pegarse un tortazo en cada viraje o ser atropellados en cualquier cruce, quizá lo miraría de otra manera.

No es necesario que te guste el ciclismo para mostrar humanidad en una escena tal.

Como cuando ves una tibia partida en un partido de fútbol.

En fin.

 

Nos queda el consuelo que esto no siempre es así.

Los que hayáis visto la carrera en De Panne recordaréis una caída multitudinaria no muy lejos de meta.

SQR – GORE

 

La reacción de Michael Hepburn es digna de figurar en estas líneas, cargadas de mal rollo.

El australiano se levanta del suelo y ayuda a un corredor del Israel Academy.

Así es la primera gravel de la Sea Otter, apta para todos los públicos

Los nervios que suceden una gran caída, cuando el pelotón va a mil por hora, nadie piensa en nadie y el gesto del australiano, el primer líder de la Tirreno, tiene toda la humanidad que le falta al personaje de a Volta.

Cambrils Square Agosto

 

Y es que como veis, las caídas, como la risa, van por barrios, pero, repito, no estremecerse ante lo que se juega esta gente, es no tener corazón.

Por muy poco o nada que te guste el ciclismo.

Imagen tomada del FB de Team Caja Rural

El arquitecto de la palabra “Flandrien”

Hace cien años por ese mundo pululaban personas increíbles. El original JoanSeguidor, por ejemplo. Lo que ahora acertamos a llamar emprendedores, entonces eran locos, desceebrados, aunténticos insensatos a juicio de la la sociedad, que emprendieron, sí emprendieron, proyectos que llegaron a marcar vidas y destinos de generaciones enteras.

Nuestro hombre de hoy se llama Carolus Ludovicus Steyaert, si bien muchos lo conoceréis por su nombre de periodista, Karel Van Wijnendele. Este personaje acuñó, al calor de su cocreacion, el Tour de Flandes, la palabra que cada primavera vemos en miles y mires de crónicas, tweets y post. Definió el concepto de “Flandrien” ese que por ejemplo es Peter Van Petegem, pero no Tom Boonen, pues si el primero es de Flandes Flandes, del puro centro, vamos, el otro es de Bramante en el límite con Amberes, algo así como ser de Baracaldo y llamarse bilbaíno.

Para Van Wijnendele el «Flandrien» no era duro, era acero puro, un auténtico junco que no se doblaba por nada en el mundo y mucho menos por esos recorridos en forma de círculos que un día trazó con su compañero del alma, Leon Van Den Haute, para dar forma al dibujo del primer Tour de Flandes de la historia, el que se celebró el 25 de mayo de hace 101 años con salida a las seis y cuarto de la mañana y Paul Deman ganador.

Pero si para el padre de la criatura, Van Wijnendele, un «Flandrien» debe tener “unos cojones que no le caben en la entrepierna”, para Walter Godefroot, del mismo Gante, el tipo de «Flandrien» es aquel que nunca se conforma y siempre se rebela por estar dominado, si no es por un valón, por un holandés y sino por un alemán.

Sea como fuere el venerado personaje de Van Wijnendele tiene sus claros y oscuros. Los primeros hacen referencia a su tremenda facilidad para encadenar palabras con una pluma en la mano y su innegable favor a la historia del ciclismo belga, siendo incluso seleccionador nacional para el Tour. Fue tanta su influencia que la “Grande Boucle” pasó por su jardín en 1951.

Sin embargo en sus memorías no quedan claras sus avenencias con el regimen nazi. Si bien finalizada la Segunda Guerra Mundial recibió una carta de agradecimiento del general aliado Montgomery por su contribución a la causa, las diferencias entre valones y flamencos que los nazis propiciaron en provecho propio no fueron mal vistas por este personaje que si de una cosa se le pudo acusar fue de ser flamenco de arriba abajo, de fuera adentro. Un «Flandrien» hasta entraña.

Historia inspirada del Procycling de marzo y foto tomada de karelvanwijnendaele.be

Gante-Wevelgem: cinco historias que queremos leer

Gante-Wevelgem JoanSeguidor

En la Gante-Wevelgem se dan los condicionantes de un monumento

La Gante-Wevegem son palabras mayores.

Quien esto escribe tiene especial aprecio, no me digáis porqué, por Harelbeke, pero Wevelgem es una de las reinas del adoquín.

Casi 260 kilómetros de recorrido la equiparan a un monumento como Flandes o Roubaix en una carrera que no puede ser tomada como mero telonero.

El 18 de mayo hay un desafío por Guadarrama

Es una clásica grande, codiciada y con casi todos los grandes en su palmarés.

Y con dos símbolos que le son muy propios: el Kemmelberg y el paso por Ypres, su plaza central y la salida por la puerta de Menin, donde reside perenne el recuerdo de la barbarie de la Primera Guerra Mundial .

LDB_Berria 1024×140

 

Así las cosas, como hicimos en otras citas marcadas de rojo, damos cuenta de cinco nombres que despiertan nuestra atención.

No tienen porqué ser los grandes favoritos, en todos los casos, pero su presencia en el listado de inscripción despierta curiosidad y expectación a partes iguales.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Dorsal uno a la espalda, Peter Sagan empieza a sentir esa sensación que a muchos apresura y a él parece ponerle: la presión.

El campeón eslovaco lleva una temporada rara por esa decisión de correr Lieja, y el movimiento tectónico producido en su calendario se deja sentir.

Ha pasado de ser perenne en toda la primavera, a aparecer sólo en las «majors» y eso cuando aparece.

Pirinexus 300×250

 

Su infortunio en Harelbeke con la máquina fue la viva imagen del ciclista que quiere y no puede.

Sin embargo, su sola presencia despierta recelos, es un corredor vigiladísimo cuya sola presencia determina carreras a favor o en contra.

Wevelgem en las dos últimas ediciones es el ejemplo de lo que decimos.

Si el año pasado hizo llorar a Viviani en el sprint final, hace dos tuvo palabras gruesas para los marcajes de Terpstra y el Quick Step.

Etape 400×400

 

Sagan parece que no está hasta que un día, sencillamente, está.

Sagan lleva tres Gante-Wevelgem en el zurrón

Seguimos con el hombre de la primavera hasta la fecha Zdenek Stybar.

Cuántos servicios, cuánta mala suerte, cuántas cosas ha pasado el tricampeón del mundo de ciclocross para ganar dos grandes el mismo año.

Stybar es el comodín del equipo en cuyo vientre descansan tres o cuarto favoritos.

Ver correr a Stybar, con esa generosidad, es la clave de bóveda que explica el éxito de su equipo.

 

El danés Magnus Cort suena mucho aunque le falte cruzar la línea de un gran éxito.

No es el primer espada pero si está delante es un Astana de esos que no acostumbra a fallar.

Es sobre el papel una carrera perfecta para él, con un tramo llano entre el último muro y la meta que abre el abanico a gente rápida, pero resistente.

Por que esos casi 260 kilómetros son caldo de cultivo para este danés que parece sacado de un barco del mar del Norte.

SQR – GORE

 

Hace cuatro años la Gante-Wevelgem fue un infierno de viento huracanado en el que emergió la baza flamenca del Movistar Jurgen Roedlandts.

Aunque aquel día ganó Luca Paolini, qué mal acabaría ese mismo año, Roedlands fue un titán en medio del huracán.

Una de esas gestas sordas que merecen ser recordadas tal día como hoy, justo cuando en el belga descansan algunas de las esperanzas de ver a Alejandro Valverde brillar en Flandes.

Cambrils Square Agosto

 

A la espera de Luke Rowe, y ver si es capaz de rodar en una gran clásica como lo hizo de París a Niza.

El galés no es una opción al uso, pero si tiene el día inspirado podría darle profundidad al pequeño palmarés del poderoso Sky en el adoquín.

Si Rowe tiene el día, quizá no gané, pero puede condicionar y dejar favoritos por el camino.

Si los elementos pueden tener el ganador de la Gante-Wevelgem, las piernas de Rowe puede tener también su rol…

Imagen tomada de El Pelotón

¿Y si la Volta hubiera tenido una contrarreloj?

Volta a Catalunya contrarreloj JoanSeguidor

Una buena contrarreloj siempre se echa de menos

El otro día, haciendo un ejercicio de ciclismo ficción nos preguntaron por la suerte de la Volta a Catalunya si hubiera mediado una contrarreloj…

Eduardo Chozas puso en valor las bonificaciones.

Nosotros, la verdad, no nos acordábamos de la última contrarreloj de la Volta a Catalunya.

LDB_Berria 1024×140

 

Y lo hemos mirado.

La última fue hace nueve años, en Lloret de Mar, una suerte de prólogo de tres kilómetros y pico que ganó un alemán llamado Paul Voss, sucediendo al noruego Thor Hushovd.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

En 2007 hubo una cronoescalada a Arcalís que ganó Denis Menchov.

Fueron unos 17 kilómetros.

Un año antes Fabian Cancellara había volado sobre los doce kilómetros de test individual en Salou.

Pirinexus 300×250

 

Tas este raro ejercicio de hemeroteca, volvemos al presente y seguimos con la pegunta:

¿Qué hubiera pasado en la Volta de haberse celebrado una contrarreloj?

A nuestro juicio que la carrera hubiera subido exponencialmente.

Sobretodo en el «coitus interruptus» de Vallter 2000, donde las necesidades de sacar el mayor tiempo posible hizo que el marcaje arruinara otro desenlace.

Etape 400×400

 

Por que en este ciclismo moderno, lleno de cuestas, montañas y encerronas, una contrarreloj pone presión, sitúa la gente al límite.

Como cuando Jungels volaba sin nada que temer, pero sin fortuna, hacia Harelbeke.

Si Nairo sabe que tiene una contrarreloj que afrontar, por pequeña que fuera, diez, quince kilómetros nada más, quizá ni hubiera esperando que Bernal fiera primero, quizá hubiera dejado ir a alguno para meter a Bernal en presión, cuando fueron cazados por los de atrás…

Quizá… 

 

Son conjeturas, lo sabemos, pero toda buena carrera, del mejor nivel debería tener una contrarreloj por prescripción.

El último test cronometrado de la Volta, no obstante, fue por equipos, alrededor del lago de Banyoles, y vaya la que se lió.

Pero eso fue hace dos años y más que enrabietar a Valverde poco más influyó sobre la general.

 

Si miramos la París-Niza, Egan Bernal hizo el hueco sobre los rivales en la contrarreloj.

Nairo tuvo que jugar a todo o nada en la jornada final por las montañas que arrinconan Niza contra el Mediterráneo.

En la Tirreno, la clave la manejó Primoz Roglic en el tradicional epílogo de Sant Benedetto.

SQR – GORE

 

Son dos muestras recientes y tangibles del bien que le hace una contrarreloj a una carrera.

Otro recuerdo, el Giro 2017 y cómo Dumoulin puso toda la presión sobre los rivales en la crono larga.

Cambrils Square Agosto

 

Entendemos, por eso, que en la Volta quizá no resulte tan sencillo su montaje.

Por lo que sea, pues los antecedentes ya los hemos visto.

No sé si es montaje, logística… el huevo o la gallina, si los municipios ponen pegas y no quieren cortar calles, si la televisión no resulta en audiencia.

Conoce Guadarrama y las historias que cuentan de ella

No sabemos qué, pero quitar las cronos del recorrido es desequilibrar la balanza, hacer menos justo este deporte.

Y al final, nos gusta ver en el podio aquellos que pasaron por todos los estadios, desde los más inoportunos a los favorables.

Es por pura justicia deportiva y anhelo de ver el mejor ciclismo posible.

 

Niccolo Bonifazio: lo que pasa en la carretera, se queda en la carretera

Nicolo Bonifazio Cipressa JoanSeguidor

Los imitadores de Bonifazio se la juegan en el descenso de la Cipressa

Hace una semana, cuando pelotón iba toda velocidad hacia San Remo, Niccolo Bonifazio nos obsequió con una de las imágenes de la carrera.

La trazada en una curva de derechas que el italiano realizó asombró a la concurrencia.

LDB_Berria 1024×140

 

Una forma de bajar temeraria que da la medida de cómo afrontan los profesionales cada tramo de su oficio.

Jugársela en cualquier esquina y salir indemne porque la virgen les cobija en cada recoveco.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

A raíz de su descenso y su trazada de moto GP se ve que algunos quisieron imitarle…

Pirinexus 300×250

 

La historia nos recuerda aquello que nos decían en los programas de televisión hace unos años: «Esto no lo hagan en casa».

Aunque parezca asombroso, ahí estamos, a ese nivel, trazando en la Cipressa cual Bonifazio cualquiera pero con tráfico abierto.

Lo que hacen los pros, queda entre los pros.

Al menos así debería ser.

Etape 400×400

 

 

A veces el ciclista medio debería replantearse qué pretende cuando sale a la carretera, qué quiere, qué le motiva,

Mantenerse en forma, llevar una vida saludable, disfrutar la salida y la amistad que se general, prepararse para ganar la carrera de su pueblo.

Experiencias en la Ciclobrava

Que un pro tenga que poner en su muro de Facebook, es irrisorio.

 

SQR – GORE

 

Bonifazio apuraba sus opciones de irse en fuga y poco más, porque a esas alturas de carrera ya sabemos lo complicado que resulta ir más allá.

¿Qué pretenden los imitadores de Bonifazio?

¿Acaso partirse la cara entre coches circulando?

Si en la costa de Liguria hubo algún día alguien que le tuviera tirria a los ciclistas, ahora con más motivo.

La semana después de tener toda su zona cortada por una carrera tiene locos bajando al filo.

Cambrils Square Agosto

 

Al final en los subtítulos de Flandes, Roubaix, Tour… tendrán que rogar al televidente que no lo pruebe, que no lo intente, que está viendo profesionales, y eso en casa no se hace.

Tanto pedir responsabilidad a los demás, cuando el legado de la conciencia debería empezar por uno mismo.

 

E3 Harelbeke: Zdenek Stybar hace buenas las teorías del Deceuninck

Zdenek Stybar Het Nieuwsblad JoanSeguidor

La teoría de grupo del Deceuninck no se acuerda de Tom Boonen

El otro día divagamos sobre la suerte del Trek sin Fabian Cancellara.

Y no era gratuito, porque un equipo que se deja un buen presupuesto en clásicas y buenos especialistas, no logra una «major» desde que Fabian Cancellara se impusiera en aquel magnifico sprint en Flandes a Vanmarcke y Van Avermaet.

LDB_Berria 1024×140

 

La suerte del Deceuninck, el equipo histórico de Tom Boonen, ha ido por otro lado

No fueron pocas las veces que nos preguntamos cuán alargada sería la sombra de Tom, una vez colgara la bicicleta, pero tampoco fueron pocas las ocasiones que dijimos que el equipo de Lefevere correría mucho mejor sin Boonen.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

No hace tanto los azules se fueron de vacío de la primavera.

Y creo que el tiempo nos ha dado la razón.

El Deceuninck cuenta las mejores clásicas de lo que llevamos de temporada por éxitos.

No sólo eso, si miramos, veremos que además son tantos éxitos como corredores que los suscriben: desde la Cadel Evans de Viviani a la Strade de Alaphilippe, cuando no su San RemoMilán-San Remo: Julian Alaphilippe, ese corredor que todo lo puede

Sumadle la Het Nieuwsblad de Stybar, también Harelbeke, la Kuurne de Jungels y Le Samyn de Senechal.

Pirinexus 300×250

 

Esta maravilla estadística del sucesor del Quick Step se asienta en el liderato coral y un trabajo en equipo que rara vez se ve tantas veces ejecutado en la carretera.

Hay capos, sí, pero también muchos ciclistas marcados para tener, un día determinado, su oportunidad, y eso les tiene a todos a tope.

Etape 400×400

 

Antes de entrar en el Herelbeke de Stybar, queremos centrarnos en dos corredores que ya no son ni promesas ni exóticos en los primeros puestos.

Porque tanto Bob Jungels como Julian Alaphilippe son el paradigma del éxito en el trabajo del Deceuninck con sus primeros espadas.

Ambos son los vigentes ganadores de las clásicas de las Ardenas, Flecha y Lieja, y ambos han ganado sobre adoquín y tierra este año.

 

¿Qué está pasando en el Deceuninck?

Pues que no se les pone nada por delante y están resolviendo a placer todas y cada una de las situaciones que se les plantea porque corren si corsés, sin ese plomo que era tener que mirar siempre atrás por si venía Tom, por si guardaba opciones para ganar.

Recordamos aquella Het Nieuwsblad en la que Stannard se bastó para ganar a tres Quick Step, y vemos esto para comprobar que han aprendido la lección y sacado lo mejor de aquellas experiencias.

 

Experiencias amargas, sólo cabía ver la cara de Terpstra y Boonen en el podio con el inglés en medio.

SQR – GORE

 

Harelbeke es una de esas joyas del calendario

Le dicen un pequeño Tour de Flandes, como a otras, pero es que se corre, ya, en el cogollo de la primavera flamenca.

Bob Jungels le ha dado una vuelta de tuerca y Zdenek Stybar lo ha rematado

Una estrategia perfecta que provee la victoria que empezamos a dar por descontada.

Una victoria en dos tramos, con sendas rúbricas.

Bob Jungels poniendo todo al límite, obligando a sacar lo mejor de Greg Van Avermaet y Zdenek Stybar rematando su posición privilegiada.

Al checo no le dio el aire al final y eso fue decisivo en el sprint definitivo.

Los últimos cuarenta kilómetros de Harelbeke son para enmarcar

Un compendio de emociones e imágenes que por mucho que veamos cada año, nos llenan como el primer día.

Y una exhibición de recursos por parte de los azules cuyos extremos van, insistimos, de Alaphilippe a Jungels.

Todos los demás quedan en medio,

Cambrils Square Agosto

 

Julian Alaphilippe es el corredor franquicia del pelotón mundial. 

No sé si un día se centrará en una grande, creo que no haría bien, porque por el camino el ciclismo se perdería un corredorazo que regala momentos de ciclismo de nivel.

Es fino, con clase y certero.

Caja Rural, el maillot que recoge más de treinta años de ciclismo 

Bob Jungels por su parte es una fuerza bruta metido a ciclista. 

Recuerdo aquel Giro que llevó al límite a Andrey Amador durante kilómetros y kilómetros.

Su cilindrada no le da para tres semanas, pero sí para trepadas como las de Lieja o Kuurne o para cerrar huecos en medio de abanicos con la carrera enloquecida.

Pensamos que Harelbeke iba a ser de Jungels, le sobraron siete kilómetros.

Los dos son puntas de lanza, sí, pero también, grupo y equipo: líderes cuando se les reclama pero compañeros que saben guardar las espaldas.

Con esa filosofía, el Deceuninck lleva pero que muy bien la ausencia de Tom Boonen.

Imagen: © Tim De Waele / Getty Images

Dylan Groenewegen como el velocista más rápido del mundo

Dylan Groenewegen JoanSeguidor

La victoria de Goenewegen en De Panne es de esas que marcan terreno

LDB_Berria 1024×140

 

El miércoles en las sinuosas calles de la ciudad costera de De Panne, en Bélgica, pudimos presenciar una vez más, uno de esos sprints que te regala el ciclismo de vez en cuando, un sprint que mirarías cien veces y en las que quedarías cien veces maravillado.

Pero recapitulemos un poco, ayer se disputaba entre Brujas y De Panne la carrera Driedaagse Brugge-De Panne, carrera que se estrenaba en el circuito World Tour, pero ampliamente conocida por cualquier aficionado del ciclismo que se precie.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Una carrera con solera, creada en 1977 y que desde el año pasado, en el que cambió su formato, ha pasado de disputarse durante 3 días y 4 etapas, a convertirse en una clásica flamenca de un solo día y que el año pasado se resolvió al sprint con una gran actuación de Elia Viviani.

Pirinexus 300×250

 

Como si de un espejismo se tratara, la carrera llegó a De Panne con un pelotón que se había cortada unos kilómetros antes pero en el que aun había un grupo numeroso en el que estaban todos los favoritos.

Los trenes de los sprinters se disputaban la cabeza del grupo hasta que a falta de un kilómetro apareció Michael Morkov para poner orden y lanzar a Elia Viviani en la mejor posición posible.

Cuando todo parecía indicar que se repetiría el resultado de 2018, apareció una figura con el buzo del Team Jumbo Visma para reventar el sprint  con una fuerza y una potencia descomunal para adjudicarse la victoria, permitiéndose alzar los brazos y dejar de dar pedales varios metros antes de cruzar la línea de meta. Esta figura no era otra que la de Dylan Groenewegen, que como un obús rebasó al italiano y a Fernando Gaviria con un fantástico sprint que dejó a todos boquiabiertos.

Etape 400×400

 

Groenwegen ganó muy sobrado a Viviani y Gaviria

La victoria del holandés no es ninguna casualidad, ya hemos visto de lo que es capaz en París-Niza, donde consiguió dos etapas, con grandes resultados en el Tour de 2018 con doblete de etapas y en muchas otras carreras donde no ha tenido rival alguno en la volata final.

 

 

El final de De Panne nos dejó una clara muestra del cambio generacional que están experimentando los sprinters, los Kittel, Cavendish y Greipel han dejado paso a los Gaviria, Viviani y Groenewegen, que empiezan aquí sus batallas y que deberán rubricar en julio en la Grand Boucle.

Dos recorridos, Colmenar Viejo: Puertos de Guadarrama

 

Si de algo estamos absolutamente seguros es que Groenewegen es uno de los mejores sprinters del pelotón mundial actual, el más rápido quizás en finales llanos y un claro favorito para la Gante-Wevelgem de domingo, en la que si se llega al sprint como es costumbre, tendrá muchas papeletas para alzarse con la victoria.

Sus opciones pasarán por no llegar demasiado fatigado después de 250 kilómetros de carrera, ya vimos que la Milán-San Remo y sus casi 300 kilómetros se le atragantó, y para que su equipo seque cualquier opción de escapada de gente como Van Avermaet, Sagan, los Deceuninck o Naessen.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

 

El cambio de ciclo para los sprinters ha llegado y el nombre de Groenewegen será protagonista en muchos finales.

Por Robert Brugé Casadevall

Imagen: @WielerFlits