El Suunto 9 retrata salidas memorables

Suunto reloj GPS

Suunto 9, el mejor testigo de marchas para no olvidar

En nuestra experiencia por el Giro E, la versión de bicicleta eléctrica del Giro, la aportación de nuestro Suunto 9 resulto lo útil que se espera de ese compañero fiel que nunca te falla.

Cuando afrontamos las tres jornadas por el valle de Aosta y el Lago de Como, al igual que La Mussara, unos días antes, queríamos un retrato fiel de un esfuerzo que por esos parajes que suenan a regalo caído del cielo

Tener toda la información de esos días por el Giro, igual que en una de las marchas más importantes de este lado delos Pirineos.

Nuestro Suunto era uno de los recuerdos que pretendíamos guardar: poder saber o mejor comparar nuestras medias de la marcha o las pendientes ascendidas.

Hablamos de la base del Lago Serrú, la cima de Courmayeur y la subida Sormano y Ghisallo, las cimas de La Mussara quedaron en nuestro Suunto 9 y hoy disfrutamos de esos días leyendo números e interpretando datos.

Una batería fiable

Así no tuvimos que preocuparnos por la recarga de nuestro reloj GPS, conscientes que la nueva generación de Suunto garantizaba una autonomía de más de cuatro días de uso en etapas de menos de 150km.

Sólo con optimizar los consumos de datos, podíamos olvidarnos de depender del cable o cargador del reloj.

SUUNTO Reloj GPS, Muestra de cuanto le queda a la batería del reloj GPS

La sincronización y conexión satélite del reloj GPS

La conexión de nuestro Suunto 9, como buen reloj GPS, durante las diferentes etapas en el Giro E no nos deparó mayor sorpresa, funcionó como estaba previsto.

Rápido y cómodo son dos adjetivos que definen la experiencia, a pesar de estar en muchos momentos sin cobertura móvil, por el trazado de montaña.

Aunque el reloj estuviese apagado, en menos de 10 segundos, volvía a estar operativo de nuevo y con la señal de GPS establecida.

Durante la etapa, pudimos comprobar los trazados en el mismo momento, el Suunto 9 ofrece esa posibilidad, bien sea desde sus aplicaciones móviles o desde el mismo reloj GPS.

Una de las condiciones de correr en el Giro E consistía en tener un exhaustivo control de la velocidad media. Venía establecido desde la organización y condicionaba bastante.

Pudimos comprobar que la labor de refresco de datos del Suunto 9 era fiable.

Suunto, un reloj GPS con versatilidad deportiva

Antes de la experiencia italiana, ya habíamos comprobado que este reloj está preparado para múltiples disciplinas.

Bicicleta, sí, pero también correr a pie, nadar, trails…

Los datos que podemos sacar después de una salida en bici pueden tener múltiples lecturas, pero al mismo tiempo sirven para comprobar rutas y alimentar aplicaciones con la creación de esos «mapas de calor» que nos sitúan donde hemos estado a modo de historia.

APP para compartir los datos del SUUNTO con el resto de comunidades ONLINE

La sincronización de Suunto con el mundo

Desde la aplicación de Suunto podemos ver todos los registros, podemos hacer de todo con estos datos desde:

  • Guardar la ruta para su posterior uso
  • Crear un ruta con los datos y exportarla a otras plataformas
  • Utilizar los datos para compartir con otras apps adicionales y crear videos

En este último apartado queremos hacer una revisión de alguna de app mejores para compartir nuestros mejores momentos en bici y claro empezamos por Suunto y Strava, o lo que es lo mismo la unión perfecta

El uso del GPS, para el uso deportivo no es novedad y tanto Strava como Suunto lo saben por eso la alianza está servida.

La gran comunidad de esta plataforma sirve de altavoz de innumerable deportistas, profesionales o agrupaciones que ponen sus datos al servicio de esta plataforma.

Poner negro sobre blanco nuestro resultado nos sitúa respecto a esos ídolos que nos erizan el bello viendo la televisión.

Strava y creación de datos, el Big Data deportivo

Strava permite además de obtener una radiografía amplificada del ejercicio, amplía datos y los muestra en su red social, más allá del uso meramente deportivo, consigue transformar cada ejercicio que sincronizamos con nuestro reloj GPS en un acontecimiento social.

Tus datos de Suunto en 3D co trazados en relieve de la marcha en bicicleta e imágenes de los mejores momentos.

Es la generación de recuerdos imborrables.

Una de las últimas aplicaciones que usamos para ver nuestras rutas en bici es la de RELIVE, una plataforma que no sólo junta los datos obtenidos a través del Suunto, sino que además usa el GPS.

Para ubicar tus fotografías realizadas en esa ruta y las coloca en un mapa 3D, obteniendo un video que junta la altimetría, las fotos y el trazado de la salida.

Un ejemplo de una de la rutas realizadas con el reloj Suunto 9 fue el recorrido que completamos por los alrededores del lago italiano de Como.

Ahí tenemos datos tan singulares como…

  • El punto del recorrido donde hemos corrido más
  • El lugar más alto de la salida
  • Las fotos realizadas durante la salida

Después de cualquier ruta con el Suunto 9 ya no es necesaria la descarga de datos, una vez guardas la flaca, entrando por la puerta de casa, el reloj se sincronizará automáticamente con el móvil, volcando datos y poniendo en marcha todas las apps que se mueven alrededor de nuestro reloj.

La sincronización es uno de los aspectos más trabajados por Suunto tal y como otras veces ya hemos escrito.

En el caso del Suunto 9 podemos decir que la experiencia memorable queda en la memoria, para nuestro deleite y recuerdo cuando queramos.

Sacando un historial de nuestras salidas que sirve para sacar las mejores conclusiones para mejorar el rendimiento.

Las carreras sucias del Education First

Education First Dirty Races JoanSeguidor

Las carreras sucias del Education First ponen pros en terrenos insólitos

Ciclismo de visión periférica, 360 grados y 365 días, tantos ciclistas como terrenos como pisar, el Education First abrió a inicio del año una opción que ahora no sólo toma forma, se materializa.

El equipo fucsia se deja ver también en carreras sucias, dirty races, eventos extremos, raros, en las antípodas de la carretera que abren mercado y hacen más rentable cualquier inversión en un equipo del World Tour.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Al inicio de año, el Education First anunció un calendario alternativo para sus corredores, más allá del World Tour y su circo.

Una ristra de carreras que incluía gravel, las carreras sucias «dirty races» pero también criteriums y otros bolos que en el mercado anglosajón hacen fortuna.

Un poco al estilo de Iván García Cortina en el Red Hook, esa fórmula de carrera que curiosamente lo pasa mal con toda la expectación que levanta en cada que pisa.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Esta última semana Lachlan Morton cruzó la gran isla de sur a norte en bicicleta en la GBDURO

Fue el más rápido en cumplimentar el recorrido, unos 2000 kilómetros en una semana.

Se dejó en el camino unas 104 horas de bicicleta por todo tipo de terreno, obviamente gravel también, esa superficie de la que todos huían y ahora todos quieren probar.

¿Qué pro no ha hecho gravel alguna vez?

Ni que sea en un Giro, en una cima del Tour, o en una jornada cualquiera de la Itzulia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La moda sea o no pasajera está y es una fórmula que en su día nos cuestionamos pero que sigue su camino.

Si meter ciclistas en carreras sucias es innovar, el Education First lo está haciendo, pero qué muy bien

Monta tu Belador Aero Hybrid by Berria a tu gusto

Abre el mercado a otros sectores y da sonoridad local por donde pasan estas carreras.

La suma de todo es rentable, pues este tipo de pruebas no implican un grupo de siete ciclistas más toda pléyade de masajistas, mecánicos y técnicos que deben estar en una carrera del World Tour.

 

Una acción que no sólo promueve Education First, también Rapha, una firma culpable de muchas de las cosas que este ciclismo del siglo XXI nos está deparando.

 

SQR – GORE

 

En un mercado que a veces no da más de sí, en el que ser original es una quimera, lograr serlo, al menos algo, es un golpe de doble efecto.

En el Education First lo que vemos en carreras como Flandes, con el equipo corriendo como uno solo, se traslada a otros ámbitos del equipo.

Lachlan Morton put in another 200+ kilometer day at The Racing Collective's #GBDURO19 Thursday. It was enough for him…

Publicada por EF Pro Cycling en Jueves, 27 de junio de 2019

Aquello de pedir ayuda a un mecenas a cambio de poco o nada pasó a la historia

Hay que dar más, a veces mucho más, y este plan de carreras sucias, que no es la primera que hacen, forma parte del éxito de un patrocinio y de la decisión de prorrogar o no el contrato con un equipo.

 

Ser favorito al Tour es una losa

Tour Romain Bardet JoanSeguidor

Que L´ Équipe señale a Bardet y Pinot como favoritos top al Tour es una responsabilidad que no podemos imaginar

A una semana del Tour, las quinielas echan humo, la gente saca nombres y algunos brillo a sus preferencias.

El ciclismo, este ciclismo que conocemos y nos tiene atentos, tiene poco de deporte y mucho de espectáculo, personas llevadas al extremo en todos los aspectos, desde el físico al mental en un insalubre esfuerzo de tres semanas por el hexágono francés, sometidos al escrutinio de millones de aficionados que hablamos de ellos como si fueran de la familia.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

SQR – Cerdanya Cycle

 

Pero no, son personas que sienten y padecen y conviven con la responsabilidad de cumplir con las ilusiones y deseos de toda la ristra de los no pocos aficionados que les siguen y veneran.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y así ocurre que, a la dificultad del recorrido, los rivales, las caídas, la tensión y esas cosas que dibujan un deporte de alta competición, se suma la presión del entorno.

Esta semana que hemos hablado de Romain Bardet y Thibaut Pinot por separado, de la suerte que les deseamos en la carrera de su casa, curiosamente L´ Équipe les abrió “l´ une”, la portada del diario más prestigioso del deporte, diciéndoles que esto es un “ahora o nunca” para las dos esperanzas locales.

Que el diario del organizador les dedique esta portada, que les conmine y recuerde que sin Dumolin ni Froome optan a ganar el Tour, todo un Tour, 35 años después de Bernard Hinault es una losa sobre la espalda de los dos mejores ciclistas franceses de la actualidad.

Somos muy dados a colgar carteles, forma parte del deporte.

Así sienta una jornada de ciclismo por La Cerdanya

La portada de L´ Equipe nos trajo a la memoria otras que se han hecho en este lado de los Pirineos y que nos consta de primera mano que aún escuecen.

 

 

Año 1997, cuando Miguel Indurain colgó la bicicleta, el diario Marca ya marcó a Abraham Olano como sucesor.

En las previas del Tour de aquel año, que ganara Jan Ullrich, TVE abría la publicidad con Abraham Olano como gran favorito.

Aquella presión acabó por ahogar la progresión de uno de los mejores ciclistas que ha tenido España y le estigmatizó porque no pudo igualar a Indurain, cuando aún hoy, nadie lo ha logrado, ni antes del navarro nadie había conseguido.

SQR – GORE

 

Es imposible que Bardet y Pinot no hayan leído esa portada

De hecho este año es el de la vuelta de Pinot al Tour, tras haber hecho fortuna en Italia, principalmente, granjeando el cariño del público con una forma de correr que gusta y atrae, en la que ganarás o no, pero al menos das lo que tienes y no hay reproches.

Lo dijimos el otro día, cuando hablamos de Nairo, no se puede criticar a un corredor por no ganar el Tour, porque sólo gana uno, por eso cuando nos calentamos la boca en los días previos a la gran carrera, no podemos menos que pensar que esta gente lee lo que se dice de ellos y le afecta, por muy pros y aislados que parezcan.

Ahí dentro late un corazoncito.

La Cerdanya Cycle Tour: cinco sitios para enmarcar

Cerdanya Cycle Tour principal JoanSeguidor

La Cerdanya Cycle Tour os guarda secretos en medio de un tesoro de paisaje

Si no conoces la comarca de La Cerdanya, tienes pendiente una zona excepcional para rodar con la bici.

Una de las oportunidades más próximas que se otean en el horizonte para hacerlo acompañado de otros apasionados del ciclismo es el próximo 21 de julio, cuando se celebra la cuarta edición de la marcha cicloturista La Cerdanya Cycle Tour.

Cedanya Cycle Tour ciclistas JoanSeguidor

Es un territorio incomparable, con carreteras tan bellas como poco transitadas, entre bosques, y fuera de los grandes ejes viarios.

La marcha propone tres distancias, 86, 141 y 182 km, para que cada uno encuentre la opción a su medida. Si piensas en apuntarte, las inscripciones están disponibles hasta el próximo día 16 de julio, así podrás disfrutar, como mínimo, de estos cinco momento mágicos que te destacamos.

Estás a un paso de inscribirte a la Cerdanya Cycle Tour

Uno: Paso por Font-Romeu

Es la única subida que comparten los tres recorridos, la del Col d’Egat hasta Font-Romeu (1.840 m), en plenos Pirineos Orientales en el Languedoc-Rosellón.

Es una zona que siempre disfruta de un ambiente y animación que motivan y dan energía a los participantes para los retos que aún restan en la matinal.

Dos: La ascensión al Coll de la Creu

Lo mágico de una subida es disfrutar también después de la satisfacción de culminar el puerto y de su paisaje.

En este sentido, el Coll de la Creu (700 m de desnivel) es todo un ejemplo.

Una esfuerzo plenamente compensado, y es que tras unos últimos kilómetros duros, la cima premia a los ciclistas con una quietud emocionante y una panorámica que compensa con creces el esfuerzo.

Cedanya Cycle Tour ciclistas JoanSeguidor

Tres: El tránsito por Llo

Otro tramo que vale la pena disfrutar al máximo es el paso por la zona de Llo, también en la zona francesa… famosa por sus baños lúdicos (pero eso otro día).

Ya de vuelta una vez hecho el bucle más extremo, la zona es un constante curveo y un sube-baja que permite pasar kilómetros sin darse cuenta y agradeciendo cada pedalada que das en esas carreteras.

Cuatro: El descenso de la Collada

Es un reto que solo los más experimentados podrán afrontar.

Mezcla la satisfacción de sentir la meta cerca tras un buen puñado de kilómetros con la majestuosidad de tener ante sí nada más y nada menos que 20 kilómetros de descenso de la Collada de Tosses hasta Alp.

Las vistas de toda la comarca de La Cerdanya son un broche de oro a la ruta endurance de la Cycle Tour.

Cerdanya Cycle Tour masaje JoanSeguidor

Cinco: El village post-marcha

Porque la recuperación también cuenta, en la zona de meta espera el masaje disponible para todos los participantes de manera gratuita, las duchas del pabellón polideportivo de Alp y, como no, la butifarrada final al aire libre en el village. Momento para comentar la jugada, compartir la experiencia y, seguramente, plantear nuevos retos. Que la rueda no pare de girar.

Tour: ¿Podemos ver un «Horner» de Valverde?

La extremada delgadez Valverde… ¿nos debe preocupar o ilusionar?

Este fin de semana pasado vimos reaparecer a Alejandro tras su lesión, antes del Tour de Francia.

Y lo hemos visto ganando felizmente, como siempre, una etapa y la general de la Ruta de Occitania.

Perdón… ¿hemos dicho felizmente?

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Si es por la victoria, por supuesto, muy contentos por él, por nosotros, sus seguidores y su afición, pero no por su imagen.

Nos referimos a su aspecto, claro está.

Nos preocupa.

Más que nunca.

Creemos que podemos decir, sin temor a equivocarnos, que jamás habíamos visto con este físico al bueno de Alejandro.

¿Por qué?

Los que lo hayáis visto sabéis de lo que estamos hablando.

La sensación que nos ha dejado el contemplar su cara, su cuerpo y sus brazos, ha sido bastante impactante y brutal.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Puede que penséis que exageramos, pero lo hemos visto más delgado que nunca.

Casi esquelético.

Está demasiado flaco y parece que esté al borde de la anorexia.

De verdad que esa es la impresión que nos dio al verlo.

Una delgadez que da miedo sólo con mirarle.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Algunos dirán que está “fino” y “fuerte”.

Lo de fuerte no lo ponemos en duda: ahí está, sigue ganando, esprintando en cuesta y peleándose con chavales 18 años más joven que él, como el propio Iván Sosa (21).

Vamos, como casi siempre.

Decir que está fino ya es otra cosa. Suena a eufemismo.

A ver, que si nos quejábamos del lamentable estado de desnutrición de Froome, y antes del impactante, por desolador, físico de Rasmussen,  ¿por qué nos habríamos de callar ahora al observar en estos momentos a un escuálido Valverde?

 

El murciano está extremadamente delgado y, es más, parece que le hayan caído de golpe encima sus 39 años.

Vemos con inquietud un envejecimiento prematuro en su piel que deja visibles demasiados pliegues.

Está enjuto, un tanto demacrado.

Que su mandíbula ha adquirido una cierta rigidez cadavérica y que incluso ha perdido las bolsas adiposas de Bichat, configurándole ese rostro, como han comentado algunos, de prisionero de campo de concentración alemán nazi.

Una imagen, todo sea dicho de paso, que cada vez se ve más entre los pros, que parecen más bien unos enfermos que unos deportistas sanos.

Algunos opinan, no sin razón, que a los ciclistas se les tendría que pedir un IMC mínimo para dar una apariencia más sana.

¿No os parece?

Podemos pensar que es lo normal en un ciclista que lleva desde los 21 años compitiendo al más alto nivel, media vida pedaleando más de 25 mil kilómetros cada temporada, contra viento y marea, sol, calor, frío, lluvia…

Esto tiene que hacer mella y pasar factura de un modo u otro.

Es lo normal.

Es la vida de un profesional.

Pero lo que no es frecuente es verle este deterioro en prácticamente dos meses.

Somos muchos los que nos preguntamos a qué es debido este cambio, que parece que en lugar de dos meses sin competir haya estado sin comer.

O que se haya vuelto vegano y la pérdida de peso sea explicable.

 

Los hay que se preocupan tanto por él, lógicamente, que le piden que vuelva a comer ya… ¡por favor!

Rezan para que no se haya pasado de la raya, que no se quede sin chispa y aguante bien las tres semanas de competición.

Porque… qué va a ser de él en el Tour, sobre todo en su tercera semana, si llega así, cuando lo normal es llegar con algo de peso al inicio de la carrera para luego ir afinando.

¡Y que no se resfríe!

El Cruz Pivot 2 es un portabicicletas para bola de remolque con diseño moderno y características exclusivas.

Dicen que en abril pesaba unos 65 ó 66 kg, para competir en condiciones en Flandes, y que ahora debe rondar los 59.

Algunos incluso le dan menos peso: hablan de tan sólo 57 kg.

Por lo tanto, puede que haya perdido una horquilla de entre 5 y 9 kg en dos meses.

¿Por qué motivo?

¿De quién es la culpa? ¿De él? ¿Del equipo?

Muchos son los que medio en broma, medio en serio, creen que Valverde esconde un as en la manga.

¿Cómo?

Sí, hombre, que quiere ganar el Tour.

¿Cómo dices?

Pues que quiere hacer un Chris Horner en la gran ronda gala.

SQR – GORE

 

Seguimos sin entenderlo.

Que dice que va a ayudar al equipo y puede que esté pensando en ganar la Grande Boucle.

¿Tiene sentido esto?

Podría tenerlo si, en su afán de mejorar en montaña, se ha adelgazado para volar por encima de los dos mil metros de altitud.

Que además tendría una etapa marcada en rojo en el calendario: la nº 18, Embrun-Valloire, con las ascensiones a Vars, Izoard y Galibier, nada más y nada menos.

Allí donde él quisiera sobrevolar por encima de sus rivales y sentenciar un Tour que, en boca de alguno, sería uno de los mayores escándalos de la historia del ciclismo, por encima de La Vuelta conquistada por Chris Horner con 41 años.

No hacen falta explicar los argumentos de por qué algunos pueden creer esto.

Lo ven anti-natura.

Porque no puede ser verdad y además es imposible.

La lástima es que, seguramente, Valverde no va a ganar.

Estaremos atentos.

 

 

Tour: ¿Por qué no creemos en Nairo Quintana?

Tour- Nairo Quintana JoanSeguidor

Ahora mismo hay cinco tíos mejor posicionados que Nairo Quintana para ganar el Tour

Recta final para el Tour de Francia y la figura de Nairo Quintana asoma por el horizonte.

Figura elegante sobre la bicicleta, hierática, fina, una figura que nos gusta, que no transmite esfuerzo ni gimoteo.

Una figura que de un tiempo a esta parte es triste, como sin alma.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Decir que Nairo Quintana es uno más sería obviar la realidad, es el corredor más querido en su país, aunque crece el desencanto.

Un desencanto que va de la mano de su trayectoria, ajeno totalmente a los premios a los que dijo optar.

Hubo un tiempo que Nairo Quintana lo tuvo todo a favor, atacaba y hacía daño, en cualquier carrera que pisara, que ganó dos grandes, cada una con sus peculiaridades, el tema Stelvio y la bandera roja en el Giro y la Vuelta que Contador le puso en bandeja en Formigal.

Pero no os engañéis, podemos ponerle muchos peros a las dos grandes que lucen en el palmarés de Nairo, pero hay que estar ahí, ser un superclase y aguantar.

Eso lo lleva consigo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

De esta guisa se presenta, otra vez, con el ánimo de ganar el Tour.

Es curioso, en su entorno, en su equipo ya no se habla de #sueñoamarillo, porque aquello se vio, entonces, que le quedaba muy grande.

Ahora se consagra la temporada al objetivo francés, se trabaja con discreción, compitiendo poco con el ánimo de ganar una carrera que ahora mismo no creemos que tenga en su radar.

Los Tours de Nairo, los buenos, aquellos que tuvo en la mano, fueron entre 2013 a 2015

En el primero debutó, pero maravilló, al año siguiente lo dejó estar por el Giro y en 2015 creemos que el objetivo de tener a Valverde en el podio nos dejó con las dudas eternas de ver si era capaz de poner a Froome en más apuros de los que el inglés ya pasó.

Hoy Nairo es un corredor que parece haber vivido sus mejores momentos en aquellas ediciones en las que optaba al maillot blanco.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Al colombiano no le cunde la pedalada ni esa clase que Dios le regaló.

Te proponemos un formato de dos etapas para completar un excepcional recorrido por las montañas de la Costa Daurada 

Todo lo que se pone y se respira sobre Nairo siempre levanta polémica, esa fama se la granjeó él mismo destacando desde hace tiempo.

Cuando si quiera tiene los treinta, parece que Nairo Quintana lleva una eternidad en el profesionalismo y llamando a la puerta del Tour.

Pero éste se le resiste porque que decimos, le entran más rivales por izquierda y derecha y no evoluciona.

 

 

En este Tour no estará Froome, pero sí una buena corte de favoritos de los cuales, a diez días del inicio, cinco suenan más favoritos que él

Sabemos que Richard Carapaz no era el gran favorito del Giro, y acabó ganado, eso es cierto, como también lo es que el ecuatoriano demostró esa convicción que Nairo parece haber dejado por el camino.

Ha pasado de ser noticia por sus victorias, que no son pocas ni malas, a serlo por declaraciones en las que se pone la venda antes de la herida.

Aquel Nairo que se quejó del viento de aquella famosa jornada de Montpellier, hace tres años, famosa porque fue la que Sagan y Froome se fueron por delante, vuelve de forma recurrente.

Es un corredor carente de carisma, entonces pareció que el viento sólo le sopló en contra a él, como que las cronos le perjudican más a él que a nadie, o que tener compañeros fuertes le inquieta porque duda de su lealtad.

SQR – GORE

 

Que Mikel Landa aterrizara en Movistar era posiblemente la esquirla que necesitaba el colombiano para dar el salto adelante, aprovechando que Valverde ya está de retirada en el Tour.

Pero lejos de eso, se queda a medio camino mientras reclama una capitanía que un día creímos que debería tener, pero que el paso de los años le está quitando la razón.

Está claro que el Tour lo gana uno, y que es complicadísimo acceder a ese trono.

No podemos criticar a nadie por no ganar el Tour, porque entonces lo haríamos con el 99,99% del pelotón.

El problema es cuando hablas de un corredor que ha hecho de su codo y el relevo al rival su leyenda reciente, desquiciando rivales -saludos a Yates y Dumoulin, entre muchos otros- y afición, e invitando a cambiar de canal.

Es complicado creer en Nairo para este Tour, todo lo demás sería un acto ciego de fe, incluso sin Froome ni Dumoulin.

Equipo Euskaltel ¿Se cansó Alonso o se inmoló Euskaltel?

Equipo Euskaltel

Dice Rubén Pérez, hombre emblema de Euskaltel, con varios Tours a su espalda y muchos tiros dados que, pase lo que pase, quien siempre sale perdiendo es el ciclista. Tenía una ilusión Egoi Martínez, como cuenta Luis Guinea, de seguir un año más inoculado por la envergadura del proyecto de Fernando Alonso, si bien no descartaba otro posterior.

Las estrellas del Euskaltel van encontrando acomodo en otros equipos. ¿Cómo no lograrlo? Son muy buenos ciclistas a precio que entiendo arreglado a la situación. Otros cuantos tendrán que replantearse sus opciones vitales. Hace un año Euskaltel anunciaba un equipo para cuatro años, ahora camina hacia su desaparición.

También en los recortes de estos días vemos que corredores de Euskaltel no están convencidos de que sus gestores hayan obrado con la necesaria habilidad en las negociaciones.

Cuando Alonso y Euskaltel anunciaron el inicio de acuerdo, yo mismo apunté algunas dificultades en el compromiso. El principal era el ideario de los actores. Fernando Alonso no quería chapa y pintura, en la dirección del equipo vasco aseguraban que el objetivo era mantener el corazón de la tierra.

El exotismo del equipo vasco

Porque ser un equipo que represente una zona de arraigo y pasión es bonito, pero va camino de ser exótico. Ante la ausencia de detalles, la impresión que queda es la defensa a ultranza de los rasgos diferenciales del equipo naranja han sido un impedimento.

Las cunetas del Tour en ese color, la identificación de miles de personas con ese color,… todo invitaba a los responsables a que ese sería el camino ideal para Alonso. Y eso no son conjeturas. En este vídeo lo dicen. Está grabado en las primeras horas después del inicio de acuerdo.

Tenían muy clara la postura de salida y a falta de más explicaciones entendemos que las han defendido.

Y es que una vez más hemos caído en lo fácil. Los comentarios que ha generado la noticia de la ruptura de las negociaciones, que no son pocos, apuntan muchos a cuestiones de ideología y geografía. Bendito país, que todo se reduce a eso, cuando en el fondo es todo mucho más complejo.

Miguel Madariaga la promesa del ciclismo

Ya no hablamos de ser un equipo vasco, español, europeo o panamericano. Hablamos de que las cosas han cambiado para siempre y mentalidades como las de Miguel Madariaga, voluntariosas, e incluso populistas, no tienen sitio entre estructuras como Omega, Sky o BMC.

Esto es otra cosa, lleva tiempo siendo otra cosa. Marcas globales para equipos globales, donde el acento de lo local no es bienvenido. Es triste pero es así. Un chaval debe crecer como ciclista con la conciencia de que puede acabar en cualquier punta del mundo.

La cantera australiana ha sido siempre abundante pero no han tenido un Orica hasta dos años.

En contrapunto a Madariaga, Igor González de Galdeano, en una gestión demasiado global para lo que los tiempos exigían. Bueno, una gestión global, y desacertada, un poco como la estrategia que movió el equipo estas dos últimas temporadas, siempre a contrapié, superado por el momento, nunca delante, siempre persiguiendo.

Y sin embargo todo esto quizá resulte anecdótico frente al verdadero problema, que tiene que ver con identidad, pero no tanto como muchos apuntan. Euskaltel, hace un tiempo y por cuestiones de mercado, ya no es dueña de sí misma. Las decisiones gordas no son tomadas en Euskadi, y allí, desde donde deciden, la marea naranja es una anécdota.

Tour: Si ganara Thibaut Pinot no nos aburriríamos

Strava Lombardia - Thibaut Pinot JoanSeguidor

Un corredor como Thibaut Pinot rara vez se guarda algo

Thibaut Pinot es, como Romain Bardet, un ciclista al que sólo puedes apreciar.

Anárquico en sus formas, eléctrico, parece manejado como una marioneta por su director, Madiot, el mismo que chilla a los corredores como quizá lo hiciera Guimard con él, hace treinta y pico años, ahí sin camiseta, con cigarro y al volante.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Thibaut Pinot parece beber de aquel ciclismo, del mismo que llenaba de franceses las grandes carreras, como avispillas que salían por doquier, antes de la gran depresión de los noventa y primeros años del nuevo siglo.

Es, decimos, un ciclista impredecible, y quizá por eso sea irresistible.

Una suerte de ruleta echada a la carretera que en el Tour no se prodiga desde hace dos años.

Cuando en 2012, Thibaut Pinot burló el control del primer Sky -cómo olvidar el «treno» formado por Porte, Rogers, EBH y Froome para Wiggo- parecía que «la France» ya tenía su baza para ganara el Tour, una baza que el tiempo demostró que tampoco iba a ser posible.

SQR – Cerdanya Cycle

 

A los dos años el francés, siempre en la FDJ, hoy Groupama, pisó finalmente el podio, tras Péraud, por delante de Bardet, en esa edición que algunos machacan que Nibali ganó porque no había concurrencia de nivel.

Pero pisar el podio del Tour, nunca es sencillo y menos cuando eres Thibaut Pinot y Francia pone el peso de favorito número uno sobre tus espaldas.

Un premio sobre el papel, veneno puro sobre este corredor que muchas veces ha admitido encontrarse mejor fuera de los focos, tranquilo, haciendo lo suyo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Y quizá por ello, el Thibaut Pinot que pondrá el pie en Bruselas para disputar el Tour que celebra los 100 años de maillot amarillo sea un corredor mucho más maduro y centrado que el de hace dos años.

No en vano, por el camino ha dejado buenas muestras de lo que es capaz de hacer.

El sublime final de campaña del año pasado, ganando en lugares tan singulares como los Lagos de Covadonga -cima que unió, ahí es nada, a Alpe d´ Huez- y batiéndose airoso con Vincenzo Nibali por Como y sus lagos en Il Lombardia.

Los dos Giros en los que ha tomado parte, casi pisando el podio de uno y acabando en el hospital el otro, porque sencillamente explotó hasta la enfermedad.

 

Ese Pinot, imposible no tener ecos enólogos en ese apellido, es el que queremos en un Tour que le va perfecto, con toda esa montaña, y rivales en teoría no tan fuertes como si estuvieran Froome o Dumoulin.

Pensar en Thibaut Pinot para ganar el Tour de Francia, quizá sea apuntar muy alto, pero la incertidumbre que se respira puede darle opciones.

Opciones de seguir engrosando un palmarés que no será el más extenso, pero que está lleno de perlas…

SQR – GORE

 

… y algunas tan desconocidas como una crono en Romandía, con una participación de lujo con él.

Un dato que revela que hubo un día que quizá quiso conquistar una grande y ¿por qué no el Tour?

Ahora Pinot no es aquel chaval que se angustiaba con las cámaras y los focos, es un corredor maduro, más hecho, con un buen palmarés detrás y razones para estar orgulloso.

Suunto 9 Baro: batería de larga duración y altitud barométrica

Por eso en nuestra quiniela de favoritos ideales, lo tenemos bastante arriba…