2020 ¿Un año perdido para Alejandro Valverde?

Al igual que hace 10 años, los años acabados en cero son sinónimo de incertidumbre para Valverde

El incombustible Alejandro Valverde parece que va a tener que aplazar un año, al menos, su fecha de retirada.

Una decisión que quizá no le quepa sólo a él, pero que a la vista del cariz que toma el año, va por ese derrotero.

El año 2020, surja lo que surja a final de campaña, parece que va a ser un año perdido para el ciclismo, para los ciclistas y eso arrastra la decisión de todo para  Alejandro Valverde un año más allá.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

El año ciclista, como en todas las vertientes, se ha envenenado para todos, pero la influencia sobre unos u otros no será la misma. 

Alejandro Valverde tenía bien marcada la hoja de ruta con los Juegos Olímpicos en lo alto.

Estos han pasado al año que viene, lo que implica alargar todo, otro otoño, otro invierno, otro año…

Un otoño que además no será normal, porque para el murciano le vienen tres meses a full, de agosto a noviembre con Tour y Vuelta más otras citas por medio.

Una caña en la que el poder de recuperación va a ser la clave.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Y no sólo eso, ¿dónde se harán finalmente los mundiales? por que la cita suiza se diluye al tiempo que los países árabes ganan peso, un peso que va en contra de los intereses de Alejandro Valverde.

Todo aderezado con la incertidumbre total del momento, porque decir que se va a correr seguro todo lo que se ha programado es de un optimismo que roza la ingenuidad.

Valverde, también multado como Gilbert por salir en bici, puede alargar esto sí, pero no eternamente, si 2020 fuera un año perdido, al final, no computaría en desgaste físico, pero cabrá que ver lo mental como se resuelve, porque según se está poniendo la campaña, quien maneje mejor los tiempos de coco puede ser el que se lleve el gato al agua.

Diez años después, entonces le vino la sanción que le tuvo fuera de la competición la mitad de 2010 y 2011 entero, a Valverde le toca gestionar de nuevo la incertidumbre.

Hoy a diferencia hace una década, convive con la sensación de que no le queda nada por demostrar, pero esa esquirla de necesidad por la competición siempre vuelve puntual a su cita…

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.