Los casinos en línea: una actividad de relajación y diversión

Las personas buscan actividades recreativas que sean divertidas, y que puedan realizar en sus tiempos libres, como método para relajarse después de un día duro de trabajo o entrenamiento. Gracias a los avances tecnológicos que crearon conexiones a internet y dispositivos móviles, hoy en día pueden realizar todo tipo de tareas con la mayor comodidad posible.

Dentro de estas actividades de formato en línea, los casinos ha tomando un grado de protagonismo muy importante. Con las bases del juego tradicional, han logrado captar la atención de los usuarios bajo las nuevas costumbres, es decir, el juego desde el hogar, sin límites de horarios.

El mercado de sitios web de casinos online fue aumentando en el último tiempo. Es mas, los expertos determinaron que durante los próximos años, el crecimiento seguirá en alza y de manera sostenida. Por esa razón, los usuarios tienen distintas opciones al alcance de las manos. Una de las mejores alternativas es Betway tragamonedas en línea, una plataforma muy prestigiosa y completa. Se caracteriza por su abundante oferta de juegos y el trato con sus jugadores.

Los juegos principales del casino online

Los juegos son la materia prima de un casino. Para garantizar su éxito, es necesario brindar una oferta contundente y variada de alternativas, que permite cumplir dos funciones principales. La primera de ellas, la atracción de todo tipo de usuarios, sin importar sus gustos. Cuantos más juegos haya, más interesante resultara para el público el sitio. Por otra parte, permite una diversión constante, sin caer en una rutina y el aburrimiento.

Hay un juego principal en Betway, que se destaca sobre el resto. Se trata de las tragamonedas, también conocidas como slots. Es un juego de las más tradicionales, en el que existe un símbolo ganador, que debe repetirse en reiteradas ocasiones en una línea de pago y en el mismo giro para ganar.

Sin embargo, el software permite agregar más condimentos al juego. Por un lado, una enorme variedad en estilos y temáticas, como paisajes exóticos, películas y series famosas, culturas antiguas, entre otras. Cada uno de los juegos tiene sus propias músicas, sonidos y gráficos, lo que permite una experiencia audiovisual muy completa. 

También hay una mayor variedad en cuanto a reglas básicas de juego. Por ejemplo, hay tragamonedas con líneas de pago que no son lineales, o que tienen mayor o menor numero de filas y carretes. En total, Betway ofrece más de 200 tragamonedas diferentes para el deleite de sus jugadores.

La oferta de juegos no concluye allí, sino todo lo contrario. Los jugadores pueden disfrutar de la ruleta en sus variedades, juegos de cartas como póker y blackjack, juegos de dados, loterías, juegos progresivos, entre otros.

Las ventajas para los usuarios nuevos

Para comenzar a jugar, solo es necesario crear una cuenta en la página. El proceso consiste en rellenar un formulario de información personal –con datos verídicos- y seleccionar un nombre de usuario más la contraseña.

Cada uno de los jugadores nuevos tiene la opción de recibir un bono de bienvenida. Este consiste en bonificaciones sobre los cuatro primeros depósitos que realicen. En Betway, cada usuario nuevo, puede obtener hasta $1200 y 50 giros gratis de regalo.

Primoz Roglic es el primo que siempre sale perfecto en la foto

Primoz Roglic campeon eslovenia JoanSeguidor

Primoz Roglic tiene la costumbre de estar siempre delante

Ya tenemos el ciclismo en directo de vuelta, viene desde Eslovenia, y lo que es una batalla doméstica se ha convertido de dominio internacional: el duelo entre Primoz Roglic y Tadeg Pogacar.

El buen momento del ciclismo esloveno se ve en ese podio que completa Mohoric, tres corredores en el cajón, los tres del World Tour, corredores top, ahí hay presente y futuro, pero también pasado, bagaje que queda en el recuerdo y en el palmarés.

 

Por que los tres ya llevan tralla en el cuerpo, sin importar edad ni tiempo en el ciclismo.

Primoz Roglic por ejemplo, es como ese primo que sale perfecto en las fotos, y no sólo eso, es que siempre sale

Y así el martillo del Jumbo, que cada día que pasa nos recuerda a la contundencia de un tal Tony Rominger, vestirá las galas eslovenas en su asalto al Tour.

Por que decidme, ¿en cuántas de las carreras en las que toma parte Roglic pasa como si tal cosa?

Cruz 400×100 Banner Landing

 

La sucesión de victorias por donde pasa es una constante en Roglic, una circunstancia que, si no siempre se salda con el primero puesto, siempre andará cerca del mismo.

Y eso es una realidad complicada de encontrar en el ciclismo que mide esfuerzos, si nos apuráis Nairo y Bernal, el año pasado, se pondrían a ese nivel.

De esta guisa, dejó sentado a todo un Pogacar en esa subida final, con un cambio de ritmo de esos que no es tan sencillo verle ejecutar.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Dice Roglic que no está en su mejor estado de forma.

Ganó el campeonato doméstico con unos números dentro de lo normal para esta gente.

Para el Tour de Francia que debería haber empezado este sábado lo hará dentro de dos meses, hay dos meses de larga espera, pero que Roglic no olvide que salir siempre en la foto, guapo y cuadrado, tiene costes.

El año pasado llegó tan bien, tan fuerte al Giro que acabó arrastrando ese trasero por una semana final en la que Landa casi le saca del podio.

Empezó la campaña ganando UAE Tour, le sumó Tirreno y arrasó Romandía…

¿Resultado?

El Giro se le hizo eterno y tuvo que esperar, como Simon Yates, a la reválida de la Vuelta. 

Roglic ya sabe que será campeón de ley para el Tour, a la espera de ver qué otros nacionales se acaban celebrando, eso ya lo lleva, medir esa forma es ahora su reto.

Imagen: Jumbo Visma

 

Gore 400×100 MArzo2020

El fichaje de Chris Froome: ¿Es una mala inversión?

Team Ineos Chris Froome JoanSeguidor

En el fichaje de Froome por el Israel no sólo jugaría lo deportivo

Aunque hubo unos días que el futuro de Chris Froome no era un asunto de titulares, el interés del Israel Start-Up Nation ha vuelto a poner el inglés en el foco.

Un fichaje que de completarse ya quitaría hierro a la tensión en la cúpula del Ineos para el Tour y que como leemos pocos podrían permitirse.

 

Y entre ellos está el capo del Israel, el mismo que se hizo con la licencia del Katusha, un equipo que el año pasado fue anónimo, Politt fue lo único reseñable, y que ahora parece apuntar a Froome.

Alrededor de esta hipotética operación, habla Patrick Lefevere, el capo de Deceuninck, quien da un rodeo argumental para acabar diciendo que, ahora mismo, Chris Froome no sería un buen negocio.

En resumidas cuentas, dos cosas pesan en las declaraciones de Lefevere, con 34 años Froome no parece el mejor situado para ganar el Tour y su agente es su esposa.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Y aquí es donde la historia se torna interesante, por apuntar directamente al pasado y a nombres españoles.

Tener un familiar por agente no es una buena cosa para Lefevere y recuerda historias como la de Abraham Olano, representado por su esposa, como una experiencia poco recomendable, lo mismo que Alberto Contador con su hermano Fran, o el mismo Oscar Freire.

La historia entre agentes y managers de equipos es una montaña rusa que ha dejado muchas y buenas historias en el pasado.

Si los agentes son familiares la cosa se complica.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Es cierto que Froome no está en la flor de la vida, y su recuperación deja muchas dudas, pero también es una evidencia que su fichaje es un golpe de efecto y si en el Israel quieren crecer rápido en caché, es inglés es un aval de presente.

Si la inversión contempla sólo lo deportivo no es la mejor, si entra en otros círculos está claro que Adams, el dueño del Israel, lo tiene a tocar, en Ineos el ambiente necesita descompresión, y Froome parece el eslabón mas frágil de la cadena.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

La chicas ciclistas que se cruzaron en mi camino

En mi vida entre ciclistas he coincidido con no pocas chicas

Sobre chicas y ciclistas, Esta es la pregunta que me hizo nuestra compañera y amiga Ada Xinxó, después de leer hace unos días en este mal anillado cuaderno mi entrada sobre lo que había viajado en bicicleta durante el confinamiento… sin moverme del salón de mi casa:

«Jordi, ¿tantos viajes en bicicleta durante el confinamiento y no has encontrado ninguna cicloaventurera  que te acompañara en tus largas sesiones de rodillo?»

Mi respuesta fue, sin lugar a dudas, que tenía toda la razón, que tendría que haber encontrado una aventurera ciclista… ¡para escaparme con ella!

Bromas aparte, sí que le dije que yo había conocido algunas de ellas en persona.

Y le puse algunos ejemplos y le prometí que hablaría de ellas en próximas entradas.

Y aquí estoy, para cumplir mi palabra y hablaros de aquellas chicas ciclistas que yo conocí en mi sociedad de toda la vida. 

Era un club modélico a todos los niveles.

Podría explicar por qué me tuvo enamorado durante casi 20 años ininterrumpidos, saliendo siempre con ellos todos los sábados de excursión.

Con ellos… y ellas, por supuesto, porque lo importante a destacar de aquel club es que siempre había contado con un grupo muy amplio de chicas de todas las edades y niveles de forma, claro está.

En este sentido, lógicamente, para mí nunca había sido nada raro ver a chicas montando en bici, por supuesto.

Estoy hablando de principios de los años 90, cuando me di de alta en aquel club, pero es que en aquella asociación ya había mujeres que habían comenzado a salir en bici nada menos que en la década de los 80.

Era el caso por ejemplo de Ana, la chica más veterana de todas ellas, que a sus 50 años se enganchó a practicar este deporte.

 

En aquella época, como podéis imaginar, hacerse socia de un club ciclista era algo todavía raro, a no ser que tuvieran algún padre o marido que las hubiera animado a apuntarse y a disfrutar junto a ellos de las deliciosas salidas en bici de fin de semana.

Con Ana mantuve largas conversaciones encima de nuestras bicicletas.

Me gustaba escucharla.

Ella, a su edad, siempre explicaba que parecía la madre de todas las chicas del club.

Sería por veteranía, porque su aspecto físico era el de una persona mucho más joven.

Además ella nunca se desenganchaba del grupo fácilmente y daba bastante guerra a sus queridas compañeras más jóvenes.

Me comentaba que pedalear le había dado muchísimas satisfacciones y me remarcaba la importancia de hacer deporte.

Gracias a su marido se hizo socia de aquella entidad, para seguirlo en su bendita locura, algo que ha hecho hasta estos últimos años.

Ana, por su ímpetu, su manera de ser y su buen hacer, no tardó en ocupar un puesto en la junta directiva, impulsando desde su secretaría no sólo la organización de eventos como marchas cicloturistas y salidas especiales, sino también, claro está, la promoción del cicloturismo femenino, algo en lo que triunfó indiscutiblemente y cuyos frutos se ven hoy en día, siendo uno de los clubes con más chicas en sus diferentes grupos de participación.

Ella, como muchos otros y otras, comenzó a pedalear con el grupo «C», el más tranquilo y el que hacía las salidas más cortas, si es que se pueden llamar cortas a excursiones entre 60 y 70 kilómetros.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Pero enseguida saltó al grupo «B», más numeroso, más batallador y con recorridos mucho más largos de hasta 100 km o más.

Siempre recordaba con ilusión todos los kilómetros que había hecho con su bici y explicaba con orgullo su mayor logro consistió en recorrer el Camino de Santiago en 11 días.

Pero como os decía, había muchas más chicas ciclistas.

Entre ellas también recuerdo a Merche, una auténtica apasionada de la bici, que ya desde muy joven aprovechaba cualquier oportunidad para salir con ella.

Empezó haciendo cicloturismo de alforjas en unos tiempos en el que era rarísimo ver en nuestro país a este tipo de cicloturistas, ya fueran hombres o mujeres.

A ella esta modalidad la cautivó desde el principio, disfrutando del esfuerzo, del paisaje, de la compañía y viendo cómo su forma física mejoraba.

Siempre recordaba con cariño su primera participación en una marcha como la Tres Naciones:

«¡qué emoción a la salida! ¡Qué lucha por poder seguir la rueda de algún ciclista! ¡Y qué placer llegar a meta, con la faena hecha y esa reconfortante sensación de cansancio y disfrute a la vez!».

Durante muchos años participó en todas las marchas posibles.

Tenía auténtica predilección por la Quebrantahuesos, la Marmote o la Hubert Arbes.

Luego cambió de registro y comenzó con la larga distancia: cuantos más kilómetros, mejor.

No paró hasta conseguir finalizar la París-Brest-París: 1200 kilómetros completados en 83 horas.

Una auténtica pasada, aunque su mayor disfrute era salir con el club, en el que siempre encontraba un grupo de gente que se adaptaba perfectamente a su ritmo, compartiendo su afición con todos ellos.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

De entre todas aquellas chicas ciclistas también tuve la satisfacción de conocer a Ariadna, la más joven, que ya desde bien pequeñita le apasionaba ir en bici haciendo excursiones con su destartalada BH en inolvidables veranos hasta lugares, que en aquel momento a ella le parecían muy lejanos.

Cuando se enganchó definitivamente a la práctica del cicloturismo nos explicó que fue por varios motivos:

«la sensación de deslizarte sobre el asfalto, la dureza de los puertos, la nueva dimensión que adquiere el paisaje a la velocidad del ciclista y, sobre todo, la buena compañía y el buen ambiente que siempre hay en este mundillo».

El club para ella se convirtió en un lugar de encuentro que le permitió hacer muchas amigas formando un buen grupo de chicas ciclistas, con las que salía regularmente, participando juntas en muchas marchas y compartiendo muy buenos momentos sobre la bici.

También fue una gran luchadora para conseguir que las marchas no dieran la imagen habitual de un inmenso pelotón de chicos ciclistas en los que alguna vez se veía una chica solitaria.

Aunque siempre, con una gran sonrisa, explicaba cómo el hecho de ser poquitas participantes en las marchas contribuía a que el público las animase con mucha más fuerza que a los chicos, quienes veían cómo al paso de ellos los gritos menguaban.

Decía que las chicas solían crear una especie de fraternidad femenina entre ellas, saludándose, charlando, y sin preocuparse si una la adelantaba o era ella quien lo hacía.

Era tanta su inquietud por el bajo número de mujeres que practicaban el ciclismo de carretera, que incluso elaboró un trabajo de investigación para el boletín de aquel club, porque sentía curiosidad por conocer con exactitud la participación real de féminas en estas citas ciclistas.

Sabía que eran bajas, pero… ¿cuánto?

No os voy a marear ahora con cifras y números, pero llegó a la conclusión que un 5% de participación femenina en una marcha -en aquella época- se podía considerar todo un éxito.

Este tanto por ciento podía aumentar si la marcha era menos dura, más corta y menos competitiva, o cuando a un recorrido largo se le daba la opción de uno corto.

También dejó evidente que en Francia había mucha más participación femenina ya que existe más cultura ciclista y es por este motivo que las mujeres se lanzan a la carretera para participar mucho más en las marchas.

Este estudio ya tiene unos años y parece que hoy en día todo esto está cambiando.

Muchas mujeres ya empiezan a sentirse mucho más cómodas en el cicloturismo actual, al poder disponer de bicicletas en las que las grandes marcas ya tienen su versión femenina y, sobre todo, porque éstas ya no son tan caras como aquellas bicis pioneras de hace unos años.

Gore 400×100 MArzo2020

También ayuda la existencia en el mercado de material y ropa exclusiva para ellas.

Esto es básico, claro está.

Para finalizar, recuerdo también como la propia Ariadna nos explicó una jugosa anécdota de cuando en aquellos años se formó de manera casi espontánea un grupo de chicas ciclistas bajo el nombre de «me tendréis que esperar».

No creáis que era un grupo exclusivo de mujeres, pero sí que eran muchas las que se juntaban todos los fines de semana para salir en bici.

Lo anecdótico de este nombre se debe a la manera en cómo surgió, de una forma natural.

Cada nueva integrante que se incorporaba a las salidas era habitual oír de “motu proprio”: ¡me tendréis que esperar!

Como Ariadna nos explicaba, a muchas de las incorporaciones sí era necesario esperarlas, pero en otros casos no sucedía así.

A fin de cuentas, cada una rodaba a su ritmo, pero al final todas se esperaban las unas a las otras.

Un gran gesto del cual tendríamos que aprender todos.

Ana, Merche y Ariadna: tres ejemplos de motivación, de superación, de maneras de entender el cicloturismo, pero sobre todo tres espejos donde las chicas ciclistas puedan mirarse y verse reflejadas para continuar saliendo a la carretera a pedalear.

Foto: Ariadna

Los motivos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta

Hay tantos motivos como personas que se lanzan a realizar el Camino de Santiago, en nuestro caso en bicicleta

Donibane Garazi, punto de partida, el camino hacia Santiago en bicicleta.

Siempre nos ha gustado más su nombre en euskera para mencionar la francesa población de St. Jean Pied de Port.

Su sonoridad, la belleza de su pronunciación, no sólo nos evoca a una de las ciudades más bonitas del Camino de Santiago, sino que también nos hace escuchar los ecos de los peregrinos que desde aquí inician su aventura, al otro lado de la frontera, sea a pie o en bicicleta.

Porque a pesar de este límite administrativo, todos estamos de acuerdo en que la muga no ha influenciado en la cultura y en las costumbres de estos valles pirenaicos, que comparten una misma lengua y una historia casi en común lo cual no ha impedido salir de ellos a sus gentes por motivos de fe o por la necesidad de caminar más allá.

Los más expertos dicen que la mejor manera de iniciar la ruta jacobea es desde la Porte d’Espagne de esta antigua ciudad amurallada que formó parte del Reino de Navarra. Pero es también la más osada, porque es la forma más dura de meterse de lleno en el Camino, pero del mismo modo la más bella.

 

No es fácil, ya sea a pie o en bici, ponerse en marcha desde los 165 metros sobre el nivel del mar del inicio para, dirección Roncesvalles, superar el desnivel que representa alcanzar los 1236 metros del Puerto de Arnostegi, por su vertiente de Honto, dura y muy exigente, una de las diferentes y variadas maneras por las que se puede acceder a este tremendo y típico collado de Iparralde.

Una escalada sin tregua que el pasado mes de agosto afrontamos a lomos de nuestras bicis y en la que coincidimos en el Camino con muchos peregrinos que se habían dispuesto a cruzar a pie los Pirineos por este auténtico rompe piernas que los iba a poner a prueba.

Charlamos con ellos y nos dimos cuenta que hay tantos motivos como personas que se lanzan a realizar el Camino de Santiago, en nuestro caso en bicicleta.

Hay peregrinos por «fe», cuyo único objetivo es alcanzar la tumba del Apóstol Santiago y conseguir «La Compostela», exclusiva acreditación que se otorga por motivos religiosos.

Hablando con otros, su reto es simplemente deportivo.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

El deseo de estos «peregrinos», fáciles de distinguir del resto equipados con material atlético de última generación, pulseras GPS y monitores de ritmo cardíaco variados, es poner a prueba su resistencia y condición física.

Igual que nosotros que, no sin menos esfuerzos, nos enfrentamos a las terribles rampas cercanas al 20% de este coloso, pero que bien valían la pena porque los paisajes pirenaicos que nos ofrece son impresionantes.

Fuertes repechos. Y mucha calma, siguiendo la Ruta de Napoleón, alternando la contemplación de caseríos (baserris) con grandes y verdes prados, mientras águilas y halcones sobrevuelan por encima de nuestras cabezas.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Es momento de pensar, reflexionar y fijarnos que, en la inmensidad de estos parajes, muchos entiendan este Camino como una iniciación a su mundo espiritual.

Aquí, rodeado de estas montañas y este cielo, dónde si no, caminando en soledad, a pie o en bici, es donde uno se encuentra así mismo, en actitud contemplativa y en contacto con la naturaleza y en el que todo nuestro cotidiano mundo, el que hemos dejado atrás, es banal y que lo que verdaderamente importa es llegar al refugio para comer y descansar.

Porque es aquí cuando uno se siente vulnerable y si necesita desahogarse y echarse a llorar, pues lo hace, sin vergüenza alguna.

BIKEPACKING: lo que no cabe no se necesista  

«Todo peregrino llora al menos una vez durante el Camino».

Como lo podemos hacer cualquiera de nosotros, salvando las fuertes y salvajes pendientes a través de duras revueltas, mientras vamos contemplando en lo alto, y a lo lejos, las figuras inequívocas de las siluetas de los peregrinos recortadas en la niebla del horizonte.

Extraños personajes de diferente pelaje. Todos ellos. De férreas voluntades y donde también se reencuentran con la solidaridad hacia los demás, en la que todos se ayudan y no existen clases sociales. Todos somos iguales ante la inmensidad de estas montañas.

Gore 400×100 MArzo2020

Llegamos al refugio de Orisson. Hemos alcanzado los 800 metros de altitud. Muy cerca, la Virgen de Biakorri, en medio de la montaña y llena de ofrendas, bendice a todos los que por allí pasan. A partir de aquí, seguimos ascendiendo por el Camino, aunque de manera más suave, mientras seguimos descubriendo praderas y tupidos bosques de hayas. Una ruta espectacular mientras ahora, coronando Arnostegi, contemplamos las ruinas de la Torre-trofeo situada en la cima del monte Urkulu.

Porque aquí, en Arnostegi, el buen Camino también es Historia y Cultura, porque a ritmo sosegado, sin prisas, se pueden disfrutar de todos estos tesoros al aire libre. Y de la amistad, que muchos también vienen buscando, lobos solitarios que aquí encuentran apego y compañía, y por qué no, su alma gemela.

Cada uno de aquellos peregrinos nos transmitieron muy bien sus sensaciones y sus maneras de sentir el Camino, pero hubo alguien que nos dijo, parafraseando un anónimo refrán, que «no era la fuerza de la bravura navarra la que le empujaba ni atraía, que él no sabía explicar… ¡qué sólo el de Arriba lo sabía!».

Foto: https://labicikleta.com/

21 años sin Manolo Sanroma

Manolo Sanroma murió disputando a más de 70 km/h un sprint de la Volta en Vilanova i la Geltrú 

19 de junio de 1999. Recuerdo perfectamente aquel día: Manolo Sanroma, uno de los sprinters más prometedores del pelotón ciclista nacional, sufría un terrible accidente, al caer y golpear con su barbilla en un bordillo.

No podía ser.

Otro ciclista profesional que nos dejaba en la carretera.

 

A Sanroma, ciclista del Grupo Deportivo Fuenlabrada y que sólo llevaba dos temporadas como profesional, lo recuerdo como un sprinter muy fuerte, atrevido, descarado y muy valiente, que le había llegado plantar cara al mismísimo Cipollini.

De hecho, ya le había ganado una etapa en la Vuelta a la Comunidad Valenciana de aquel mismo año.

Dicen que aquel día Manuel iba picado con él porque el día anterior, en otro sprint, Mario le había cerrado descaradamente:

«Le dije que eso no se hacía. Cipollini había sido mi ídolo desde los seis años. Pero me pareció increíble que un ciclista de su talla hiciera esas cosas».

Cruz 400×100 Banner Landing

 

También explicaron que murió al instante, con tan sólo 22 años, y que ni el casco le pudo salvar la vida.

Tras la muerte de «Lolo», como le llamaban sus amigos y familiares, enseguida se pensó en Almagro, su ciudad natal, en rendirle un merecido homenaje en recuerdo a su memoria.

Pensaron en dedicarle un monumento que se instalaría en el recinto ferial, junto a las instalaciones deportivas.

A finales del año 2000 se convoca un concurso nacional para elegir el mejor proyecto.

De entre todas las maquetas recibidas desde toda España fue elegida por unanimidad la del escultor de Valdepeñas, José Lillo Galiani, artista cuyas esculturas son fuertemente expresionistas y que trabaja todos los materiales, sobre todo el hierro y el bronce.

La maqueta de Lillo Galiani, de 1 m de longitud y realizada con los mismos materiales definitivos, bronce y acero inoxidable, fue subastada, quedando en propiedad de la familia Sanroma que aportó una importante cantidad de dinero.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

El monumento  de Manolo Sanroma se sufragó por suscripción popular 

Tras dos años de trabajo, el genial escultor pudo culminar su obra inaugurándose el 28 de octubre del 2002, con la presencia del entonces vicepresidente del gobierno Mariano Rajoy, y Javier Martín del Burgo, director de deportes de la comunidad de Castilla-La Mancha.

Lillo Galiano presentó su obra hablando «de un joven atleta que se atrevía a desafiar, e incluso a vencer, a héroes del ciclismo».

A la hora de efectuar su obra, la única condición que le impusieron es que la figura de «Lolo» debería estar realizada de manera realista: «su madre visitó mi estudio cuando el retrato en arcilla estuvo acabado para dar su visto bueno», nos comenta el propio Lillo.

 

Gore 400×100 MArzo2020

 

El conjunto escultórico consta de una punta de flecha en acero inoxidable que sugiere velocidad, con una longitud de 7,8 m por 2 m de anchura y sustenta a un grupo de cinco ciclistas en bronce de 2,20 m de altura.

Encabeza el grupo, en actitud de victoria, la figura de Sanroma en modelado clásico, y su gesto recoge el momento en que vence al sprint a Cipollini en la mencionada Vuelta a la Comunidad Valenciana.

 

Los cuatro ciclistas que le acompañan, plasmados en formas fuertemente expresionistas, potencian el movimiento, agresividad y dramatismo de la acción, y sobre todo, la velocidad, con la repetición de ciclos en las últimas ruedas. 

Todo el monumento descansa sobre un enorme piñón de bicicleta en acero, adosado a una base granítica y con una altura total del conjunto de 6 m.

Agradecer al sr Lillo Galiani su amabilidad al explicarnos los entresijos de su obra y a la vez dedicarle este pequeño homenaje, desde este rincón, a la figura del gran «Lolo».

No te olvidamos.

Fotos: José Lillo Galiani

La Cerdanya Cycle Tour supera las 500 inscripciones

La cerdanya Cycle Tour JoanSeguidor

La primera cicloturista tras el confinamiento, La Cerdanya Cycle Tour, confirma las ganas de salir a disfrutar de la bici con un fenomenal ritmo en las inscripciones

A un mes justo de la celebración de la 5ª edición de la Alp-Cerdanya Cycle Tour, y tan solo unas semanas después de que pudiera confirmarse definitivamente la fecha prevista, la marcha supera ya, a falta de un mes para la celebración del evento,  los 500 inscritos. Los aficionados a la bici tienen ganas de salir a rodar y la Cerdanya permite hacerlo en un territorio absolutamente espectacular.

De esta manera, el tramo de precio bonificado que finaliza con los primeros 600 inscritos está cada vez más cerca.

Pese a los inconvenientes que plantea la nueva normalidad provocada por la Covid-19, el esfuerzo de la organización por ofrecer un evento adaptado y seguro está teniendo una gran acogida. Cabe recordar que el límite de inscritos será de 1.000 participantes, para garantizar las mejores condiciones de protección de la salud de las personas, tanto de los ciclistas como de los espectadores y voluntarios.

Las principales adaptaciones a la nueva situación son:

● Dos recorridos: Sport (86km, 1.185m D+) y Medial (141km, 2.581m D+). Se anula el recorrido Endurance (182km, 3.486m D+).

● Salida escalonada y distanciamiento entre participantes en zona de salida.

● Medidas para el control de la salud, mantenimiento de las distancias de seguridad y medidas higiénicas

Recordar que todos los inscritos recibirán el maillot conmemorativo de la prueba:

● A todos los participantes inscritos antes del 30 de junio, se les hará entrega del maillot en la recogida de la bolsa del corredor.

● Los inscritos después del 30 de junio, deberán recoger el maillot en los puntos de venta colaboradores o a través de envío por correo postal.

En la web y las redes sociales de la marcha se publican las actualizaciones informativas y detalles de la cita. En el caso de dudas, también está disponible el correo info@lacerdanyacycletour.com.

+ INFO

La volatilidad llega al ciclismo

Greg Van Avermaet Joanseguidor

En las próximas semanas entrarán y saldrán nombres del ciclismo

A vueltas con lo de Manuela Fundación y los jefes del Mitchelton, en una campaña de mentidos y desmentidos que parece digna del Open de Australia, esperando a ver qué pasa y temiéndonos lo más inesperado -que no tiene porqué ser lo peor- creemos que los meses que han de venir serán al ciclismo lo que a las bolsas la cambiante situación provocada por esta mierda llamada Covid19.

 

Por eso será interesante abrir bien los ojos y el alma a entradas y salidas de gente del World Tour, como punta de lanza y espejo de lo que es ahora mismo el ciclismo mundial: un mercado persa.

El otro día ya comentamos que la situación tan precaria de la economía del ciclismo abría la puerta a sorpresas y nombres que quizá no nos esperemos.

Lo de Manuela Fundación es una obviedad, nadie esperaba un actor así en este tablero, pero poner coto es como marcar puertas en el campo y aquí muchos van a entrar a picotear.

Al fin y al cabo muy pocos equipos del World Tour están pasando esta crisis sin decir ni mu ni retocar sueldos.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

El primero en crujir en esta historia fue el CCC, una compañía muy tocada por la crisis, que puso la espada sobre la cabeza de la estructura que viene del BMC y que gestiona Jim Ochowicz.

Valoradlo, es un equipazo a precio no voy a decir de saldo, pero casi.

Ahí están el campeón olímpico y el subcampeón del mundo vigentes, Van Avermaet y Trentin, junto a Zakarin y su eterna candidatura a una grande y otro buen puñado de nombres que van desde la sapiencia de Ventoso, quien ya ha vivido varias crisis en el ciclismo, a De la Parte, Geschke y el trotón Masnada.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Una empresa con presencia en el ciclismo, con cara y ojos pero con potencia y recorrido en los tiempos actuales, United Health puede ser el siguiente mecenas de un equipo que pone raíces, no olvidemos en aquel Phonak de los prodigios, con nombres que van desde Pereiro a los nunca bien ponderados Santi Pérez o Tyler Hamilton.

Sería una buena noticia y sobretodo un aviso a los agoreros.

Sabemos que las cosas no están nada sencillas para algunas estructuras del World Tour, pero ello no implica que si algunos salen otros entrarán, quizá haya que apretarse el cinturón, pero el ciclismo, como la vida, sigue.

Gore 400×100 MArzo2020