ATEBI se propone la mejorar las ciudades con la bicicleta

bicicleta trabajo JoanSeguidor

La bicicleta gana enteros en el nuevo escenario y ATEBI trabaja en ello

Sobre la bicicleta en las ciudades, ATEBI está muy pendiente…

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) llegaron el pasado martes a un acuerdo -llamado Next Generation Europe- para poner en marcha un plan billonario para rescatar una economía europea en recesión por culpa de la pandemia del COVID-19. El acuerdo establece que la UE otorgará a España 140.000 millones de euros en los próximos 6 años. Esta cifra incluye 30.776 millones para transporte público, 27.034 millones para mejorar la movilidad en vías urbanas e interurbanas, 7.650 millones en transporte ferroviario y 6.000 millones para infraestructuras urbanas verdes.

La Asociación Española del Comercio Minorista Especializado de la Bicicleta (ATEBI) se ha puesto en contacto con el Gabinete de Ministro de Transportes y Movilidad y Agenda Urbana José Luis Abalos para ofrecer su colaboración y apoyar la puesta en marcha de proyectos que destinen parte de estos fondos al fomento de la movilidad en bicicleta y a la creación y mejora de infraestructuras. Asimismo, la Asociación está solicitando que, con estas ayudas, se generen campañas de promoción de la movilidad en bici y se pongan en marcha planes de subvención y ayuda a la compra de bicicletas para el transporte urbano.

La pandemia está afectando a nuestra economía y ha trasformado nuestro estilo de vida -dando mayor protagonismo a la sostenibilidad e impulsando la bicicleta como vehículo principal de movilidad-. Por esta razón, ATEBI considera fundamental que parte de estos activos públicos se destinen para una mayor sostenibilidad medioambiental y social de las ciudades, situando a la bicicleta como una necesaria alternativa a los vehículos convencionales para la movilidad urbana. Además, esta inversión corresponde a uno de los capítulos prioritarios de Next Generation Europe.

Desde que el coronavirus se ha hecho eco en nuestra sociedad, ATEBI ha estado trabajado día a día para ofrecer ayuda a los más necesitados e impulsar la bicicleta como vehículo de transporte seguro para evitar contagios.

En los últimos meses, la asociación ha lanzado diferentes campañas para reactivar la bicicleta, como son por ejemplo la campaña de financiación para reactivar la venta de bicicletas junto a Cetelem o la campaña en que las tiendas asociadas a ATEBIrealizaron revisiones gratuitas para poner a punto la bicicleta, cerrada desde hace meses con éxito.

El «One MIllion Trees» de Endura está en plena marcha

Endura

Endura confirma que se han plantado más de medio millón de árboles en su programa «One Million Trees»

A pesar de todo lo que ha sucedido este año, Endura nos confirma que está a mitad de camino de su iniciativa One Million Trees y ya ha plantado más de medio millón de árboles en 2020.

A finales de junio de 2020, se habían plantado exactamente 619.962 árboles en el sitio patrocinado por Endura en Mozambique, cantidad que aumenta diariamente. Estos árboles no sólo ayudan a reducir la cantidad de carbono en la atmósfera, sino que también aportan importantes beneficios sociales para la comunidad local.

Como compañía global, Endura es consciente de su impacto medioambiental y esta trabajando para reducir su huella medioambiental y luchando en numerosos frentes para reducirla. El foco de atención sobre la industria textil esta creciendo, ya que sus emisiones de carbono son solo superadas por la industria petrolera – la denominada fast-fashion se ha convertido en un peligro medio ambiental. Al contrario de este nuevo fenómeno, el kit Endura ha sido diseñado para durar más. Sin embargo, la compañía reconoce que queda todavía mucho trabajo que completar, tanto internamente como a nivel global. Mientras se están dando pasos hacia el cambio necesario, sus productos están libres de PFC desde 2018, ofrecen un servicio de reparación y donan el 1% de sus beneficios a buenas causas, todavía existen retos mucho más grandes.

Pero estos cambios son sobre infraestructuras que necesitan años para cambiar y como bien indica Jim McFarlane, no tenemos tiempo de sobra. “ El asunto clave en el que nos debemos concentrar es la emergencia climática”, afirma el director. “Una vez que los polos se derritan será imposible re-congelaros en el corto plazo – esta es la razón para impulsar nuestra iniciativa One Million Trees”.

La restauración forestal no sólo es una de las mejores soluciones para des-carbonizar la atmósfera a día de hoy, estos proyectos de reforestación también tienen un gran impacto positivo para la comunidad local involucrada en la plantación de los árboles.

Eden Reforestation Projects, que planta la mayoría de los árboles de Endura, reduce la pobreza extrema y restaura los bosques sanos mediante el empleo de aldeanos locales para plantar millones de árboles cada año. Se proporcionan puestos de trabajo, por tanto, ingresos, y al mismo tiempo los lugareños aprenden sobre la importancia de los árboles para los ecosistemas. Los canales de manglares de Mozambique, donde se plantan los árboles de Endura, y los de otras zonas costeras son el vivero mundial de una gran cantidad de especies de peces comerciales, explica Eden Reforestations Projects, y son muy eficientes para absorber carbono de la atmósfera y liberar oxígeno para todos nosotros.  También proporcionan hábitats vitales para especies amenazadas de aves y mamíferos.

Como añadido, Endura esta también trabajando en un proyecto local para plantar especies nativas de arboles en su Escocia natal. “Solo hay un mundo, así que plantaremos árboles donde podamos hacerlo de forma rápida, barata y dondequiera que estén protegidos”, dice Pamela Barclay, cofundadora de Endura. Mientras que la iniciativa One Million Trees es una gran paso en la dirección acertada, en Endura no están al 100% satisfechos. “ Continuaremos trabajando duro para impulsar sostenibilidad alrededor de la compañía y de nuestra oferta de producto,” explica Pamela, “ pero a nuestra marca le queda un largo camino por recorrer».

+ INFO

Organizadores de ciclismo, la crisis en silencio

organizadores ciclismo

Si los organizadores de ciclismo se van al carajo ¿quién montará tinglados en el futuro?

 

El caótico año que nos ha tocado padecer ha dejado, y deja, víctimas por doquier, no hay distinción ni diferencia, el coronavirus ha hecho polvo miles de sueños, vidas y cuentas de resultados, entre otros, y algo que a nosotros nos toca, los organizadores de ciclismo, un nicho que no es muy grande, ni relevante, frente a grandes hoteleras, centros de ocio nocturno… pero que las está pasando canutas.

Y no podía ser de otra manera, esta crisis del coronavirus si algo tiene es que todo lo que implique juntar gente, arremolinar masas y todo eso es un mal negocio, algo contraindicado, que tarde o temprano acaba cayendo.

Lo estamos viendo desde marzo, las cancelaciones son constantes, cuando no la patada hacia adelante, esperando que la situación mejore.

Pero la escena no mejora, en todo caso empeora y se envenena, queremos reabrir actividad, porque nos ahoga, económicamente hablando estar parados, pero reabrir implica aumentar riesgos y estos se traducen en estadísticas fatales.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

y este grupo van muchas organizaciones de ciclismo, algunas de ciclismo en exclusiva, otras de triatlones, e incluso de running, y un poco de lo que salga.

Un colectivo socialmente invisible pero que está con las carnes abiertas.

«Ibán, no puedes imaginarte lo que es esto, es un sin vivir, un colapso. Cancelamos o retrasamos la marcha y a gente nos pide que devolvamos las inscripciones, pero ¿cómo les cuentas que ese dinero que te reclaman ya está gastado en temas de montaje?» recuerdo que nos contaban en los primeros días del confinamiento de marzo.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Hace pocos días, otro organizador potente me contaba «si no sacamos la cabeza, aunque sea un poco, nos ahogamos«.

Me lo comentaba a raíz de la Indurain y la polvareda que se armó, que si había que hacerla, que si no, que a quién se le ocurrió hacerla…

Esto no se realiza ni por capricho ni por tentar la suerte, se hace mínimamente para tener algo de aire, para sobrevivir a un golpe brutal a un sector, sólo había que mirar el calendario hasta el pasado mes de marzo, que estaba subiendo como la espuma, a veces demasiado, sí, pero aquellos eventos que no merecían la pena y que se identificaban como una forma indisimulada de sacarle los cuartos al ciclista, quedaban en la cuneta.

Nunca mejor dicho.

En este tiempo hemos visto como han sobrevivido y mantenido el contacto con la gente como han podido, con eventos virtuales, newsletter recomendado películas y documentales de ciclismo… todo eso está muy bien, pero no da lo que debería dar, no al menos al nivel de la profesionalización que ha experimentado el sector.

Si los organizadores de ciclismo se van al carajo ¿quién montará tinglados en el futuro?

Gore 400×100 MArzo2020

 

¿Qué sentido tienen algunas locuras que vemos en Strava?

Strava locuras JoanSeguidor

El exhibicionismo de Strava empuja a locuras sin fin ni objetivo conocidos

Las RRSS nos tienen al corriente de muchas cosas, incluidos los entrenamientos de nuestros amigos, rivales y compañeros, entrenamientos, pero también algunas locuras vía Strava.

Y a raíz de esto, hace pocas fechas retuiteé una reflexión del triatleta Eneko Llanos que decía: “Mis salidas largas son de 4:30-5:00”.

Lo normal hasta hace pocas fechas, una mierda pinchada en un palo si echas un vistazo a esa red social de entrenamientos y/o locuras llamada Strava

Leaderboard Canarias

 

A raíz de ese retuit, algún amigo, aún en activo en profesionales, me escribió diciéndome que había días en que se sentía un pésimo profesional por entrenar con coherencia.

Y digo entrenar con coherencia, no entrenar poco.

Partamos de la base de que todo es respetable, que cada uno con su tiempo y con su cuerpo hace lo que le viene en gana y no voy a criticar a nadie, haga 30 o 300km.

Pero vamos al tema, hoy es domingo, el día que la mayoría de los que trabajamos aprovechamos para hacer una salida más larga.

Pero “sólo” he podido hace 77km porque ha caído la del pulpo en Donostia.

Y eso a pesar de salir a las 6:30 de la mañana.

Esa es mi realidad.

 

Y como digo, cada uno tenemos nuestra realidad, nuestras historias, compromisos, obligaciones, etc…y entrenamos todo lo que podemos.

Si no hacemos más y mejores kilómetros, es porque no es posible.

Ahora ya es media mañana, me estoy tomando un café en casa y abro Strava.

Voy a curiosear, voy a satisfacer mi punto voyeur.

Vivimos en la era del exhibicionismo/voyerismo y las RRSS son el fiel reflejo de ello.

Empiezo a ver salidas en bici de gente a la que sigo.

Me llenan sensaciones contradictorias.

Por una parte admiración por ser capaces de meterse esas rutas

Por otra sorpresa porque sé que varios de ellos tienen familia y un trabajo que los mantiene ocupados muchas horas a la semana.

Me invade también la rabia y envidia por no ser yo quien disfruta reventándose de esa manera…

Pero he dicho que no voy a juzgar a nadie, pero quiero analizar un poco este fenómeno, que es tan antiguo como la tierra pero parece que ahora se ha popularizado.

Volviendo a esa red social en la ue casi todos colgamos nuestras rutas.

Veo palizas de 300km sin tener que rebuscar, rutas de más de 200km con desniveles positivos de 5000m….rutas de montaña de más de 100km….y lo más gore, los everesting.

Resumiendo, más de diez horas de pedaleo sentados en un sillín

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Locuras en Strava: ¿Por qué y para qué?

Aquí es dónde quiero rascar un poco más.

Personalmente creo que la falta de carreras oficiales, de marchas cicloturistas y de todo tipo de eventos ha hecho que la gente se haya buscado este tipo de retos y los haya popularizado.

Y digo popularizado porque esto no es nuevo.

Eventos como la Paris-Brest-Paris llevan en el calendario un porrón de años y la gente entrena para ello y tiene la obligación de hacer brevets de 200 y 300km.

Pero los que hacían esas pruebas (hay más, pero la más famosa es la francesa) eran “los cuatro más colgados de la peña ciclista”.

Sé que hay mucha gente que si no tiene un objetivo, una motivación, les cuesta salir a pedalear.

No es mi caso, disfruto de un paseo de hora y media o de una tirada de cinco horas

Me apasiona pedalear y no necesito proponerme algo para salir 5-6 días a la semana.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero hay gente, que si no tiene un objetivo, pierde esa motivación o pereza para vestirse y montarse en la bicicleta.

Porque no nos engañemos, lo más difícil del entrenamiento, es eso, arrancar.

También creo que existe una minoría que tienen que ser “los más”, y en ese afán del exhibicionismo, se meten auténticas palizas para ser quien más kilómetros y desnivel acumule.

Tampoco lo voy a criticar, cada cual calmamos nuestro ego como queremos.

El porqué ya lo hemos destripado, ahora vamos al para qué

Hay una gran parte de esas rutas que son retos personales o colectivos para para visibilidad a diferentes causas.

Me parece genial.

Todo lo que sea solidaridad, visibilidad y sensibilización es loable.

Y espero sinceramente que todo sean retos, personales o solidarios y que no sean entrenamientos para un objetivo competitivo.

Porque ahí ya sí que dejo de entenderlo todo.

La mayoría de la gente que veo haciendo esas rutas es gente no profesional, con obligaciones laborables y familiares que no le van a permitir recuperar y asimilar esa ruta.

Si no se asimila, no hay mejora.

Además, las cargas de entrenamiento deben de ir acorde al objetivo.

Una cosa es hacer volumen, fondo, base….llamarlo como queráis y otra hacer 300km

¿Qué prueba tiene esa distancia?

Gore 400×100 MArzo2020

 

Con esta reflexión no quiero dar lecciones ni consejos a nadie, que cada cual haga lo que le venga en gana. Pero a ser posible que sepa por qué lo está haciendo y que lo haga con coherencia y sin perjudicarse la salud.

Por Unai Yus

Eduardo Chozas es cantidad y calidad

Eduardo Chozas supo trasladar su grandeza de la carretera a la narración ciclista

«Julio ha sido siempre un mes que se me ha dado bien» dijo Eduardo Chozas en la Cadena ser el sábado, tras un mes lago en el Hospital saliendo del transplante de médula por un linfoma.

Julio es al ciclismo el Tour, la carrera en la que Eduardo Chozas construyó un peldaño importante de su palmarés ciclista: ganador de tres etapas, dos en el macizo Central, de Aurillac a Saint Étienne, más aquella famosa del Granon, la llegada más alta jamás del Tur, aquel día que Lemond secó las opciones de Hinault en el Tour.

Aquella etapa fue icónica, nosotros supimos de ella por Jaume Mir, de la espera en meta, de las referencias que no llegaba, de lo poquísimo que salió Eduardo en la televisión, porque las diferencias eran tan grandes entre el escapado y los favoritos que era imposible mantener unas conexiones digas.

 

Esa etapa la vimos durante el confinamiento y explica mucho lo que fue como ciclista Eduardo Chozas, un corredor de cantidad y calidad, dos conceptos que parecen antagónicos, pero que el cuadra con maestra perfección.

Corrió un montón de grandes vueltas, incluso en alguna campaña se sumó a esa moda que instauró su compañero Marino Lejarreta de hacer las tres grandes el mismo año, y encadenó un par de años corriendo tres semanas en España, Italia y Francia por ese orden.

Eso es cantidad.

Cantidad que no le quitó calidad, con un palmarés preñado de perlas que relucen, perlas que vistas hoy, lo complicado que es lograr algo así, son tesoros.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Igual que la etapa del Granon, cuatro años después, otra victoria de olfato y calidad, delante de Lemond, Bugno y Breukink en Saint Etienne, al sprint, escapado con ellos, y alguno más, tras dar esquinazo a Perico en la subida final.

Una etapa de maestro, como la Sestriere al año siguiente en el Giro, con los cocos pisándole los talones.

Un tipo así, en cualquier otro deporte sería reverenciado.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Nosotros supimos que Eduardo Chozas no andaba fino el año pasado, al final de año, en la felicitación que nos hizo por Navidad.

Dice que el linfoma le ha acompañado desde hace diez años, aunque en los últimos tres se han complicado las cosas.

Cuent que en Eurosport el año pasado narró carreras «bajo mínimos» y entre mareos, admite que para comentar no tenía problemas, pero que cuando estaba sentado mucho rato debía levantarse con cuidado.

Lo sabemos ahora, tanto tiempo después, por que Eduardo Chozas no ha escatimado un comentario, impresión y emoción cada vez que se ha puesto, habitualmente al lado de Antonio Alix, delante un micro de Eurosport a narrar una carrera.

Como cuando fue ciclista, lo suyo era cuestión cantidad y calidad: Comentaba por horas y horas, sin importar lo que quedara para meta ni la carrera que fuera, le ponía cariño, proximidad y sobre todo algo que ya le admirábamos de su época de corredor, le ponía humildad, una humildad que abría equidistancia entre los espectadores y la carrera, que les situaba en contexto y a veces enfriaba los habituales piques de Antonio Alix.

Ahora Eduardo Chozas supera esta enfermedad con la calma de saber que por el camino sólo ha dejado amigos y gente que le quiere, no es sencillo en un mundo donde el «haterismo» se lleva escrito en la frente, de ahí su mérito.

Escucharle nuevamente, no sé si lo tiene previsto, será sin duda un triunfo de aquellos que apreciamos la humildad como el primer peldaño hacia saber un poquito de lo que rodea.

Imagen: @Olympia_Vintage

Gore 400×100 MArzo2020

#Profiles2020 Tom Dumoulin en la casilla de salida

Giro Dumoulin JoanSeguidor

Esperemos que este veinte veinte maldito nos traiga el Tom Dumoulin del Giro de 2017 o del Tour del año siguiente

La última vez que Tom Dumoulin pisó el Tour de Francia fue para recoger su premio de segundo clasificado al podio de los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo ahí al fondo, entre Geraint y Froome.

Desde entonces Tom Dumoulin no ha sido ciclista, no en la medida de su caché y posibilidades.

Ganador de un Giro, corredor de un talento innegable, no ha tenido viento de cola nunca más…

 

Ahora, en la remozada campaña de verano-otoño que resumirá lo sustancial del año ciclista 2020, Tom Dumoulin ya no tendrá tantas miradas sobre su nuca.

Está claro que tiene galones, pero salir de la foto tanto tiempo te quita, al mismo tiempo, de la mente del aficionado y por ende de las quinielas.

El neerlandés no se pone un dorsal desde el pasado Dauphiné, una eternidad, acuciada por el parón sobrevino en marzo.

Saber qué será de su suerte y progresión es una de las grandes incógnitas de la campaña en ciernes, pues quedarse tanto tiempo en el dique seco genera más dudas que certezas y abre muchas ventanas, más cuando pertenece a un equipo que se ha abonado a la «atractiva» fórmula del tridente.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

¿Quién trabajará para quién en el Jumbo Visma?

Y eso ya no es cuestión de nacionalidades, que Dumoulin sea el primer neerlandés en ganar una grande desde Zoetemelk, que corra en un equipo de casa, no le hace más favorito que nadie en el liderazgo del equipo amarillo y negro.

Estos equipos entienden de la bandera hasta cierto punto, cuando tienen algo grande para ganar, quieren ganar y punto, les es indiferente quién va en el lote o quién les capitanea.

Sobre el papel Tom Dumoulin vuelve a la casilla de salida, lo que ha hecho estas tres últimas temporadas se refleja en la nómina, pero no creo que se prolongue al estatus de salida.

Aunque el grandullón sea una de nuestras admitidas debilidades, Primoz Roglic parte con ventaja en la carrera interna por capitanear la estructura que se ha armado para combatir los Ineos.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y no es una percepción, es un hecho que consideramos objetivamente plausible, que Tom Dumoulin lidere el Jumbo Visma es una cuestión que tendrá que trabajar desde abajo y en un entorno poco sencillo, pues ya sabemos cómo es el Tour y lo complicado que lo tienen los ciclistas de su perfil, casi sin cronos, con encerronas a diario, aquí Tom no se maneja mal, y subidas que le obligan a trazar eses.

Esperemos que este veinte veinte maldito nos traiga el Tom Doumulin del Giro de 2017 o del Tour del año siguiente, un corredor que no se amedrenta, que toma las riendas antes que nadie, que no espera a tercero y que se bate como gato panza arriba.

Luego si gana o no, ya se verá…

Gore 400×100 MArzo2020

El quinto fue el mejor Tour de Miguel Indurain

Miguel Indurain La Plagne JoanSeguidor

El quinto Tour de Miguel Indurain es la obra maestra, el ciclista total

Nos hacemos mayores y la celebración de ciertas efemérides nos los ponen de relieve: veinticinco años del quinto Tour de Miguel Indurain.

Recuerdo cuando empezábamos a escribir en este mal anillado cuaderno, cuando recordamos que habían pasado veinte años de la gesta de Val Louron, aquello era el primer Tour, y ahora recordamos el cuarto de siglo de la victoria, la quinta, de Miguel Indurain.

Pero «c´est la vie».

Ello no quita que miremos con nostalgia aquel loco verano del 95, diferente en todo ahora, por motivos obvios, pero por otros, como la mirada inocente y la credulidad en todo lo que se veía y se dejaba de ver.

 

Ese ciclismo de los noventa que nos enamoró y vinculó a este deporte por los siglos de los siglos, tan sucio, visto ahora, con gestas inhumanas, corredores que vistos hoy parecen de dibujos animados, y en ese entorno, Miguel Indurain fue el rey.

Y no, no se trata de acusar nadie, se trata de describir la realidad tal cual era.

Sea como fuere si aquel periodo tuvo un momento culminante fue el quinto Tour de Miguel Indurain, una de las ediciones ganadas con mayor entereza y solidez por parte de un campeón.

Indurain aterrizó fresco y sin un Giro en las piernas en un prólogo que recuerdo tarde y lluvioso con la idea de un no va más que consiguió plasmar en la carretera con momentos memorables.

Era ese Tour al que Jalabert llegaba con hambre de todo, que Rominger abordaba con un Giro como bálsamo, que los Gewiss parecían imparables, un Tour de los de la vieja escuela, primera semana de nervios y tensión, con favoritos arruinando sus opciones en caídas y cortes que nunca perjudicaban a Miguel y un primer fin de semana, en Bélgica, que abría el juego entre los grandes.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hay unanimidad que la exhibición de Miguel Indurain en Lieja fue un antes y un después: atacar en medio del pelotón, a la vista de todos ls rivales, en una recta atascada de gente, eso no tuvo precio, dejarles atrás y mantener el hueco, fue sublime.

Una acción inesperada que completó con la crono del día siguiente, dos etapas y balance en uno.

La contrarreloj de Charleroi no está entre las mejores de Indurain, pero su cómputo con Lieja se le aproxima en los daños ocasionados en otras a los rivales.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Si bien el destrozo estuvo en la que consideramos, con Luxemburgo, la mejor jornada de siempre de Miguel Indurain, en el Tour y fuera de él, y mira que tuvo unas cuantas.

El goteo de rivales quedándose en la base de La Plagne al albur de un ritmo que fue el mismo abajo, en medio y arriba nos deja una de las mejores exhibiciones que hemos visto nunca a alguien, ojipláticos como pocas veces nos ha supuesto este deporte.

Ahí, podríamos decir que se acabó el Tour, pero no.

Aquel Indurain era el más maduro, sólido y consciente de su poder de siempre, pero también objeto de ataques indiscriminados como la ONCE en Mende.

Salió airoso porque era el más fuerte, su equipo era un señor equipo y cuando éste no llegaba Echávarri se movió bien por los coches de otros directores.

El quinto Tour de Indurain es la obra maestra, el ciclista total, en un tiempo que hoy vemos oscuro, pero que iluminó nuestro amor eterno por el ciclismo. 

Gore 400×100 MArzo2020

L´ Étape Spain: Cicloturismo con el sello del Tour de France

El día 21 de noviembre el Tour de France viaja al corazón de la Península Ibérica

Donosti, Barcelona, Girona, La Seu d´ Urgell, Jaca,… ciudades, enclaves cercanos a Francia fueron anfitriones del paso del Tour regalando imágenes increíbles, de multitudes apostadas en la cuneta, los mejores ciclistas del mundo, grandes caravanas publicitarias… una atmósfera que se recreará en L´ Étape Spain.

Esta vez el Tour va más allá, al corazón mismo de la geografía española, a Villanueva del Pardillo, una pequeña población cercana a Madrid que L´  Étape Spain by Tour de France va a poner en el mapa y la mente de miles de aficionados al ciclismo.

Elegimos Villanueva del Pardillo por su privilegiada posición, las posibilidades de la zona y por todas las facilidades que nos ha dado” nos cuentan desde la organización, la Titan World Series.

Étape Spain Tour

Étape Spain Tour

El concepto de L´ Étape du Tour

Hace más de veinte años el Tour de Francia, el espejo del ciclismo mundial, uno de los grandes eventos deportivos de carácter anual, comprendió que una marcha cicloturista paralela a la carrera, tomando el mismo recorrido que posteriormente, iba a resultar doblemente beneficioso: un evento ciclista previo a la gran cita y otra línea de negocio.

Así surgió L´ Étape du Tour de France, una iniciativa que tantos años después ha puesto a miles de ciclistas, unos 15.000 cada mes de julio, de toda condición y procedencia en la senda de los más grandes, en los mejores escenarios del Tour y de Francia, creando una atmósfera única y singular de la mejor carrera del planeta: antes, durante y después.

Un concepto que caló con éxito más allá de las fronteras del hexágono y que hoy pone el pie en lugares tan distantes como Brasil, Australia, Méjico, Colombia y China.

La cita española será el 21 de noviembre, con las emociones de la Vuelta a España frescas en la memoria y ganas de ciclismo en un año en el que cualquier evento es el Evento

Étape Spain Tour

Étape Spain Tour

La necesidad de un objetivo de verdad

Obviamente L´ Étape Spain by Tour de France vive a caballo de los acontecimientos y la actualidad que nos preocupa desde hace poco menos de medio año.

Quedan aún cuatro meses largos y la situación puede sufrir muchos cambios en el camino, pero no sólo eso, habrá en este tiempo experiencias múltiples que garanticen una experiencia con el “sello Tour” en el corazón de Madrid con todas las garantías de seguridad que se imponen en esta nueva realidad.

Seremos muy cuidadosos” asimilan desde la organización

Con los recorridos perfilándose, la propuesta gira en torno a dos versiones, de 116 y 161 kilómetros que seguro se llenarán de los mejores paisajes y posibilidades que ofrece el lugar.

Y no sólo eso, habrá alicientes para quienes quieran exprimirse “un poco más” con un par de KOM´s repartidos por el recorrido y un punto para realizar un sprint de un kilómetro en el que los participantes verán cuántos vatios pueden mover.

En definitiva, una jornada Tour, con lo que eso conlleva, en el corazón de Madrid, en noviembre para que este 2020 siga teniendo citas a las que agarrarse…

Imágenes: A.S.O. James_Mitchell y Aurelien_Vialatte

+ INFO