Ver ciclismo con mascarilla no es una opción

mascarilla ciclistas

Llama la atención ver público sin mascarilla en las primeras carreras

A vueltas con la mascarilla, a veces, cuando sientes que predicas en el desierto, te acaban diciendo eso de «mas papista que el Papa», sin mas argumento que eres un pelma, pesado, todo lo ves negativo… sin reparar que estamos en la situación más anormal y cogida con hilos que nos ha tocado vivir, posiblemente en los últimos setenta años.

Y es que llevar mascarilla no es una opción, es una obligación, legalmente amparada, por doquiera, da igual dónde, también en llegadas y salidas de carreras ciclistas, también en las subidas, por mucho que seas el padre de la criatura que se retuerce monte arriba…

Lo increíble no es que el ciclista le aclare a un tío tan educado y correcto como Saul Miguel que el que corre a su lado, con la mascarilla en la barbilla, sea su padre, lo increíble es que haya gente que utilice lenguaje digno de Telecinco para justificar la imagen

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero esta es la realidad, como si el ciclista no oyera quien le esta chillando casi al oido, por mucha mascarilla que lleve.

No es tan complicado, probadlo y veréis que también se os oye, como escuchó Froome a los subnormales que le abuchearon en Francia.

A algunos se les olvida muy pronto todo lo que acabamos de vivir, un cierre de nuestra sociedad en toda regla, que ha comportando, y comportará, la ruina de muchas empresas, que ha matado a mucha gente, que ha dejado secuelas en otras tantas.

A algunos se les olvida, ya que esto va de ciclismo, que acabamos de pasar el primer mes de julio sin Tour de Francia desde 1946, años de la resaca de la Segunda Guerra Mundial, que estos deberíamos estar relamiéndonos con los Juegos Olímpicos de Tokio.

Todo eso se ha aplazado por el motivo que nos obliga a llevar máscaras, así que dejad de defender lo indefendible.

Mirad lo que dice Van Baarle sobre la distancia social en Francia, donde se corre la Route d  Occitane. 

 

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Un perfecto mensaje para aquellos que justifican que es su padre quien corre al lado suyo y que puede ir sin mascarilla perfectamente.

Tanto en Francia como Strade Bianche, la mascarilla no ha sido la imagen mas vista, y eso pesa también en la percepción del propio ciclista que se ve a merced de los elementos y de cómo sople el viento para infectarse o estar cerca de hacerlo mientras ejerce su profesión.

No olvidéis que cuando hablamos de ciclistas profesionales, lo hacemos de personas al límite de todo, también de salud.

Por eso llevar la mascarilla es elemento indispensable del paisaje.

Menos mal que a veces se impone la cordura…

Imagen: © Deceuninck – Quick-Step – David Ramos – Getty Images

Gore 400×100 MArzo2020

 

Van Avermaet estaría orgulloso de Van Aert

Wout Van Aert JoanSeguidor

Si Van Avermaet tuviera un sucesor, Van Aert sería el primero en la línea

Entre los «Van» belgas hay dos que sólo puedes querer: Greg Van Avermaet y Wout Van Aert. 

El otro día cuando el del Jumbo tiraba carretera arriba hacia Siena con idea de ganar su primera gran carrera y el del CCC tiraba y tiraba por detrás, descolgado, con otro que no les va a la zaga a ambos, Stybar, vi clara la analogía entre ambos.

Van Aert y Van Avermaet son ciclismo con mayúsculas, son roca y piedra, juncos que no se doblan, endurecidos por su profesión, pero también por lo mucho que les cuesta sacar el premio que merecen, dos ciclistas cincelados en la adversidad, con sendas estrellas a su lado que lo hace todo y lo hacen fácil, como Van der Poel y Sagan, respectivamente, cosa que no les quita un ápice de convencimiento en su labor y su objetivo.

Tras mil carreras perdidas, tras cientos de derrotas, tras descolgarse o perder el corte bueno, ellos siguen, siguen y siguen y ocurre que llega el día en que, como siempre están, tocan pelo, y entonces es la hostia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Esto es así, una realidad tangible.

Wou Van Aert venía de un año de espanto. 

Justo cuando ganaba la Strade Bianche recordaba que un año antes estaba saliendo del hospital tras casi destrozarse la rodilla en una caída en la crono del Tour.

Partía Van Aert, ese día, como uno de los nombres a seguir en el test individual, pues acaba de ganar una en el Dauphiné y la etapa anterior -al sprint- en el mismo Tour y acabó por los suelos, hecho añicos.

Pero como en mil carreras de ciclocross le habrá pasado, él reconstruyó el camino, pieza a pieza, para llegar otra vez al punto óptimo, al mejor de su vida, dijo en Siena, para lograr el triunfo en la carrera en la que se había postulado dos años antes.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

¿Cuántas veces hemos visto perseguir a Van Aert y cuántas a Van Avermaet?

Son ciclistas que dignifican este deporte, que le dan solidez moral y física y para más INRI el ciclismo les devuelve parte de lo que merecen.

Nunca se dejan caer, ni en las circunstancias más adversas y en el caso de Van Aert pregonan ese ciclismo 360 grados que tanto nos gusta, entrando en colisión con aquellos que siguen pensando que la carretera es un coto al margen del resto, que ciclocross o pista no son beneficiosas ni extrapolables a la carretera, cuando lo que hace falta son piernas y talento y todo lo demás suena a excusas.

Gore 400×100 MArzo2020

La lecciones de la Vuelta al Besaya

En el final de la Vuelta a Besaya la gente al final se olvida que hablamos de juveniles

La Vuelta a Besaya ha tenido el final soñado, para los organizadores digo, porque alrededor de ella se ha montado un espectáculo, que dudo pueda serle más beneficioso a una carrera que, por otro lado, sería seguida por la gente del mundillo y del lugar.

En todo caso, el desenlace que nos ha dado la prueba, la presencia del mejor juvenil del momento, Juan Ayuso, con contrato World Tour asegurado y toda la mala suerte del mundo en la jornada final han cuadrado el círculo.

A saber, tras varias averías y percances Ayuso dio un paso atrás en la general para que Arnau Gilabert acabara pisando el primer peldaño de una carrera que es oro para la categoría.

Partiendo de la base que sin la mala suerte de Ayuso no habría habido tema, todo lo demás también fue gracias a la estrategia de los Kometa y el trabajo de terceros corredores que, a la postre, acabaron bastante desencantados con lo que sucedió.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Los balances y demás empiezan tras este tweet.

A continuación desde Kometa se lanza una respuesta en la que se pide perdón por el desenlace de la carrera.

Y se lía la troca.

Al parecer, con Ayuso maldiciendo su mala suerte, la carrera entró fuera de control y por delante Gilabert se soldó a la rueda de Enekoitz Azparren.

Durante algunos momentos, nos cuentan, Gilabert lo pasó mal para seguir a Azparren, pero el catalán arrancó un acuerdo que es más viejo que el ciclismo: «Nos vamos los dos, para ti la etapa, para mí la general«.

Todo iba miel sobre hojuelas hasta que Gilabert entra primero en meta, ganándolo todo, etapa, general y el cabreo consiguiente de Azparren hijo, pero también del padre…

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Por partes:

Arnau Gilabert creo que no sabe dónde se ha metido, sinceramente, que si la emisora, que si esprintó… 

O los corredores van ciegos y no se percatan que la meta está al caer o no lo entiendo, lo de la emisora fue el argumento que Nairo puso aquel día en el Stelvio, al final todo confuso.

Me gustaría pedirle perdón a Azparren. Habíamos hablado, hizo un gran trabajo. Por un mal entendido por la emisora esprinté. Yo iba a por la vuelta, no a por la etapa. Quiero pedirle perdón. Esta victoria era suya” comenta Gilabert en la nota de prensa de su equipo respecto a la carrera.

Sinceramente, al final todos somos humanos, queremos cuanto más mejor y ha caído a su favor, esta vez.

No obstante, no sé si querer amasarlo todo en una vuelta juvenil, con lo que ello implica, es una buena estrategia para el futuro, cuando te veas en una similar, tus rivales se lo van a pensar mucho.

Luego está Mikel Azparren, el director y padre del «damnificado», que le pide explicaciones al rival de su hijo.

 

Sinceramente, la sola imagen me produce una pena inmensa por todo lo que implica: su hijo acaba de recibir una lección de vida como un templo, de la que seguro sacará conclusiones en el futuro, que es lo importante, y eso tendría que valorarlo.

Que vaya a pedirle explicaciones a Gilabert, en medio de toda la gente, es una imagen pésima, un padre en labores que no creo que le correspondan, dando la cara por su hijo cuando igual el año que viene el chaval se cansa del ciclismo y se dedica a cualquier otra cosa.

En el tiempo que trabajé en la Federació Catalana de Ciclisme he visto a tantos padres perder los papeles, poner la mano en el fuego por sus niños y niñas, que sólo cuando pasa el tiempo se percatan del tiempo que han perdido y del flaco favor que le han hecho a sus chavales peleándose como si la vida les fuera en ello.

En fin, que no será ni la primera ni la última vez que lo veamos, igual que un corredor falte a su palabra, porque eso va en el ADN del ser humano.

Egoi Martínez podría escribir un libro.

Imagen: Kometa-Xstra Cycling Team

Gore 400×100 MArzo2020

 

Max Schachmann: qué fácil es ganarse una aficionada

Una niña recibe el ramo de flores que ganó Schachmann en el podio de la Strade Bianche

Si una cosa ha tenido en común el reinicio de la campaña ciclista con la interrupción de la misma ha sido el nombre de Max Schachmann.

El alemán dejó la temporada de esta guisa, tirado en el suelo y roto por el esfuerzo para mantener su liderato hasta el final de la París-Niza.

Max Schamann Paris-Niza

Durante el confinamiento el alemán ha hecho los deberes y ha vuelto al frente de una carrera World Tour con la Strade Bianche.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

No estuvo con Wout Van Aert en el momento que el belga se fue, per a Schachmann le cupo al menos el privilegio de subir al podio, pocos días después de saber que había renovado con su equipo, el Bora, donde es ahora mismo la referencia, incluso por encima de Peter Sagan que en este veinte-veinte sabemos más de él por los anuncios de maestro que ha hecho para el Giro que por la competición.

El aspecto de Schachmann, toda la porquería que llevaba adherida al sudor que surge cuando vas a mil bajo cuarenta gradazos de temperatura, en meta era un poema.

Podemos imaginar cómo llegaron de rotos a meta.

En todo caso al alemán le surgió una fan por las calles de Siena y no pudo menos que pasarse

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

El vídeo del Bora es una perla, un diamante de aristas afiladas que demuestra que el ciclista se puede centrar todo lo que quiera en su profesión, que para eso le pagan, que tener un detalle, incluso tras el sopor toscano del primero de agosto, no cuesta tanto.

El ciclismo de buses adosados a los villages de salida, los controles de firma completamente pertrechados, el control que ahora se impone por el coronavirus hacen de todo algo frío y alejado, que parece sólo se puede ver en la televisión.

Pero si resulta que el campeón alemán va por medio Siena y una nena pequeña le solicita, incluso con las piernas repletas de dolor, no cuesta nada parar y darle nada menos que el ramo de flores.

Schachmann se ha ganado una incondicional y el ciclismo una aficionada, como el niño pequeño que le pidió a George Bennett un bidón en Andorra, hace un par de años, y éste se lo arrojó al suelo para que lo cogiera.

Al menos dentro de lo posible, y con las precauciones que rodean hoy todo, que el ciclismo sea cercano todo lo que pueda, es un premio para el aficionado y una satisfacción para el ciclista.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

Gore 400×100 MArzo2020

 

Pasar hambre no es una obligación del ciclista

Peso ciclista

Hacer apología del peso del ciclista es una irresponsabilidad

El viernes mismo un director de ciclismo me confiaba por privado, cuando le preguntaba por el peso de un ciclista como Remco Evenepoel y lo poco fino que se le ve, respecto a otras estrellas, que en el ciclismo español ni hay capacidad de sacrificio ni ganas de ejercitarla para llegar al nivel del crack belga.

No es la primera vez que el peso del ciclista entra en este mal anillado cuaderno con toda suerte de opiniones.

En nuestro caso no podemos cuestionar que ciclistas como Bardet, Froome, Bernal… o Valverde el año pasado sean de esos que nuestra abuela seguro les daría un bocata si les viera por la calle, porque son profesionales y lo su suerte va en esto y en mil aspectos más.

Sin embargo, que el peso del ciclista y el pasar hambre sea el lema de una marca como Rapha pues… 

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero lo es, y se plasma en sus envases haciéndose, eco de la leyenda:

«Para conseguir el peso de carrera, cuenta la leyenda que Marco Pantani se pasaba seis horas sobre la bicicleta sin nada más que agua y al llegar a casa, se tomaba una simple rodaja de sandía»

Esta es la leyenda que luce Rapha en uno de sus bidones, una inspiración como esas sobre el límite y esas chorradas que acaban en más de un disgusto para alguien que no sepa interpretarlas.

El mensaje es un desastre, una aberración para quien ame de verdad el ciclismo como modo de vida saludable y forma de largar, con calidad tus años en este mundo.

Una invitación a las monstruosidades que hizo un ciclista, en este caso Marco Pantani, para lograr lo que logró, porque en definitiva le iba el pan en esto.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Entendemos que haya gente que haga salvajadas en Strava, no lo criticamos, ojo, sólo mostramos nuestra extrañeza ante tamaña «hazaña», entendemos que haya quien le guste ir con lo mejor y salir a full equipo, dando de comer a no pocas marcas y por ende a sus empleados, pero hacer tonterías con la comida en estos tiempos, donde el pasar hambre es un lujo que no nos podemos permitir, más que nada porque no es saludable si queremos que la experiencia en la bicicleta sea placentera, es de ser muy corto de miras.

Habrá quien le guste estar fino, porque come sano, pero lo necesario para seis horas sobre la bici, y habrá quien arrastre su alambrado cuerpo porque pasa más hambre, como diría mi padre, que un maestro escuela.

Es respetable, sí, hacer apología de ello en una marca que se tiene por seria y comprometida no sólo con el ciclismo limpio, que también saludable, es una aberración.

Si Rapha pretende inspirar sus clientes así, quizá debería saber las locuras que más de uno es capaz de hacer por quitarle un minuto a Strava para saber que con estas cosas mejor no bromear y que una buena mesa esté presente antes y después de quemar tresmil calorías en cualquier salida en bicicleta.

Gore 400×100 MArzo2020

¿Te ha dejado en casa el apagón de Garmin?

Campus Melcior Mauri grupeta JoanSeguidor

Subir la salida al Garmin es sólo una parte del placer de la bicicleta

En la esfera de os deportistas amateurs, aquellos que sacamos tiempo de donde no lo hay y combinamos el deporte con la vida, la familia, el trabajo, han sonado todas las alarmas con la caída de Garmin.

Quien tenga un reloj de la marca lleva unos días sn poder subir sus actividades, ni a la plataforma propia de Garmin, ni al propio Strava.

Miedo, caos, casi pánico, cuando se cae una de esas redes que sujetan nuestra vida, surgen todos los temores.

El trenzado de las redes sociales con lo diario es tal, que resulta imposible marcar la línea entre lo social, personal e íntimo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Una locura que hace tiempo que describimos, que respetamos, pero no compartimos.

Las redes son un motor excelente para que el menos pintado un día se calce unas zapatillas y salga en bicicleta, a rodar y mejorar, a machacarse algunos días, pero siempre consciente de que en casa hay alguien esperando.

El problema viene cuando la historia se envenena y suceden situaciones como las que Unai Yus nos describía hace un par de post, locuras al servicio de Strava como hoguera de vanidades.

Salidas insanas, llevando al cuerpo al límite de todos los límites, un poco como cuando el confinamiento describíamos situaciones dantescas en el rodillo.

Si lo sabemos, cada uno es muy libre de hacer lo que le plazca.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero el retrato de una sociedad que se alarma porque el Garmin no conecta no es el más beneficioso, al punto que oímos que si no se puede subir a la plataforma para qué salir…

Pues sencillo, el ciclismo, la bicicleta antes de Garmin era placer, aire en la cara, sudor en los brazos, mirada despejada, paisajes inspiradores, todo eso era, y es la bicicleta.

La salida hecha cuenta, esté o no en Garmin, y no cabe vuelta de hoja, la salida cuenta porque el cuerpo la disfruta y padece a partes iguales, y eso amigos no tiene precio.

Veremos en qué queda el hackeo de Garmin y esa plataforma que no hace tanto recomendábamos sin saber que le acechaban de esa manera.

El ciclismo es todo: madrugar, salir, apretar, la parada en el bar, la foto y el perfil de la salida… todo en su medida, todo en el pack.

imagen: Jordi Santacana Fotografía

Gore 400×100 MArzo2020

#Profiles2020 Egan Bernal en el Tour: a completar el «parricidio»

Egan Bernal Tour JoanSeguidor

Cuatro semanas para Egan Bernal inicie la defensa del Tour

No queda tanto para el Tour, ni para ver qué puede conseguir Egan Bernal.

En lo sucesivo vamos a tener que acostumbrarnos, si todo va bien, a tener los ojos en varios sitios al mismo tiempo y en muchos nombres a la vez.

Por ejemplo, esta tarde de sábado, vimos a Remco Evenepoel romper el techo de cristal en Burgos, Van Aert prolongar su amor con la Strade Bianche y saber de Egan Bernal en la Ruta de Occitania.

Todo en cuestión de horas, la misma tarde, casi a la vez.

Egan Bernal ya rueda hacia la defensa de su título del Tour

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Recuerdo hace poco menos de tres años, mientras Chris Froome apuntalaba su triunfo en la Vuelta, le preguntaban por ese chaval fino y tostado que ganara la Vuelta al Porvenir al otro lado de los Pirineos.

Le preguntaban por Egan Bernal y por ende sus sensaciones de tener en el equipo tamaño talento, con todo lo que puede implicar.

Nunca imaginó Chris Froome, ni nosotros, que a los pocos meses Egan Bernal le estaría pisando los talones y que luego se haría con el triunfo del Tour de Francia siendo aún un sub 23.

Hay corredores cuya sola irrupción sólo puede cambiar las cosas, una disrupción en el paisaje desenfocada sólo por uno que es bueno, muy bueno.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y Egan Bernal es eso, bueno, muy bueno, no sé si el mejor de su generación, porque varios llaman a su puerta.

Ahora le viene lo complicado, como dicen de los buenos toreros, «lo difícil no es llegar», ahora le viene la defensa del título, una defensa por cierto que se está realizando en varias fases.

Primero en casa, resolviendo cuestiones de liderato, una responsabilidad que seguramente caiga en sus manos por cuestiones de peso específico, no veo a Geraint Thomas al nivel de dos años, o por simple superioridad, Froome no lo tiene nada fácil para volver a ser el que era.

De entre los tres líderes del Ineos, Egan Bernal está cuadrando el círculo, está cometiendo, metafóricamente hablando, un «parricidio», haciéndose a su tierna edad con lo que les correpondería a ciclistas que están de vuelta en muchas cosas.

Ese asalto al poder tiene varios ingredientes, trabajo incesante, humildad practicada y un talento inmenso que le ponen en primera línea, como no podría ser de otra manera en quien portará, Dios mediante, el dorsal uno en la salida del Tour en Niza en sólo cuatro semanas.

Porque en Francia, y esas 21 etapas, Egan Bernal se juega la suerte de su campaña y cargarse de razones ante las no pocas amenazas que le surgen por izquierda y derecha, desde jóvenes insolentes, como él mismo, que no quieren esperar a llevarse el pastel a una generación consagrada pero hambrienta de más títulos.

Egan Bernal tiene un reto mayúsculo, pero sabiendo de él, no quedará leña que echar a la brasa, es un ciclista que todo lo hace bien, que todo le interesa,

De hecho ya ha sido top 10 en la inauguración del calendario francés, y era un sprint. 

Gore 400×100 MArzo2020

Strade Bianche: Wout Van Aert siempre está

Wout Van Aert Tour JoanSeguidor

La Strade Bianche le da a Van Aert el triunfo que tanto merecía

Cuando hace dos años, en una tormenta de marzo, Wout Van Aert emergió de entre las estrellas de la Strade Bianche para llegar, incluso, a pisar el podio, estaba claro que no estaba de paso.

Wout Van Aert lleva tres podios en Strade Bianche, dos terceros puestos y ahora una victoria que hace justicia, justicia divina, a todo lo que da a cambio de nada.

Van Aert nunca da una golpe de pedal para especular, sólo busca la victoria, sólo quiere ganar

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Como la mayoría, nos diréis, pero es que este ciclista que es calidad supina rara vez falla a la cita.

Llega con los mejores a San Remo, lo hace en Flandes, rema a la contra en Roubaix, disputa cronos, gana etapas al sprint en el Tour, donde se destroza una rodilla, una caída de la que parece recuperado.

Por eso nos alegramos cuando la Strade Bianche le premia con un triunfo que significa su entrada en la excelencia, en un momento que especial para él, la primera gran clásica que cae de su lado, y para el ciclismo, que significa el regreso a una nueva normalidad por la que cabe navegar con la mejor de las suertes.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

La vuelta al gran circuito ha premiado a Van Aert y ha retomado la campaña donde la dejamos, con Max Sachmann delante, demostrando que ahora mismo es la multiherramienta del pelotón y el ciclista franquicia del Bora, cuando la luz de Peter Sagan no le da para brillar.

La Strade Bianche en agosto se esperaba dura, y lo fue. 

Al calor, que en Toscana abrasa especialmente, se le unió ese polvo de tierra dura y pedregosa que dejó irreconocibles rostros, maillots y coches.

Un escenario que, siendo el primero de la renovada campaña, pasó a cuchillo a no pocas estrellas, desde Julian Alaphilippe, corto de forma ante lo que se le avecina, a Jakob Fuglsang que se atrevió a atacar tan de lejos que tenía pólvora mojada cuando la necesitaba a punto.

Esto no ha hecho más que empezar, Van Aert se ha desecho de la pesadilla del Tour, de los calambres aquí mismo hace dos años y ya ha sumado, si el ciclismo es justo, no será la última vez.

Gore 400×100 MArzo2020