Me niego a pensar que Dumoulin esté amortizado

Dumoulin Joanseguidor

La baja de Tom Dumoulin es un golpe bajo en la estrategia de Jumbo

En la charla final de 2020, entre nuestros compañeros Antonio Alix y Borja Cuadrado, surgió una reflexión de éste último sobre Tom Dumoulin: «Creo que es demasiado buen tío y no se impone en el equipo. No sé si le volveremos a ver ganar una gran vuelta«.

Aquello dolió, aunque, sin saberlo, fue el anticipo de lo que ha sucedido este sábado de enero.

En su anuncio de hacerse al lado, de dejar el ciclismo un tiempo ,creo que hay muchas lecturas, tantas como aficionados, pero para nosotros al final es la consecuencia de ser coherente.

Aunque lo olvidemos con frecuencia, el ciclismo es como la vida, no es una cosa aparte y cerrada, en él pululan personas, y éstas si no están bien, acabarán no rindiendo.

Es tan sencillo como que la mejor manera de estar a buenas con los demás empieza por estar bien con uno mismo

En su discurso abundan las referencias a los aficionados y a lo que esperaban de él: el gran ciclista holandés.

Sin duda que Tom Dumoulin no ha estado donde le ubicábamos hace tan sólo dos años,  aunque nos resistimos a creerle amortizado.

Otra vez, los condicionantes para Dumoulin se alinean y todos en contra

Hay momentos que marcan, instantes de duda que cambian la suerte de toda una trayectoria.

Para Dumoulin, así viene siendo desde que vacilara fatalmente en aquella subida a Finestre, cuando no quiso salir a la rueda de Chris Froome, directo a la gloria del Giro.

Desde entonces, que si la pinza de Sky en el Tour, que si la caída en el Giro del año siguiente, hablamos de 2019, que si una truculenta salida del Sunweb, que si Roglic le toma la delantera en Jumbo…

Así viene siendo desde hace dos años y medio y mientras el tiempo sigue pasando, nuevos rivales van emergiendo, la gente exige y los resultados no llegan.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Haciéndose Dumoulin a un lado, Jumbo recibe una pésima noticia

El neerlandés ya tenía incluso hasta calendario, había anunciado su vuelta a los adoquines de Flandes y apuntar al Tour de Francia.

A ambas va como verso libre, si a Flandes se le anuncia como segundo de Van Aert, para el Tour ocurre lo mismo con Roglic.

En ambos casos ir de tapado podía ser la clave para que retome el camino que intuimos cuando ganó todo un Giro de Italia, corriendo panza arriba por todas las montañas del norte de la bota y ante los mejores escaladores.

Ahora se le anuncian recorridos mucho más favorables, como el del Tour, con esas cronos en las que puede limar los segundos que deberá defender en subidas que, según se plantea el Tour, se hacen al ritmo y tempo que a él ya le va bien.

Si volviera, Tom debería propinar un golpe en la mesa en Jumbo.

No creo que Dumoulin quisiera volver a ser parte del cortejo que lleva a un tercero, dígase Pogacar, hasta el amarillo de París.

A veces no es cuestión de ser eslabón del engranaje más poderoso de la mejor carrera y sí poner en valor otras estrategias, y si Jumbo piensa en otro que no sea Roglic, habría de ser Dumoulin.

El neerlandés, de la generación de Mikel Landa, está al borde del abismo, de lo que haga este 2021 depende que se le recuerde como un efímero ganador de una gran vuelta o un coleccionista de grandes triunfos.

Ahora todo está en suspenso, primero es la persona, y Dumoulin debe estar bien consigo mismo para dar lo mejor a los demás.

Gore 400×100 MArzo2020

¿Por qué siempre sale alguien con el dopaje cuando recordamos a Indurain?

Rara es la vez que un contenido de Indurain no recibe respuestas de dopaje en las redes

Hace casi cinco años un conocido seguidor de Miguel Indurain, Manuel Pérez, en su grupo de Facebook escribió un bonito artículo en este mal anillado cuaderno, que finalizaba con una referencia al dopaje…

No tengo ni la más remota idea si dentro de 200 años aparecerá en algún laboratorio de Francia, un doctor o un investigador con una micro muestra de un pis que dejó Induráin en no sé qué sitio, ni si ese pis tendrá un nanogramo de una sustancia que tenía uso terapéutico u otro… Me daría igual, le he visto atender a todo el mundo siempre con una sonrisa; tener detalles personales que te dejan boquiabierto, miles de cosas que darían para un libro. Pero me quedo con una sola cosa. Miguel Induráin es de verdad, es real. Fue, es y será el mejor.

En este cuaderno nos gusta recordar mucho a Miguel Indurain, lo admitimos

Ponemos acento en gestas deportivas que creemos nunca volveremos a ver, La Plagne, Luxmeburgo, el mundial de Colombia… fueron tantas cosas, en tantos años, que los recuerdos trepan hasta estas manos y toman forma a través de un teclado que sí, rezuma nostalgia, a veces mucha.

Pero fueron nuestros años, los de nuestra adolescencia, crecimos viéndole en la televisión, soñando vagamente un día estar ahí, entre la gente, en los puertos, sorteando mil obstáculos, todos con suerte, omitiendo lo mucho de duro y triste que tiene este oficio.

Quizá el libro que mejor retrata este sentimiento es el que recuerda a Bugno y las horas y días que el autor se dedicó a seguirle con admiración por medio mundo aquellas tardes de los veranos de los noventa.

Escuchad cualquier capítulo de Pedal Vintage, que nos firman los excelentes Saúl Miguel y Miguel González, para entender que los noventa pusieron los cimientos de esta pasión que demostramos por el ciclismo.

Y el rey de esa época, fue Miguel.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Sin embargo, raro es el artículo sobre Indurain que no acaba con insinuaciones de dopaje por alguna de las redes en las que nos movemos.

Para muestra un botón…

Ya sabemos que el ciclismo de los noventa arrastra un merecido estigma, ya sabemos de exhibiciones estratosféricas, somos conscientes de la factura que le ha supuesto al ciclismo y queremos creer, así nos lo repiten por mil sitios, que todo está más limpio y decente.

Un día reflexionamos sobre los rivales de Indurain, pocos se libraban de un positivo en su trayectoria.

Sólo comentarlo, casi nos cuesta salir del país.

Queremos creerlo, incluso cuando sale alguna noticia en sentido contrario, incluso cuando vemos cosas que necesitas de frotarte los ojos para creerlas.

Como todo en la vida, lo que vemos en la tele tiene magia, y la magia, el truco, y si no somos capaces de admitirla, quizá es que malgastamos el tiempo y energía en algo que no nos merece la pena.

Claro que hay que denunciar cuando la falta es flagrante e incluso está juzgada, todo lo demás es ruido, mala hostia y mal perder, pues insinuar estaríamos insinuando hasta el infinito.

Cuando te dicen «es que es un secreto a voces», es sencillo, ve y denuncia, para lanzar porquería, mejor quedarse en la cueva.

Nosotros sabemos bien lo que había en los noventa. como dije aquello era magia, pero la vimos saliendo del caparazón, la recordamos como eso y ese recuerdo es más potente, como bien dice Manuel en el primer párrafo, que todas las insinuaciones que puedan caer, vengan de donde vengan.

Aquello fue verdad, nuestra verdad.

Gore 400×100 MArzo2020

 

2021 en ciclismo ¿el año del relevo más brutal?

Peter Sagan Giro

El 2021 llega con movimiento de sillas en el salón del ciclismo

Con las primeras carreras cayéndose del calendario, en un panorama que ya ni nos asusta ni nos sorprende, el año 2021 llega al ciclismo cargado de muchos nombres que se encuentran entre la espada y la pared.

El paso del tiempo, aquellos relevos que siempre hemos visto, ha cobrado esta vez una ristra de víctimas que por cantidad y calidad creo que rara vez se ha dado.

La llegada de las nuevas generaciones deja en un rincón nombres que hasta hace un par de años eran de la partida en cualquier pronóstico

Su ausencia en las primeras plazas nos deja un sabor de boca raro, pero igual que Indurain, Bugno y Chiapucci tomaron el mando de Perico, Fignon y Lemond, 2021 impone un relevo incluso más brutal para el ciclismo que viene.

Ahora mismo sólo cuatro corredores sobrepasan la franja de las cien victorias oficiales y sobre esos cuatro flotan incertidumbres.

Mark Cavendish declive JoanSeguidor

El ciclista más laureado del pelotón es André Greipel, un tío que ha hecho fortuna en el sprint en tiempos de Cavendish y Kittel, ahí es nada.

Le sigue el propio Mark Cavendish, quien ha encontrado en el Deceuninck una prórroga por la que pocos abogábamos.

El tercero es Alejandro Valverde, quien completó en la temporada de bolsillo de 2020 una campaña sin triunfos, la primera en blanco, al margen de los dos años que cumplió sanción.

Cuesta ver a estos tres corredores volver a ganar, complicado en cualquier carrera, cuanto si más en los grandes foros.

No se trata de enterrar a nadie, pero sí de ser coherente con la realidad que el paso del tiempo factura a toda persona.

Otra cosa, es Peter Sagan: el año pasado ganó aquella jornada del Giro firmando un triunfo muy deseado por todos, primero por la propia organización, luego por la legión de gente que le adora al tiempo que no concebía una campaña en blanco.

Sagan está aún en edad de merecer, su problema, si se le puede llamar así, es que empezó a ganar muy pronto y muy joven, lleva tanto tiempo en el circo que nos olvidamos que justo acaba de cumplir la treintena, siendo una leyenda, a puertas de algo único, ser el primer ciclista que aúna cuatro campeonatos del mundo, pero con muchos rivales saliéndole por izquierda y derecha, y no sólo en la carretera, también fuera de ella, un terreno en el que el eslovaco se ha convertido en el ciclista mejor pagado del firmamento.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Pero hay otras muchas estrellas cuyo brillo se ve amenazado por el relevo que 2021 pueda acabar imponiendo en el ciclismo.

Eduald Boasson Hagen no cuela ya como outsider en las grandes clásicas, lo mismo que John Degenkolb, quien nunca volvió a volar alto desde aquel accidente colectivo entrenando por Levante.

Philippe Gilbert parece en la prórroga de todo, y eso que hace menos de dos años ganó en Roubaix y marcó San Remo para culminar el grand slam de monumentos y por su parte Greg Van Avermaet lleva ya mucho tiempo llamando a la puerta que no se le abre en Flandes.

Qué decir de Niki Terpstra…

Dicen en la Volta que uno de los motivos de incluir el Gazprom ha sido Roman Kreuziger, cuando del checo hace tiempo que no hay noticias, mientras que dos capos de grandes vueltas como Nibali y Froome parecen haber quemado sus mejores días.

Lo mismo transmite Rigoberto Urán, en labores creo de mentor en Education First, un rol similar al que adopta Alexander Kristoff en UAE, aunque a éste la victoria le sigue sonriendo en grandes foros, mientras que el pluriempleado Elia Viviani se recupera de unos problemas cardiacos…

En los nombres anteriormente citados tenemos un pelotón de estrellas, cuya sola mención ilustra el relevo más brutal que jamás hayamos presenciado.

2021 ha llegado para hacer historia en ciclismo.

Gore 400×100 MArzo2020

#PodcastJS Chema Martínez, conviviendo entre zapatillas y bicicletas

Sabemos más del reto gran canario de Chema Martínez con Luis Angel Maté…

La semana pasada el mano a mano que Luis Angel Maté mantuvo con tres atletas, Pablo Villa, Sheila Avilés y Chema Martínez, en la que llamamos subida más dura de Europa, un tramo del Pico de las Nieves, corazón de Gran Canaria, nos llamó la atención por la originalidad del reto y las imágenes que dejó.

Imágenes que nos son familiares, un corredor al lado de un ciclista, en una pendiente, como en cualquier subida a los Lagos de Covadonga o Alpe d´ Huez de un Tour cualquiera.

Dicen que subieron a cinco y medio el kilómetro, poco que añadir sobre el muro que le preparó Chema Martínez a su «amigo» Maté.

Poner negro sobre blanco dos de los deportes más populares de nuestra sociedad, running y bicicleta, eso hemos querido hacer con Chema Martínez, atleta de élite durante muchos años, y creo que el resultado queda patente.

Media hora de conversación en la que conocemos más a un personaje que ha hecho de su forma de entender el deporte una manera de afrontar esta vida tan cambiante que nos ha tocado en suerte.

De cómo le fue con Maté, de sus rincones favoritos del paraíso deportista que es la isla de Gran Canaria, de cómo running y ciclismo conviven en su día a día y cómo avanza por las curvas de la vida, de todo eso y algo más hablamos con Chema Martínez en una nueva entrega del Podcast de El Cuaderno de JoanSeguidor.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

El verdadero motivo del éxito del documental de Movistar

Que el equipo no lleve el control es la clave del documental de Movistar

El Movistar Team ya ha presentado sus equipos para el año que comienza en un acto que tuvo como colofón el anuncio de la segunda parte del documental que nos amenizó el confinamiento, «El día menos pensado».

En lo que hace referencia a los objetivos y picos para los líderes, sobre lo previsto, Alejandro Valverde da carpetazo a su historial en el Tour, se centra en lo que le falta, un oro olímpico, que viendo como se desarrolla la pandemia no sé yo si se acabará disputando, por su parte Mas y Miguel Angel López compartirán galones en Tour y Vuelta, mientras que Marc Soler, esta vez sí, irá a un Giro de Italia que, como hace un año por estas fechas, anuncia un cartel atiborrado de estrellas.

El capítulo de carreras de un día queda en manos de Iván García Cortina, en un reto que va a ser como la «prueba del algodón», ahora ya lidera de forma clara e inequívoca un bloque específico para este fin.

Bloque joven, pero prometedor.

Pero vamos a lo primero, el anuncio de la segunda temporada del documental

El anuncio lo hizo el primer ejecutivo de Telefónica, Álvarez-Pallete, desde la sede histórica de la compañía, en el edificio que corona la Gran Vía madrileña.

Pallete recordó que el documental partió de una visita suya al Tour de Francia.

Impresionado por lo que mueve el ciclismo, pocos deportes despliegan tanto en tan poco espacio, en tan corto lapso de tiempo, quiso que aquello se abriera al público.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Y así surgió la chispa de un proyecto que fue un éxito total.

Que el documental de Movistar se programara para el periodo que nos pilló con el confinamiento más duro fue cuadrar el círculo.

Nos llenó de ciclismo que sonaba auténtico y real aquellas noches de domingo con todos recluidos en casa, nos destapó las miserias de un deporte cuyo reverso muchos desconocen y pocos se atrevieron a divulgar con tal crudeza.

Pues la clave estuvo ahí, que el concepto del documental partió directamente del mecenas.

El propio director del Movistar Team, admitió en alguna ocasión que se veían más cosas de las necesarias

La visión del presidente de Telefónica, por suerte, se impuso en un producto que de haber caído en manos de los mentores del equipo habría sido, seguro, descafeinado.

Sólo hay que ver las omisiones de la pieza de sus cuarenta años.

Y así se anuncia la segunda entrega del documental de Movistar, con la contrariedad de Valverde por no ganar, con las coñas entre Erviti, Soler y el propio Valverde y la incredulidad de Pablo Lastras al ver cómo los suyos tiraban de Roglic en La Covatilla.

Sólo ese momento justifica el esfuerzo y el despliegue para conocer la letra pequeña de una campaña que no ha sido complicada, lo siguiente, pero que lo ha sido para todos, sin excepción.

A falta de ciclismo en directo, bueno es este anuncio, ahora a esperar el grado de confidencialidad y compromiso que nos hizo engancharnos al primero.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Ciclismo francés, lo mejor es olvidarse del Tour

Tour Tourmalet Thibaut Pinot JoanSeguidor

El Tour está fuera del radar para el ciclismo francés

Dudar de la querencia de Francia por el ciclismo, y no sólo el francés, no seria de recibo, incluso en un tiempo larguísimo como el actual, sin que Francia gane el Tour de Francia.

Y es que vamos ya por los 36 años desde que Bernard Hinault tuviera en la mano su quinto Tour y se llevara a casa un maillot amarillo que nunca más se quedó en los límites del hexágono.

Eso fue hace much0 tiempo, en este trecho, algunos han podido estar más o menos cerca, pero la hazaña de devolver la mejor carrera a su país organizador no se ha vuelto a dar.

Y lo que nos tememos, por el momento, es que ese ciclista puede tardar en volver.

Sin embargo, el ciclismo, los ciclistas, francés hace tiempo que se vacunaron ante esa presión que tiene que aplastar.

Cuando emergen, todos piensan en el Tour, los ponen en las quinielas, lo intentan varias veces y llegado el momento, miran otros objetivos que también tienen prestigio y dan dinero.

Así vemos que el equipo ideal del ciclismo francés ahora mismo podría estar planteando una campaña en la que, si bien el Tour cuenta y seguramente estará en muchos casos, lo mejor es mirar en otras latitudes.

Si empezamos la lista por los históricos, Thibaut Pinot ya no sabe cómo explicar ese amor-odio con la carrera que le puso en órbita hace ya nueve años, cuando ganó una etapa, dos ediciones antes de pisar el podio.

Cada vez que se ha olvidado del Tour, a Pinot le ha ido bien, consiguiendo palmarés y admiración del respetable.

Ya ha anunciado que vuelve al plan de 2018, es decir el Giro.

Un poco como Julian Alaphilippe: pensar en culminar lo de 2019 sería irreal y una pérdida de espectáculo y artificio que el ciclismo no se puede permitir, en todo tipo de carreras además, tanto en los adoquines de Flandes como en las cotas valonas.

Alaphilippe ha sido protagonista en Lieja y Flandes, cosa poco frecuente en la historia reciente

Alaphilippe Lieja

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Para Romain Bardet el Tour del año pasado debería haber sido el primero sin su foco, pero las circunstancias le llevaron a Francia en septiembre, aguantando con los mejores hasta que una caída le hizo llegar medio groggy a meta.

Bardet ha sido podio dos veces en el Tour, pensar en más en complicado

Los mejores años de Pierre Rolland pasaron y Warren Barguil nunca pasó de ser un contender para etapas.

Luego hay un pelotón, pequeño pero de calidad, de ciclistas que no han necesitado el Tour para brillar, caso de Arnaud Démare, quien nunca optaría a él, pero sí a alguna etapa, o su antagonista Nacer Bouhanni, el temerario velocista de Vittel, que nunca estuvo en disposición de añadir etapas de la Grande Boucle a su poblado palmarés.

En otro orden, Rémi Cavagna, Florian Sénéchal y Benoit Cosnefroy han maravillado lo suficiente los diez meses del año como para centrar el tiro en el Tour.

Y es que está claro, como decía un día Contador, el Tour te da y lo quita todo en una proporción que ninguna otra carrera te otorga, pero hay vida más allá, y se cuentan con los dedos de la mano quienes optan realmente a su gloria.

Por eso, las estrellas francesas hacen muy bien en abrir el foco.

Gore 400×100 MArzo2020

 

“L’adoquí”, caja de productos y experiencias para los amantes de la bicicleta

Todo por y la para bicicleta, en la caja que confecciona cada dos meses “L’adoquí”

Inspirados en el modelo del “Discovery commerce”, habitual entre los amantes de cosméticos, surge “L’adoquí”, el catalanismo de una palabra tan ciclista como adoquín, que llega para configurar una propuesta singular e innovadora para los ciclistas y amantes de la bicicleta.

la caja ladoqui

Es en resumidas una caja que se ha creado para reunir “productos de calidad y útiles para los ciclistas». Trabajamos con marcas TOP del sector y con otras que empiezan y se quieren dar a conocer. La mejor combinación de ambas es nuestra identidad. Creemos que más allá de la calidad y utilidad de los productos que pueden recibir los suscritores, nuestro punto fuerte (o uno de ellos) es el factor sorpresa y misterio que se genera en cada entrega“.

Nos lo cuenta Bernat, junto con Dani, creadores de la propuesta de “L’adoquí”, una caja que pretende de forma periódica poner en la mano del ciclista la experiencia única de abrir algo que realmente le va a gustar, pero que sobre todo le va a resultar útil y le va a dar la profundidad de la oferta que existe alrededor de la bicicleta.

Una propuesta de amantes de la bicicleta para amantes de la bicicleta ¿qué puede fallar?.

“Somos dos amigos cicloturistas y amantes del ciclismo y el deporte en general, con estudios en ciencias del deporte, administración y turismo, siendo este último el sector en el que hemos estado siempre relacionados de forma laboral” explica Bernat.

Una caja como fuente de sorpresa e inspiración

El ciclista es un ser inquieto por definición, pero también ávido de experiencias que salgan de la norma y tengan un componente de sorpresa.

Para suscribirse se puede hacer fácilmente con 3 sencillos pasos en su pagina web 

Así concibe “L’adoquí” su caja: “Como cicloturistas que somos, nos gusta siempre probar cosas nuevas, y relacionadas con el mundo del ciclismo hay muchas. Un cicloturista puede ser que no utilice crema por las rozaduras porque no la ha probado nunca, porque directamente no lo conoce, no tiene acceso fácil a algunas marcas o simplemente no está en su día a día. Nuestro objetivo es acercar nuestros suscritores a todas esas ramificaciones que tiene el ciclismo, y ayudarles a probar de todo para luego quedarse con lo que mas les guste, añadiendo a ese proceso el factor sorpresa de lo que vas a recibir en cada entrega. Esa es además, nuestra idea de colaboración con las marcas con las que contactamos diariamente para colaborar”.

Puede ser una pieza de ropa, una crema de recuperación, un gel para una salida de varias horas… el suscriptor de “L´adoquí” sabe que con una cuota fija bimensual recibirá cada dos meses una caja que seguro no le dejará indiferente.

Se conjugan varios aspectos: “Si a eso le añadimos que el suscritor va a recibir una serie de productos cuyo valor es superior al precio de la caja, cumplimos con todos los objetivos de nuestra filosofía”.

Una filosofía resumida en tres puntos:

“Motivar/Inspirar”

“Que el cliente saque un beneficio”

“Ayudar a descubrir y conocer productos”.

¿Qué cabe en la caja de “L’adoquí”?

En esa caja cabe una cosa especialmente, amor por la bicicleta y todo lo que gira alrededor de ella: “Desde productos textiles, nutrición e hidratación deportiva, cosmética deportiva, herramientas y productos para el mantenimiento de la bicicleta, experiencias o servicios y infinidad de productos que diariamente conocemos relacionados con este deporte”.

A la experiencia de saber qué viene, la certeza de saber más y aprender sobre productos y sus utilidades para ser en definitiva mejores ciclistas.

Una caja de “L’adoquí” cada dos meses para disfrutar más y mejor de la bicicleta, antes, durante y después.

“L’adoquí” en Strava

Paralelamente se ha creado un grupo de usuarios en Strava, una suerte de club con acceso a los suscritores mediante invitación.

“Entendemos que es una forma de fidelizar, crear comunidad, acercar a los suscritores a nosotros en nuestro punto en común que es la bicicleta. Hacemos clasificaciones semanales, mensuales, anuales, plantearemos retos…todo ello con el objetivo de motivar a nuestros suscritores a ir más en bici y a cumplir sus retos con un valor añadido” completa Bernat.

Esto llevó la caja de “L’adoquí” en su envío de enero…

 

 

#PodcastJS La Clàssica Comunitat Valenciana 1969 abre el calendario ciclista de 2021

La Clàssica Comunitat Valenciana 1969 prosigue los pasos del Gran Premi València, luego Trofeu Luis Puig

El domingo la  Clàssica Comunitat Valenciana 1969 devolverá el ciclismo a nuestras vidas.

Quienes recordamos el ciclismo de hace sólo veinte años guardamos imágenes del Trofeu Luis Puig, un poco la previa a la Volta a la Comunitat Valenciana que alternaba salida y llegada entre Valencia y Benidorm en años sucesivos.

Aquella carrera, en recuerdo del que fuera presidente español de la UCI, Luis Puig, venía de los años sesenta, cuando desde un inicio se llamó Gran Premio de Valencia

En su palmarés brillan Domingo Perurena, Noël Dejonckheere, Mathieu Hermans, Sean Kelly, Laurent Jalabert, Mario Cipollini, Erik Zabel, Alesandro Petacchi y Oscar Freire, entre otros.

Hoy Antonio Molina, excorredor del Caja Rural, encabeza el proyecto de reconducir la prueba, bajo el nombre de Clàssica de la Comunitat Valenciana, desde el pluriactivo Club Ciclista La Marina.

Organizar la primera carrera de la campaña ciclista en Europa en tiempos de Covid19 es un logro que tiene loco a Antonio, que nos describe lo que será una prueba a la que deseamos el mejor de los éxitos.

En el rato que nos dedica va ajetreado de llamadas y solicitudes.

Él que ha sido ciclista puede decir que es más sencillo dar pedales que organizar, por eso, nuestro siempre agradecido recuerdo para quienes se pasan noches en vela para sacar adelante su carrera.

Imagen: Diario As