Accidentes: ¿Es ésta la nueva normalidad del ciclismo?

Que los favoritos al Tour estén entre algodones debería hacer recapacitar

La vuelta a la actividad ciclista lleva escasas tres semanas de vida, parece que ha pasado un mundo cuando expresábamos nuestras dudas y esperanzas sobre la Vuelta a Burgos.

Un tiempo escaso, que se nos ha pasado volando, un crecimiento veloz como las expectativas de Remco Evenepoel, la explosión de Wout Van Aert, la intimidación del Jumbo Visma y el triste peregrinar que le aguarda al ciclismo español.

Teníamos ganas de ciclismo nosotros, los aficionados, pero esa ansia va con los ciclistas, los competidores, «los payasos de este circo con los que nadie cuenta» como nos vino a asegurar Luis Ángel Maté, encogido por el accidente de Jakobsen.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En estas dos semanas largas ha cabido gloria, épica, polvo y agua -un saludo a Gorka Izaagirre en su éxito varesino- pero también drama y susto.

Dos palabras que explican unas imágenes que seguro veremos en los zappings de final de año, la de Jakobsen marranamente cerrado por Groenewegen, como la guinda a un pastel de horrores cuya base la tuvimos en la caída por un puente de Remco Evenepoel en Lombardía.

Por medio, prevemos un Tour completamente impredecible con una masa ingente de favoritos tocada, en mayor o menos grado, porque el Dauphiné ha sido una máquina de picar tanta carne como fuerzas, en un desnivel brutal acumulado en cinco días de competición.

Ver el listado que deja la carrera previa al Tour asusta y pone de relieve lo complicado que es sacar pecho en este deporte.

Hoy arriba, mañana mascando miseria, una historia mil veces vista que pero que nunca se ve venir.

Primoz Roglic y Egan Bernal en la punta de la pirámide son la clave de bóveda de esta catedral de los horrores en la que también entran nombres que ahora mismo van con dudas al Tour que empieza en diez días escasos.

Caídas de Emmanuel Buchmann, cuarto en el último Tour y en franca mejoría por lo que vimos en el Dauphiné, y de Steven Kruijswijk, un puesto por encima en ese mismo Tour, más molestias de Nairo, más la espalda de Mikel Landa…

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Un cuadro complicado de digerir, que nos lleva a preguntarnos por este ciclismo de nueva normalidad que hemos sacado del confinamiento.

Un ciclismo que no sé si es más agresivo, más hambriento, pero que ofrece un parte terrible de roturas, abrasiones y percances varios que dan que pensar.

Y es que cuando Tom Dumoulin cuestiona una de las bajadas del Dauphiné resulta obvio que las cosas, desde quien gestionan todo esto, no se están haciendo bien, y además su negligencia goza de total impunidad, porque cualquier protesta del pelotón se diluye en el olvido.

En esa misma bajada, Steven Kruijswijk dejó la defensa de su podio en el Tour.

Quizá cuando alguien de ahí arriba, con poder para decidir, vea que la plana mayor del Tour que arranca en Niza está cogida con alfileres se dé cuenta de que así es imposible seguir, que el payaso merece el respeto de su circo, y con los ciclistas deben contar en esta historia, más allá de llenar los titulares.

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.