Bjarne Riis ¿sí o no?

Tuvalum

El ciclismo que dicen evoluciona sigue confiando en Bjarne Riis

 

«¿Puedo huir del pasado? no. ¿He aprendido del pasado? desde luego que sí» Palabra de Bjarne Riis.

En NTT, el nuevo nombre del Dimension Data, un equipo que viene de campañas horribles, con la esperanza de que el cambio de colores le resulte, apuró entrenamientos y estado de forma estos días por Denia y alrededores, antes de que «Gloria» destrozara el lugar.

Por allí pasó Bjarne Riis antes de sentarse una hora larga con periodistas en los corrillos del Tour Down Under, la carrera que marca su vuelta a los pelotones.

Desde que Oleg Tinkov rompiera peras con el danés, hace cuatro años, Riis ha quedado fuera del radar ciclista, al menos en el World Tour.

 

Segundas, terceras oportunidades se dan en la vida, ¿por qué en ciclismo no?

Pues por que si hay un deporte en el mundo que demuestra vivir en el día de la marmota, ahí está este bendito circo.

Para muchos pasar página se tiene que hacer con una limpia de nombre que ni se ha dado ni se va a dar. 

Ocurre por doquier no sólo en ciclismo, los mismos nombres en los mismos puestos, rotando, de aquí para allá.

Cambia la mentalidad, pero no las personas, se cae en errores del pasado, y la sensación de que no se avanza es patente.

Bjarne Riis tiene consigo un lastre, es el emblema de la época más oscura del ciclismo, de aquella que muchos dicen que estamos lejos, pero que vuelve cada poco, por que sencillamente no hay gente nueva, y si la hay, no se prodiga, como debiera.

El cambio viene de las personas, y está claro que éstas también callan.

Hablar de Bjarne Riis en su entorno es encontrar una enconada defensa, un genio, un tipo que domina la escena, los planes, y eso es así.

Su entrada en NTT ha llegado seguida por un séquito de gente de confianza, que no necesita más que ver su nombre en el móvil para coger las maletas y seguirle.

Michael Rogers es posiblemente lo más mediático de ese listado de incorporaciones.

Tienen trabajo, como dijimos, el NTT viene de años muy duros en el Dimension Data.

SQR – GORE

 

Bjarne Riis ha desembarcado y como podía imaginar no iba a dejar indiferencia a su paso. 

Como dice al inicio del post, el pasado siempre estará ahí, con él, y eso en un deporte cargado de susceptibilidades como el ciclismo no es un buen compañero.

Así se gestó la Ciclobrava

Si nos pedís opinión, y sabiendo que también tiene defensores, los hemos encontrado, sinceramente, su vuelta nos deja fríos, si más.

Al final en el ciclismo, salvo contadas ocasiones, han habido muy pocas cabezas de turco.

Podrá ser un genio en lo suyo, pero esto también es un tema estético, de imagen, y el ciclismo sigue en las mismas manos, por mucho que vendan que las cosas son diferentes.

Es un aroma que conocemos, una música que ya sabemos, repetimos, salvo algunos cabeza de turco, la realidad es esa, no sé si sanciones de por vida se imponen, pero desde luego a veces vendrían bien.

En el caso de Bjarne Riis ha ha pagado los platos rotos, a medias, se lo ha buscado sí, pero siempre ha salido a flote y eso será por algo.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.