Calendario ciclista 2020: esto empieza a ser como el Titanic

Las salidas de tono por el nuevo calendario ciclista no ayudan a solucionar la caótica situación de este 2020

Ahora mismo el calendario ciclista 2020 está así…

La presión, los ojos, el foco, las preguntas circulan alrededor del Tour de Francia, algo así como el 70% de la viabilidad presupuestaria de los equipos que corren en el World Tour.

Equipos que en algún caso, CCC por ejemplo, empiezan a estar con la luz roja.

Pero claro, hacer conjeturas sobre el calendario ciclista de este lamentable 2020 es tan arriesgado como lanzar una moneda al aire.

Si hasta Bahamontes lo ve claro: «Hasta que no se aclare la crisis del coronavirus, nada que se programe tiene valor». 

Cada noche nos acostamos con la matraca de si habrá fútbol, de si se acabará la Champions, la Europa League, y nos damos cuenta que el ciclismo, en otra escala, está dando el mismo espectáculo.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Con declaraciones estúpidas como las que vienen de Italia y su Federación…

Dando la imagen de que esto empieza a ser como la tragedia del Titanic. 

«Primero las mujeres y los niños» decían y al final aquello fue un «marica el último».

Aquí se dice «grandes vueltas y monumentos primero» y luego llega la UCI, con sus cojonazos, y ocupa dos fines de semana de septiembre para sus mundiales en Suiza.

Quien debiera dar ejemplo da un paso al frente, pero en sentido contrario.

Y mientras desde la Volta tienen claro que este año ni cien ediciones, ni nada similar… 

El calendario ciclista de 2020 es un agujero hasta el día 1 de julio. 

Pensar que el Tour podría desarrollarse con normalidad es un quimera tan grande como idearlo sin público.

Por muy Tour que seas, llegará el día que se tenga que pronunciar, y admitir, como Tokio 2020, que las fechas originales no son muy recomendables.

Irse a finales de julio podría ser una opción, y si la carrera pilla a Francia volviendo de vacaciones y ello perjudica la audiencia, pues chico, mala suerte.

Aquí todos van a perder, los ciclistas cobran menos, los equipos no corren y no dan imagen a sus patrocinadores, las organizaciones cancelan sus eventos…

Es todo una pelota, una bola de nieve que se hace grande y arrasa por donde pasa: hay que perder, todos perdemos, pues que sea lo más repartido posible.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Y no ponernos exquisitos.

Hace un mes no imaginábamos San Remo en octubre, ahora firmamos cualquier cosa por tener ciclismo, aunque sea a contrapié, y no es sólo por el placer y diversión que nos provoca verlo, también es por que los muebles se salvarán en cierta medida con la celebración de las carreras.

Lo que no es lógico es que se diga lo que hay que salvar y luego cada uno arrime el ascua a su sardina, sí, lo sabemos, es un clásico en ciclismo, cada uno a la suya, pero esperamos que alguien, con altura de miras, sabedor de la gravedad del momento, haga entender a la parroquia que esto necesita un poco de todos.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.