Las críticas nunca son a favor de la seguridad del ciclista

Una tras otra, las grandes carreras cometen graves errores que comprometen la seguridad del ciclista

A vueltas con la seguridad del ciclista: Otra semana de carreras en este calendario comprimido, otra semana semana con bajas y dudas para que ha de venir .

Y todo esto, a sólo dos semanas del Tour, deja muy poco margen de mejora a corredores y equipos que tienen escasos cuatro meses para mostrarse.

Por ellos, muchas alarmas han saltado en los últimos días en el Criterium Dauphine y en el Giro de Lombardía.

El sábado fue un día negro en cuanto a caídas y bajas.

Empezamos en Lombardía, con el niño del momento.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hace sólo una semana, Remco Evenepoel se anotaba su cuarta carrera por etapas con exhibición incluida y en sábado tuvo que ser evacuado del fondo de un barranco en uno de los complicados y técnicos descensos del Giro de Lombardía.

Remco perdía unos metros en la bajada del Muro De Sormano en el grupo cabecero, un grupo encabezado por un Nibali que estaba atacando en el citado descenso.

Un descenso conocido y en el que ya ha habido caídas anteriormente.

El belga, se pasó de trazada, golpeó un pretil y cayó a un barranco.

Resultado: fractura de pelvis y adiós al resto de temporada.

Otro duro golpe para su equipo que había perdido a Fabio Jacobsen tras una dura caída en el sprint de la 1ª etapa de la Vuelta a Polonia.

Si aquella brutal montonera generó mucha polémica, la caída de Remco no lo ha hecho

Y es obvio, Nibali, un especialista de los descensos, atacó, el belga cometió un error, se pasó en la trazada y se despeñó.

Un juego que todos los ciclistas aceptamos y que sabemos que puede ocurrir.

Afortunadamente, a pesar de la dureza de las imágenes todo quedó en “sólo” una fractura de pelvis.

Y por suerte, una vez más, se demostró que los ciclistas tenemos un Angel de la Guarda que nos acompaña en nuestra bicicleta.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero no fue la única caída en la prueba italiana.

A escasos dos kilómetros de meta, el corredor Max Schachmann, circulando en el top10, literalmente se comió un coche y se fue al suelo.

A pesar de levantarse y finalizar la carrera, las peores noticias se confirmaron a las pocas horas.

Fractura de clavícula y adiós al Tour de uno de los hombres importantes del Bora.

¿Cómo es posible que un coche se “cuele” en una carrera de ese nivel?

¿De dónde apareció ese vehículo?

¿Quién es el responsable?

Hace sólo unos días, muchos se rasgaban las vestiduras por la maniobra antireglamentaria de Dylan Groenewegen y pedían una sanción ejemplar mientras otros íbamos un poco más allá y pedíamos depurar más responsabilidades por una meta que, en mi opinión, no reunía las condiciones de una prueba World Tour.

Gianni Bugno pidió más implicación a la UCI en cuestión de seguridad y una semana más tarde nos encontramos con esto.

¿Y quién le mete mano ahora a esto?

¿Pedimos sanción ejemplar para un monumento ciclista y la sacamos del calendario?

Eso es lo que muchos pedían para Groenewegen….¿siguen pensando lo mismo?

¿Alguien se acuerda de lo que se puede hacer por mejorar la seguridad del ciclista?

Dos accidentes totalmente diferentes, con origen totalmente diferente y similar desenlace.

Uno, totalmente asumible por un ciclista y su equipo, el otro, totalmente inasumible por corredor y equipo y por el que nadie pide una sanción ejemplar.

Pero no acaba ahí la cosa.

El mismo sábado, en Francia, varios corredores se iban a suelo y eran evacuados al hospital. De nuevo corredores a escasas dos semanas de Tour en problemas.

De nuevo el Bora, en este caso con su corredor Emmanuel Buchmann, otro de sus gallos, y el equipo de moda, con Steven Kruijswijk y el líder Primoz Roglic.

Los dos primeros evacuados al hospital mientras el esloveno cruzó la meta defendiendo su maillot de líder arropado por su equipo y especialmente por un tremendo Dumolin.

Una defensa que no pudo rubricar en la última etapa, ya que se vio obligado a abandonar por las heridas sufridas el día anterior.

Y cito al holandés ya que lo tengo por un hombre muy cometido que al terminar la etapa hizo unas calmadas pero muy duras declaraciones criticando el estado del descenso de Plan Bois.

Según las palabras de Tom, el estado del asfalto, por llamarlo de alguna manera, era lamentable, lleno de agujeros, descarnado, lleno de piedras y gravilla, algo totalmente fuera de lugar en un descenso.

¿Y en este caso, quién es el responsable?

¿Alguien ha criticado dura y abiertamente al organizador del Criterium du Dauphiné?

¿Alguien se acuerda de lo que se puede hacer por mejorar la seguridad del ciclista?

¿Alguna voz ha apuntado a la UCI por no revisar el descenso y permitir ese descenso?

Gore 400×100 MArzo2020

 

Y ojo, antes de que me critiquéis, los ciclistas aceptamos las reglas del juego cuando nos plantamos en la salida de la Paris-Roubaix, en la Tro Blo León o en la Strade Bianche.

Ahí jugamos con las cartas marcadas, y preparamos la carrera, la bicicleta, etc…para ello.

Nada comparable a encontrarte un descenso impracticable en medio de los Alpes.

Por ello, sólo os pido un poco de reflexión y no hacer siempre sangre del eslabón más débil, el ciclista.

Mientras tanto, disfrutemos de las carreras y de los corredores que al fin y al cabo, son, y sobre todo tienen que ser los protagonistas de este circo.

Por Unai Yus

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.