Ciclismo 2020: La temporada más difícil salió adelante

Tuvalum

2020 ha demostrado que el ciclismo puede celebrarse en estas condiciones

Si una cosa nos ha dado el año que encarrila su recta final, si algo nos deja el 2020 en ciclismo es apreciar lo bueno y a veces inesperado que nos da la vida.

Entre marzo y mayo nos atiborramos de reposiciones de ciclismo desde que la televisión aterrizó en éste, desde el mismo momento que Perico ganó por primera vez en los Lagos o Hinault hizo el destrozo de Ávila.

Vueltas de los ochenta en nuestra televisión, sintonías que teníamos olvidadas y nos trajeron a la memoria la magia de algo que por aquellos días negros no teníamos claro volver a ver: ciclismo en directo.

Y recordamos los veranos en el pueblo con Miguel Indurain, las andanzas del Chaba en el Angliru, las cabalgadas imposibles de Chozas, Pino, Lale Cubino… los mundiales de Freire.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Pensábamos en el vacío que se había adueñado de nuestras vidas con la primavera robada, el Giro cancelado, sin dar crédito a las fechas que la UCI y en ciclismo pergeñaban para finales del verano y albores de otoño.

Qué locura, pensamos.

Pero hoy, a mediados de este noviembre tomado por el bicho que va a dejar una huella indeleble en nuestros corazones, podemos felicitarnos por la campaña ciclista que hemos podido ver y disfrutar.

Recuerdo la semana final de julio, con la sensibilidad a flor de piel, los nervios puestos sobre una ciudad que hoy leo que quieren confinar totalmente: Burgos.

Recuerdo el trabajo, las noches de insomnio que el organizador contaba a los medios ideando una carrera, la primera del calendario con estrellas, que fuera libre de coronavirus.

Pero también recuerdo a los agoreros, aquellos que, por algún ciclista que no pudo tomar la salida por contactos con positivos en Covid19, pedían suspenderlo todo, volver a encerrarnos.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Valiente solución, parar el mundo, matar nuestra ilusión.

Por suerte se siguió adelante, y Burgos fue un éxito del que nos sentimos orgullosos, con chaval dejando la concurrencia ojiplática y escribiendo la historia antes de cumplir veinte.

Y luego vino la Strade Bianche y el carrusel de Van Aert, preludio de su San Remo victoriosa, una San Remo que no fue por la costa, que fue por el Piemonte para salir al tramo decisivo, allá por Imperia, hacia el mar.

Y siguió la campaña, con sustos que nos dolieron en lo más profundo, la caída de Jakobsen a mil por hora y el costalazo de Evenepoel en Lombardía, una carrera excelsa.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Vinieron las tres grandes, desubicadas pero vinieron, se corrieron los mundiales, cuatro de los cinco monumentos, la cancelación de Roubaix fue el prólogo de algunos cambios en la ruta de Giro y Vuelta, que tenían previsto entrar e Francia… se celebró la temporada casi como se había diseñado aquellos lejanos mayo y junio.

Un premio de cien días de ciclismo que tuvieron ese momento crítico, volvemos sobre ello, en Burgos, pero que alguien decidió tomar la salida y seguir hasta el final.

Felicidades, pues demostró que el ciclismo, el deporte itinerante por excelencia, de contacto con la gente y el territorio, se puso en pie y pudo salir adelante.

Ahora las cuentas siguen siendo duras, pero no tanto, los equipos han sacado rédito para que el circo que pensábamos que se iba al garete se vuelva a poner en marcha el año que viene, no en Australa, pero en marcha en definitiva, con la experiencia cercana y tangible de que el ciclismo es posible en estas circunstancias.

Y éste es un éxito de todos.

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.