Las cinco grandes gestas de Miguel Induráin

De entre muchas, hemos escogido las cinco gestas de Miguel Induráin

No tenemos remedio y es que nunca nos olvidamos de él, ahora vamos a por las cinco gestas de Induráin que vistas ahora lo marcan todo.

Sus hazañas a lomos de una bici por Italia, Francia y España.

Y es que, como siempre decimos, Induráin nunca pasará de moda.

 

Siempre en el candelero y más ahora que a sus 55 años vuelve a la competición, algo que en broma ya vaticinamos en este mal anillado Cuaderno.

Todos recordaremos mientras vivamos a Miguel V de Francia.

También a Miguel II de Italia, al Extraterrestre, al Exterminador, al Rey Miguel, a Big Mig, a Michelone, Indurainator o Tritourador.

Apodos, todos ellos, que definieron con mayor o menor acierto al mejor ciclista del mundo en aquel momento.

El Gran Miguel, Señor de las Carreteras,  que tuvimos la fortuna de vivir la época más dorada del ciclismo español y una de las más bellas del ciclismo mundial.

No fue un sueño y su vida fue también parte de la nuestra.

Las gestas de Indurain nos marcaron.

Como aficionados, quizás muchos no sabríamos decidirnos a la hora de elegir sus momentos más brillantes.

Sus mejores actuaciones. Las más emocionantes.

Pero vamos a intentarlo.

Al menos quedarnos con cinco de sus grandes gestas, las que para nosotros fueron sin duda las jornadas más memorables.

Hay mucho y bueno donde elegir.

Podríamos empezar diciendo que Induráin puso en el escaparate al ciclismo español en el mundo.

Esto ya de por sí fue una hazaña.

 

Seguiríamos hablando de cómo un ciclista, con una fuerza descomunal, fue capaz de sacrificarse permanentemente por este deporte para llegar a la cúspide y alcanzar la gloria.

Porque Induráin era demasiado grande para la bicicleta y tuvo que forjarse a sí mismo.

Bruyneel Indurain JoanSeguidor

Otra proeza.

Y a partir de aquí, la leyenda.

Podríamos narrar sus gestas contra el reloj o como el gigante podía contra todos en la montaña, marcando entonces aquel ritmo con un estilo que todo el mundo llegó a admirar.

Los escaladores apenas le hacían daño.

Como trovadores y poetas medievales podríamos cantar sus hitos más destacados, sus victorias más sonadas.

Haciéndolo de esta manera, seguro que acertaríamos.

Pero todos los que idolatramos a Induráin conocemos sus proezas y narrarlas sería el recurso fácil, un camino demasiado trillado.

Todos sabemos que Miguel ha sido grande en la victoria pero también en la derrota, y es ahí adonde hemos querido ir a parar.

Por eso hemos elegido de entre todos sus triunfos, pero también hemos rebuscado entre sus capitulaciones que, igualmente, han hecho crecer el mito.

Nuestro Top 5

Número 5. La Vuelta del 85: el líder más joven

Corría el año 1985 y Miguel participaba en la Vuelta, su primera gran ronda por etapas. Tenía tan solo 20 años.

En el prólogo de Valladolid da la sorpresa quedando segundo tras un especialista como Oosterbosch, que entonces era el mejor en este tipo de pruebas.

Pero el holandés no podía ni con las tachuelas de tercera y en la segunda jornada se quedó en la primera cuesta.

De este modo Miguel se convertía en el líder más joven de la historia de la Vuelta a España.

Su primer hito.

Número 4. Tour del Porvenir del 86: desmelenado en el Izoard

Su segunda gran empresa, logrando su primera gran victoria como profesional en Turín, en el Tour del Porvenir de 1986, con exhibición incluida en el Izoard, donde dio a conocer al mundo del ciclismo su imponente marcheta tropical cuesta arriba.

Algo que repitió diez años más tarde cuando se impuso en aquel memorable Dauphiné Libéré.

La colección de invierno de Spiuk 

Número 3. Giro del 94: espectáculo en el Mortirolo

Podemos recordar sus épicas actuaciones en el Giro: llegó a Italia en 1992 y arrasó. Casi ni le inquietaron y aunque en 1993 repitió victoria, sufrió como nunca antes lo había hecho.

Él y nosotros, su afición.

Aquel año tuvo que luchar ante la fuerza de los equipos italianos y la dureza de sus montañas.

En la ronda italiana del 1994 fue derrotado, pero todos recordamos la etapa Merano- Aprica: en el Mortirolo Miguel ofreció un espectáculo grandioso.

En nuestra memoria colectiva quedó cómo Pantani atacó nada más comenzar su ascenso. Berzin le siguió. Miguel parecía que no podía.

El ruso se había cebado a rueda de Marco y lo pagaba caro: se quedaba.

Por detrás, un Induráin imperial que había impuesto su ritmo, lo atrapó y lo soltó a dos kilómetros para la cima.

Le metió 1’30’’ en esa corta distancia. Parecía que la maglia rosa estaba a su alcance.

Lo que pasó luego, en el Valico de Santa Cristina, fue otra -triste- historia.

Mundial Colombia JoansEGUIDOR

Número 2. Mundial de Colombia del 95: un oro y una plata, con sabor a oro…

En sus participaciones en los Mundiales, Miguel Induráin consiguió un oro, dos platas y un bronce.

Oro en el de contrarreloj de Colombia (Duitama) en 1995: el segundo campeón del Mundo de la especialidad, después de Boardman (1994).

Plata en Oslo en 1993, detrás de Lance Armstrong, y Colombia’95, que ganó Abraham Olano y Miguel, dando una magistral lección de ciclismo, de señorío, fuerza y de conocer las reglas del juego, hizo de auténtico secante disuasorio a todos aquellos que osaran ir en persecución de su compañero de equipo.

Por último recordar su medalla de bronce en Sttutgart en 1991.

 

Número 1. El Tour del 95: su obra maestra

Lo que hizo Miguel en sus cinco Tours consecutivos victoriosos daría para escribir varios libros.

Fue un lustro de oro y podemos recordar multitud de hazañas como la etapa Jaca-Val Louron, en 1991, cuando bajando el Tourmalet, Miguel ataca bajo un calor sofocante. Entre él y Chiappucci destrozan la carrera en la subida final a Val Louron. El italiano gana la etapa y Miguel se convierte en el nº1 del ciclismo mundial.

¿Y quién no recuerda la crono de Luxemburgo del Tour del 92?

Armand de las Cuevas, el segundo clasificado, a 3 minutos. Bugno, el que tenía que ser su gran rival, tercero a 3’41’’, Lemond a 4 minutos, Delgado a casi 5, Chiappucci aún más distanciado…

Una auténtica escabechina.

En Luxemburgo, Induráin infundió el terror entre sus rivales.

En el Tour del 93, Miguel llega enfermo a los Pirineos. Rominger y Jaskula le atacan en el Tourmalet y le meten casi un minuto.

Descendiendo el coloso, Induráin da una nueva lección y atrapa, llegando por detrás como una exhalación, al suizo y al polaco: les acababa de enjugar, en diez kilómetros de bajada, los 55” de ventaja que le llevaban.

Rominger, cuando lo vio a su lado, no se lo podía ni creer.

De 1994 nos habríamos de quedar sin duda con la etapa Cahors-Hautacam: Miguel ya era líder de aquel Tour, pero decidió mover el manzano en la última ascensión.

Resultado: Rominger se quedó y nadie fue capaz de seguirlo a excepción del francés Luc Leblanc que, a rueda, se impuso al sprint en meta. Quedaba media carrera por delante, pero el suizo, segundo en la general, estaba ya a casi 5 minutos.

Terrorífico.

Y llegamos al 5º Tour. Para nosotros el mejor, sin duda, la mejor de las gestas de Induráin.

En esa edición tenemos tantos buenos momentos para elegir… Podríamos citar la etapa Charleroi-Lieja, en la que Induráin atacó en el clásico terreno de cotas que jalonan la monumental Lieja-Bastogne-Lieja.

Sólo Bruynnel, sin darle un puñetero relevo, fue capaz de aguantarle la rueda. Ni los Riis, Zulle, Jalabert, Gotti o Rominger fueron capaces de dar caza a un Induráin desatado que realizó una de las mayores demostraciones de toda su carrera, a pesar de que la victoria de etapa fue para su compañero de fuga.

 

Un hecho que siempre fue una constante en toda su carrera deportiva: para su acompañante de escapada, la etapa, y para él, la general.

Pero lo mejor estaba por llegar en la 9ª jornada entre Le Gran Bornand-La Plagne.

Zulle andaba escapado por delante. Induráin empieza a poner su ritmo infernal por detrás.

Aquello fue un destrozo brutal y todos sus grandes rivales se fueron descolgando uno a uno: un espectáculo tremendo.

Los mejores habían quedado reventados por el paso militar de Miguel.

Zulle ganó, pero el 5º Tour estaba ya en su mano.

Para finalizar este repaso de las grandes hazañas de Miguel Induráin, llegamos a lo que para nosotros sería su mejor gesta, la mejor de las mejores.

Por eso, queremos permitirnos esta pequeña licencia y otorgarle a esta hazaña la calificación “fuera de categoría”.

Al fin y al cabo, en esta proeza, Induráin no luchó contra ningún rival que no fuera él mismo, desafiando las leyes de la naturaleza.

Entre las gestas de Induráin está fue la total.

 

Hors Catégorie. Récord de la hora de Burdeos (1994)

Lo que vivimos el 2 de septiembre de aquel año lo gozamos y disfrutamos como nunca.

Fue algo completamente distinto a lo que habíamos visto antes: el mayor espectáculo ciclista del mundo.

Todo, absolutamente todo, fue espectacular: empezando por su bicicleta, la famosa Espada, pasando por su estratosférica indumentaria, el ambiente que se vivió aquel día en el velódromo de Burdeos, la puesta en escena, el impacto mediático…

Una jornada inolvidable que perdura en nuestra memoria.

Otra de las gestas de Induráin.

Ahora os toca vosotros.

Decidnos… ¿cuál sería vuestro Top 5 ideal?

Tour 1991: Indurain, aquella tarde, camino de Val Louron

Indurain Val Louron JoanSeguidor

En Val Louron se abrió el ciclo de Indurain, aquello fue el prólogo de algo mítico

Si ayer nos deleitaban con el mundial del 95, el que ganó Olano, el que celebró como si hubiera ganado Indurain, el de Colombia, ahora nos toca viajar cuatro años antes, a Val Louron, año 91, qué tarde aquella…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Leemos «La Estela de Miguel» para refrescar la memoria de aquella etapa.

Aquel fue un Tour muy extraño, donde la dureza no estaba precisamente repartida: había una etapa en especial que marcaba la agenda, la que iba de Jaca al enclave de Val Louron, un sitio rara vez frecuentado por el Tour, diluido entre colosos y nombres que eclipsan.

Pero aquel día Miguel Indurain pondría Val Louron en el mapa, en la historia.

232 kilómetros, 6000 metros de desnivel y un perfil que dibujamos con los ojos cerrados, un diente de sierra en el que no omitía toda la dureza del lugar.

Entrando a Francia por el emblema de la QH, el Portalet, siguiendo por Aubisque, Tourmalet, Aspin y meta en el citado santuario de Val Louron.

Con la mochila cargada de plomo y desgaste, cincuenta ciclistas afrontan el Tourmalet por el lado de Luz Saint Sauveur en el grupo principal.

Habían unos escapados, Conti, Chozas, Pensec entre otros, pero el primer golpe viene de Greg Lemond, a diez de la cima.

Juega a Hinault, cinco años antes, sabiéndose, en su fuero interno, inferior, ataca, quiere intimidar, pero Chiapucci, que era muy de entrar en el trapo, entró, y luego el resto.

Fuerzas gastadas, el frío americano había machacado cartuchos que serían necesarios.

Arriba, donde se erige el Gigante Octave los días largos de verano, coronan ocho, aunque con sensaciones muy dife.

El testigo mudo e invisible se había pasado de mano a mano en Banesto, Perico no está con los mejores, Indurain vuela.

Lemond, tampoco, ni Luc Leblanc, el líder que salió de Jaca.

Ambos van perdiendo comba según llega la cima, la espada de Damocles está sobre la cabeza de a generación del 60: Perico atrás, Lemond en problemas, Fignon, también.

Es el momento de los chicos del 64: Indurain saca brillo a su entereza en la subida, se va en el descenso, Chiapucci le cazaría en el valle.

Bugno espera instrucciones del coche, no les toma la rueda y se arrepentirá de por vida.

Confluyen los intereses, ahí, en el Vall de Campan, donde la fuente de los ciclistas, Indurain y Chiapucci escriben la historia gorda, el día más celebrado de siempre: faltaban 45 kilómetros para meta, llegarían de uno en uno, de dos en dos.

Casi treinta años después, aquello sigue sabiendo a gloria.

Imagen: RTVE

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

Es estúpido decir que Indurain le regaló un mundial a Olano

Mundial Colombia JoansEGUIDOR

Aquella carrera fue de dos grandes: Abraham Olano y Miguel Indurain

Esta tarde de domingo, el primero de la primavera, el segundo de confinamiento, Teledeporte nos recuperó la joya del Mundial de Olano e Indurain.

25 años que han pasado ya, nos cae el tiempo como una losa.

La cita se anunció así…

La imagen de Miguel Indurain era el reclamo en Twitter para anunciar una carrera que para quienes la recordamos com ayer mismo fue un antes y un después.

Una carrera que llegó, entonces no lo sabíamos aún, en el epílogo del reinado de Miguel Indurain.

El navarro ya había ganado los cinco Tours, había sembrado su paso de páginas gloriosas, eternas en nuestra memoria: Lieja, La Plagne, Hautacam y la que consideramos mejor de todas, Luxemburgo.

Pero un mundial es otra cosa, es la carrera de carreras y recordar aquella transmisión con la voz de Pedro González, acompañado de un Perico que llevaba meses en el puesto, ha sido un premio.

Sinceramente, no habíamos visto la publicidad del evento hasta que un wasap nos avisó y vimos que el analytics de este mal anillado cuaderno echaba humo sobre aquella cita.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Hemos visto, por supuesto que sí, la última vuelta y pico y los gritos de «plata, plata» nos siguen erizando el bello.

Miguel Indurain celebró su plata como si fuera el oro, por que en el fondo se había ganado el oro, se lo había colgado Olano segundos antes, y encima, para más inri, cayó la plata.

El gesto de Indurain ganando el sprint a Pantani, a Gianetti es eterno, como él, por que celebró el éxito del equipo, al que se debía.

Aquello fue de manual, un tío que imponía el respeto de Indurain entre Virenque, Rincón, Richard, Pantani y cía, lo normal era usar una bala como Olano, segundo dos semanas antes en la Vuelta que barrió Jalabert.

Una bala plateada, afilada y certera.

Pero no sólo eso, Olano hizo una última vuelta de estruendo, manteniendo a ralla la caza de un ciclista como Francesco Casagrande, los arreones de Pantani, el «bariobajerismo» endémico de los suizos.

Y Olano llegó, con la rueda pinchada, pero llegó, y su triunfo fue épico, total, redondo.

Nadie se lo regaló, ni los rivales, ni Miguel Indurain, se lo ganó él, sacando partido a la labor de equipo en la que él otras veces participó para otros.

Muchos no perdonaron que Olano ganara ese mundial sobre Indurain, sin reparar que la grandeza de aquella tarde en Colombia fue eterna, que hasta el mismo Miguel celebró al cruzar la meta, sin decir nada de aquello, sin sembrar zizaña alguna.

Si muchos de vosotros decís admirar a Miguel Indurain, quizá el mejor homenaje resida en ser como él fue…

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

La saga de los Amaury

El apellido Amaury es sinónimo de monopolio en ciclismo

Hay una historia latente en el ciclismo mundial que suena un poco a “Falcon Crest”, tiene que ver con la saga francesa Amaury.

Un apellido, unas herencias, una línea sucesoria y una empresa que no es fuerte, no, es lo siguiente.

Seguro que sabréis de ellos, y os sonarán por las siglas que visten su grandeza y poder, ASO o lo que es lo mismo Amaury Sports Organisation, un ente francés en esencia pero mundial en la práctica pues tiene un porcentaje altísimo de las mejores carreras ciclistas del mundo, el Tour al frente, pero también pone el pie en otros deportes, algunos de la transversalidad y poder del running y el motor.

Pero vayamos al principio, vayamos más de setenta años atrás, a la Francia ocupada, a aquella en la que anidó el espíritu de resistencia que el general De Gaulle alentaba desde las radios londinenses cuando los nazis la dejaron partida en dos.

Era la famosa Francia de Vichy conviviendo con la fachada atlántica en la que Hitler fue incapaz de contener los ataques aliados.

Pues bien, en ese caldo de cultivo creció un tal Émilien Amaury, un miembro del grupo de la “Rue de Lille” que se distinguió por su inconformismo frente a la “pax” hitleriana.

Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, y como homenaje a la Francia liberada, Amaury encabezó la creación de “Le Parisien Libéré”, una cabecera que encerraba un obvio homenaje a la Francia de 1945 y que se vio muchos años en el «maillot jaune».

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Amaury entabló amistad con Jacques Goddet, quien con los años sería el hombre de campo del Tour, la persona que con su traje de explorador, dirigía la suerte de la carrera y gestionaba las poblaciones que se agolpaban para recibir la “Grande Boucle”.

Con Goddet, Amaury rebautiza “L´ Auto”, prohibido en 1944, como “L´ Equipe”, cerrando el círculo de publicaciones que se harían grandes al albor de la mejor carrera del mundo.

En 1977 Émilien fallece al caerse de un caballo, tomando el relevo Philippe, quien a su muerte le deja el testigo a Marie-Odile Amaury, la jefa discreta que tiene en sus manos la potestad de plantarle cara a la UCI y no sólo eso, hacerlo desde un posición de ventaja que seguramente hará valer en las eternas negociaciones que siempre mueven ASO y UCI.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Milán-San Remo 2004: El mejor milagro de Óscar Freire

Freire Milan San Remo 2004 JoanSeguidor

La imagen de Freire superando a Zabel en la meta de Milán-San Remo 2004 ha pervivido todos los tiempos

Aquella tarde de sábado, mes de marzo, año 2004, la Milán-San Remo entró en el imaginario eterno de Oscar Freire.

Aquella llegada era dura, una carrera lanzada 300 kilómetros, comprendiendo que cualquier rueda, en la Via Roma, podía ser la buena.

Oscar Freire en el caos hacía de la necesidad virtud, un camino que le dejó su primera Milán-San Remo, la de 2004, ganaría otras dos, en bandeja.

Le entretenemos un rato y nos cuenta…

Oscar ¿Cómo llevas estos días?

«La verdad es que estaba algo advertido, tengo amigos italianos que hace días me contaban todo lo que estamos viendo aquí estos días. Tengo la suerte de vivir en una casa y las horas pasan más rápidas»

Este sábado deberíamos estar mirando San Remo y lo que por sus alrededores pasara. ¿Qué sitio ocupa la Milán-San Remo en el corazón de Freire?

«Es una carrera única, la más especial, la que más quería. Visto ahora, y entonces, es una carrera que puedes perder en cualquier momento y ganar sólo al final»

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Algo que a ti se te daba bien

«Siempre he sido hábil en estas circunstancias, en sortear los problemas durante la carrera, buscar la rueda buena. Siempre hubo gente con más físico que yo, pero no con la técnica suficiente para sacarle el mejor partido»

¿Eso se llama intuición?

«Posiblemente sí, sabía moverme bien, ahorrar fuerzas y la suma de todo eso acababa marcando las diferencias. Quien me haya visto competir de cerca, seguro que te lo puede decir. La experiencia también suma, ves los peligros venir. La primera vez que sufrí un abanico fue en una carrera juvenil, en Arévalo, me quedé en el penúltimo grupo. La siguiente vez que me pasó, ya de pro en una Vuelta a Castilla y León, lo vi venir y acabé en el grupo delantero ganando el sprint»

Grande…

«Es más, puedo decir que nunca me he caído disputando un sprint, en eso hay suerte, pero también intuición. Recuerdo una Vuelta, llevaba dos triunfos de etapa, que no me metí en un sprint por que pensaba que iba a ser peligroso y en efecto, hubo una gran caída al final»

Volviendo sobre San Remo…

«Es una carrera top, para mí la más importante tras el Mundial». 

Tú la conociste en Mapei

«Como italianos la tenían en alta estima, pero no la ganaron nunca. Curiosamente lo logramos ciclistas que llevamos su nombre en el pecho –a Freire sumarle Pozatto, Bettini y Cancellara

Menuda edición aquella del 2000

«Había mucho gallo en aquel equipo, yo era el campeón del mundo pero estaban Museeuw, Bartoli y otros con muchos galones. Era un equipo fuerte y a veces pasa que cada uno defiende sus intereses»

Han pasado ya veinte años

«Nos hacemos mayores, ves fotos de entonces, las comparas con ahora y…»

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Freire en aquella Milán-San Remo de 2004

«Era mi segunda San Remo con Rabobank. Ya no era el de cuatro años antes, conocía la carera, dónde estar, cómo moverse. Cada año es diferente, pero la experiencia ayuda. Sabía que era mi carrera»

Rabobank era una historia diferente a Mapei

«Rabobank corría para mí. Tenía a Flecha, a Horrillo… con los años incluso pude tener la ayuda de uno que acabaría ganando, Alexander Kristoff quien seguro tomó nota de cómo afrontaba la carrera. La diferencia entre ganar y perder esta carrera era muy pequeña, a veces llevaba una sensaciones horribles y acababa ganando, pero también pasaba al revés»

Vamos a por la edición de 2004 ¿Cómo fue la aproximación?

«Recuerdo que hubo una pelea con Zabel por cogerle la rueda a Petacchi que llevaba a su Fassa tirando. Yo iba tras él, y Zabel se aproximó, intentó echarme dos veces y al final decidí que esa guerra no me convenía. Le dejé pasar»

Y luego

«Trentin lanzó el sprint, Petacchi saltó muy pronto y Zabel con él. Se precipitó, casi no había tiempo para remontarle, pero lo logré por levantar las manos. Le devolví la moneda»

¿Qué moneda?

«Unas semanas antes en la Vuelta a Andalucía cuando me ganó una etapa en Almería que yo celebré antes de tiempo»

Aquella imagen quedó icónica…

«Sí, quedó para la historia. No fue la única vez que logré un triunfo así, una vez en Tirreno le gané una etapa a Cipollini por celebrarlo antes de tiempo»

¿Lo habéis comentado muchas veces Zabel y tú?

«Sí desde luego. Zabel fue un gran ciclista, pero también una gran persona y tuve una gran relación con él»

¿Estuviste con él en Katusha tu último año?

«Así es. Fue director técnico en Katusha la temporada que corrí con ellos. Recuerdo que en la primera reunión nos dijo que iba a ser nuestro instructor para los sprints y Purito le preguntó si podía enseñarme algo a mí»

Siempre tan cachondo… para acabar un deseo para este presente tan incierto

«Que el año que viene estemos disfrutando de nuevo de la Milán-San Remo»

 

 

Covid-19 : Gobik se suma en la lucha contra esta enfermedad a escala mundial

joanseguidor CORONAVIRUS gobik

Covid-19. Los trabajadores de Gobik responden fabricando batas y mascarillas de protección.

La falta de material para el equipo sanitario para combatir la desgracia del Covid-19, ha llevado a Gobik, en Yecla, a unirse al llamamiento de CETEM

Gobik ha comunicado que parte de su equipo de forma voluntaria va a ayudar en la fabricación de material sanitario, con materias primas recibidas de otras empresas que se suman a esta iniciativa.

joanseguidor CORONAVIRUS gobik

Atendiendo al llamamiento del Hospital de Yecla (Murcia) ante la falta de material sanitario y poder luchar contra el Covid-19

Después de los días transcurridos y viendo la naturaleza de los hechos, el Centro Tecnológico del Mueble y la Madera de la Región de Murcia –CETEM-, con sede en Yecla.

Cetem decide luchar contra el COVID-19emprender entre su rico tejido industrial como puede ayudar y aportar soluciones entregando material de forma desinteresada.

Gobik en la futura Volta 100

Hace unos días estuvimos con la gente de Gobik en la presentación de los maillots para la Volta a Catalunya edición 100.

“El maillot de catalán tiene la intención de ser identificativo” y el de las 100 ediciones “queremos que sea algo que podamos recordar, inspirado en los trencadís de los mosaicos modernistas catalanes” contaron desde la empresa yeclana.

No los veremos, por el momento, rodar, la Volta es parte del tsunami de carreras que ha caído en serpentín por el golpe del Covid-19, un impacto menor, el ciclista, si tenemos en cuenta los estragos que está causando la enfermedad.

Como dijimos, seguro que la Volta 100 será la mejor de las cien ediciones que la inmortal carrera catalana va camino de celebrar.

 

En el Pordoi de Fausto Coppi

En el Pordoi Fausto Coppi goza de memoria eterna

«Escenario inmortal«. Así definían nuestros amigos Juanto y Ander el mítico Passo Pordoi en un artículo publicado en Pedalier tras ver la senda que abrió Fausto Coppi.

Un puerto que lo describían como épico más por su historia y belleza que por su dureza contenida.

En efecto, estar en esta cima legendaria, a 2239 metros de altura, uno tiene la sensación de formar parte de la historia del ciclismo y más concretamente de la del Giro de Italia.

Si entras en el hotel Savoia, el primer refugio que hay subiendo desde Arabba, podrás contemplar en su interior, colgados de la pared, fotos y recortes de periódicos antiguos con las crónicas de las hazañas de Fausto Coppi en el Pordoi.

Y muy cerca de aquí está el reciente monumento dedicado a Gilberto Simoni, inaugurado el 3 de julio de 2011, con motivo del «Gibo Simoni Pordoi Day», una fiesta en su honor, como homenaje por su reciente retirada de la competición y en su puerto preferido: el Pordoi.

Lo más curioso es que el monumento es una bici auténtica de Gibo (una Wilier), protegida por una estructura metálica con forma de ciclista y asentada sobre una gran roca, que además contiene una placa con la lista de todos los corredores del Giro que han ganado la Cima Coppi en los años que el Pordoi era el punto más alto de la carrera.

Y ahí está la bici y nadie osa ni tocarla.

Pero el auténtico tesoro para el cicloturista es pararse y hacerse una foto junto al magnífico monumento a Fausto Coppi que hay en la cima, tanto para el que lo ha ascendido por la vertiente de Arabba, la más bella, con sus 33 tornanti, vueltas y revueltas marcadas en orden numérico y señalando siempre la altura, o bien por el que lo ha hecho por la de Canazei también con sus 27 curvas, eso si no tiene que esperar su turno y hacer fila ante la cantidad de grupos de ciclistas que quieren inmortalizar el evento.

2

La escultura está enmarcada con un telón de fondo magnífico: las montañas del Grupo del Sella y es obra del joven maestro italiano, artista y restaurador, Lorenz Martino. Nacido en mayo de 1976 y con sólo 23 años recibe el encargo de la Comune di Canazei (Val di Fassa) de crear un monumento dedicado al «Campeón de Campeones» en el Pordoi.

Sin duda, por su gran habilidad artística, ya demostrada desde su infancia, le confían esta gran obra, aunque su especialidad es la madera, al joven Lorenz le gusta experimentar con diferentes materiales y decide que su trabajo será en bronce.

Se lanza de cabeza con mucha ilusión en esta nueva experiencia y se pasa un mes entero dibujando el proyecto, modelando y creando, hasta que después de varios meses, en julio del año 2000, completa su obra, una prueba de la capacidad artística de este joven maestro.

Creada con 600 kg de arcilla y después fundida en bronce, la escultura tiene unas dimensiones de 2.30 por 2.20 metros y descansa sobre un enorme bloque de piedra, con un peso total de más de dos toneladas.

El monumento a «Il Campionissimo» representa a Coppi en el centro del plano con una perspectiva elipsoide, saliéndose de la escena en plena carrera, flanqueado por el público, los tifossi que le dan alas entre la multitud. Grazie mille, Lorenz!

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo, sueños ciclistas 

Palabra de Miquel Poblet

Del puño y letra de Miquel Poblet, un viaje a las clásicas…

Recuperamos esta pieza de Miquel Poblet hablando de San Remo, de Roubaix, cómo las preparaba, como las recordaba…

Un retrato de Miquel Poblet sobre esos sitios que nuestra imaginación recreará estas semanas que vienen…

Quieren que os hable de clásicas, a mis 80 años. Y 45 desde que me retiré, después de 18 años como corredor. Parece que ha llovido…

Los más veteranos me recordaréis y no hace falta que os diga quién soy, pero… ¿y los más jóvenes? Podría explicarles mil batallas, pero sólo les diré que he ganado dos Milán-San Remo y una Milán-Turín, con un segundo puesto también en ambas y un segundo y un tercero en París-Roubaix  y Giro de Lombardía, en unos años que aquí, no se les daba importancia de ahora, en una afición más enganchada a las grandes vueltas.

Mi padre Enrique deseaba tener un hijo ciclista, y nací predestinado a serlo, rodeado de cuadros, sillines, manillares, neumáticos… Antes de a caminar aprendí a ir en bici, pues incluso con pañales mis padres me montaban en mi triciclo. En una época difícil, disponía del material adecuado del taller de mi padre, y no tardé en participar en carreras, ganándolas.

Quien se fijó en mí fue Torelló, presidente del Sans y director del Faema y el día que me llevó a participar a mi primera “clásica” en Aix le Bains, fue el que marcó mi trayectoria deportiva, ya que la gané, delante de  Bobet y Magni. Así me di cuenta que estaba capacitado para las llamadas clásicas del ciclismo,  y me enamoré completamente de ellas y buscaba la manera de disputarlas, porque con el Faema no podía correrlas en el extranjero.

En el 57 me enviaron a la Milán-Turín con el Faema belga, pero éstos no me aceptaron. Gracias a Torelló, el organizador me propuso correr como “isolato” (independiente) y la Ignis que iba a desaparecer, nos hizo un hueco a varios “isolatos”… y gané la prueba. El patrón, Borghi, se animó tanto que siguió con el equipo.

Pero a mí me gustaba la Milán-San Remo, enganchado desde la primera vez que la corrí. La entrenaba en un circuito similar cerca de casa. Tras cien km llanos se llegaba al Turchino, como de mi casa hasta el Ordal y de aquí bajaba al litoral,  hacia Torredembarra, Castelldefels… Las cuestas del Garraf se asemejaban a los Capos de Mele y Berta y lo hacía dos veces por semana. Con la única obsesión de ganarla, me presenté en la salida. Recuerdo que hubo una escapada de un italiano. Cerca de meta se formó un grupo en el que me pude meter. Dimos alcance al fugado y disputamos la victoria al sprint. Parecía que iba a ganar De Bruyne, pero en el último momento le superé. Con esta victoria me gané el corazón de los tifossi y  empezaron a llamarme “Mig” –por el avión-. ¡Qué exagerados estos italianos!

Las potentes escuadras belgas imponían su autoridad en las carreras de un día y yo me veía allí metido en medio de un pelotón de “Vanes” (Van Steenbergen, Van Looy, Van Daele, Van Aerde) dispuesto a tocarles las narices, y  lo conseguía, aunque no lograba rematar la faena porque fui segundo, en el 58, en todas las clásicas que disputé.

Recuerdo muy especialmente la París-Roubaix. Sabía de la dificultad del pavés y me dediqué a entrenar por las calles de Barcelona que entonces aún estaban adoquinadas. Así pude hacerme una idea. Respondí muy bien, aguantando hasta el sprint final pero allí estaban Anquetil, Darrigade y todos los “Vanes”. Mi preocupación por Van Steenbergen me hizo dudar un momento cuando saltó Van Daele, pero aún así pude hacer segundo.

En la Milán-San Remo del 58 ya aspiraba claramente a la victoria pero aquel año Van Looy iba muy picado con lo sucedido el año anterior y ordenó a sus gregarios que echaran abajo todas las escapadas y toda la maquinaria belga impuso un tren infernal que ni Darrigade ni yo fuimos capaces de romper. Me prometí volverlo a intentar con todas mis fuerzas al año siguiente.

En enero iniciaba mis entrenamientos para estar fuerte en marzo, acumulando unos 5 mil km en la salida de la Milán-San Remo del 59. Los italianos esperaban que la flecha amarilla, como empezaron a apodarme, pusiera en su sitio a las locomotoras belgas. Empezamos a correr, devorando los kilómetros, dejando atrás abandonos, averías,… En el último km arrancó como un tiro Van Steenbergen. Me puse a rueda, creía que me iba a ganar, pero en el último golpe de riñón pude superarle ante la inmensa alegría de los tifossi.

Todo esto me producía una satisfacción muy grande. Inexplicable lo que sentía. Son cosas que quedan para toda la vida. Recordar mis primeras carreras cuando no era nadie, pelearme en el extranjero con gente de talla internacional, piensas que estás soñando: “lo he logrado”, y sigues sin creértelo, y al día siguiente la gente te para: “¡Oh Poblet!…”. Vives en una aureola de satisfacción pero también de incertidumbre porque piensas qué pasará mañana. Y una vez que has ganado y la gente quiere que repitas, la tremenda responsabilidad que te invade, cuando además eres el único español con posibilidades.

Gracias por dejarme revivir estos momentos.

Por Miquel Poblet (gentileza de Jordi Escrihuela)