Ciclismo colombiano: ¿como el fútbol en Brasil?

Tuvalum

La asignatura pendiente del ciclismo colombiano sigue siendo la de un equipo del máximo nivel

Gravel Ride SQR – 300×250

La inminencia del Tour Colombia hace que todas las miradas se claven en el país.

Tienen llenazo de estrellas locales más Chris Froome, la guinda de la tarta.

Hace un tiempo nuestro hombre en Colombia, Milo, nos escribió una reflexión sobre la abundancia del ciclismo colombiano…

Colombia, el ciclismo colombiano, seguirá siendo, en todo sentido, una mina de oro: un lugar más o menos inhóspito, más o menos oculto, donde los aventureros y temerarios vienen a llevarse la riqueza con esa mentalidad de conquistadores o de multinacionales rapaces, dejando los desechos, los problemas y las eternas carencias.

¿De qué le sirve al país, y sobre todo, al ciclismo nacional, esta situación?

De nada que no sea sacar pecho por las victorias de este o aquel muchacho que fue nacido y criado a punta de aguapanela y sopa de papa, esos muchachos que llegan a Europa más por méritos propios que por la fortaleza de los procesos internos para apoyar y estimular el deporte.

Esa reflexión se integra en una más amplia sobre si el ciclismo colombiano es una mina de oro.

Así las cosas leemos en las horas previas al Tour Colombia que Dave Brailsford compara a la Colombia ciclista a la Brasil futbolera.

Comenta que su intención es conocer más y mejor la cultura de estas latitudes para sacar lo mejor de sus colombianos.

Porque el Team Sky tiene una importante cuota colombiana: desde Rigo Urán, podio en el Giro de 2013, a los Henao y los actuales Sosa y Bernal, la niña de los ojos del pelotón.

Pirinexus 300×250

Con este paisaje, Brailsford habla de lo diferente que es la cultura de equipo entre los colombianos y los europeos, incluso anglosajones.

La historia va por caminos diferentes, y no se parece, dependen del lado que la mires.

Sin embargo, en Colombia siguen suspirando por un equipo World Tour que aglutinara los mejores de un país que saca un talento cada pocos meses.

Sin embargo, leemos comentarios de muchos colombianos que hablan del desastre que ha sido muchas veces la selección colombiana en grandes citas.

Nairo trabajando a Urán, o éste para Bernal…

Se antoja complicado y no pocos admiten que lo mejor es tener la cuota de colombianos repartida por medio mundo, como los brasileños por medio mundo, mientras los equipos patrios, Manzana y Medellín, van tirando.

Gobik presenta el culotte de menos de 150 gramos 

Que el ciclismo colombiano saque un equipo con cara y ojos seguro que será un tema de conversación estos días pero como concluyó Milo hace unos meses…

La situación cambiará el día en que la dirigencia deportiva –que también gana con tal orden de cosas–, los empresarios y el Estado se unten la mano invirtiendo de verdad en el ciclismo, en los clubes de formación, en carreras decentes, en la adecuación de laboratorios contra el dopaje (el único que había perdió la certificación de la UCI).

Entonces Colombia, el ciclismo colombiano, dejará de ser esa mina donde los managers extranjeros y los mercachifles locales revenden corredores a precio de oro, y por fin será la “potencia” de la que tanto se habla.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.