El ciclismo, según Tim Wellens y Thomas De Gendt

Mov_Gore

Tim Wellens y Thomas De Gendt planean volverse de Lombardía a Bélgica

Tim Wellens y Thomas De Gendt son al ciclismo lo que el clavo a la rueda.

Tim Wellens es uno de los corredores más valientes del pelotón.

Tiene motor y calidad, le falta remate en las grandes de verdad, a las que él opta pero no consigue.

Grandes como Lieja, Flecha o Lombardía.

Pero al margen de éstas, que ganar es muy complicado, es un ciclista que por donde pisa no deja indiferencia.

Ataca, se mueve, expone y arriesga.

Nos ha dado grandes exhibiciones e incluso bonitos duelos con ciclistas de su perfil, Tom Dumoulin por ejemplo.

Thomas De Gendt es como el tipo del algodón.

No engaña.

Si él está en el corte, ya pueden tirar millas por atrás, porque De Gendt no aflojará.

A su innata capacidad de circular escapado, le une un motor bestial.

Se ve que los vatios que movió en la etapa que ganó en Romandía encendió las luces rojas en algún despacho.

DT-Swiss Junio-Agosto

Y a todo ello le añade olfato: Thomas De Gentd no sólo caza las fugas.

Las sabe rematar con acierto, así tiene etapas y triunfos en múltiples sitios y si no las consigue se hace ver.

Por eso en cualquier salida que pisa es una de las caras más buscadas y de las firmas más deseadas.

Ambos corredores son la constatación de que no hace falta ser una superestrella para ser querido por la parroquia.

Y son queridos porque son el ciclismo mismo, en toda su acepción, en tiempo de trabajo y fuera del horario laboral.

Corre la noticia que han planeado, para cuando acabe el Giro de Lombardía quieren volver en bicicleta a Bélgica.

1000 kilómetros, divididos en varias etapas, con sus hoteles y visitas para disfrutar de la bicicleta, de otra manera.

«Slow cycling» lo hemos llamado aquí a veces.

Soy globero, ¿y qué? porque mis salidas eran a cuchillo con las pulsaciones desbocadas, llevando las fuerzas al límite.

Y no es más que montar la bicicleta y rodar, sin más.

Algo que muchos que la practican por devoción quizá deberían probar.

Que lo hagan dos símbolos como De Gendt y Wellens, con tantos y tantos pelotones destrozados a sus espaldas, por el mero placer de rodar, no puede ser baladí.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.